Conociendo voluntariados: Bridges

0
167

Bridges es una familia de voluntarios fundada en 2010 que promueve la iniciativa de cada uno en la reconciliación personal y comunitaria a través del servicio fraternal y el encuentro auténtico de uno mismo.

Escriben: Lucas Izquierdo y Moissan del Aguila


Bridges tiene como objetivo crear unidad auténtica en una sociedad dividida. Por ello, busca brindar oportunidades para vivir el amor a través de soluciones entre voluntarios y necesitados, y lograr hacer una diferencia en el mundo bajo el concepto de que la persona humana se realiza plenamente en el encuentro de la caridad. En esta oportunidad, entrevistamos a Alejandro Molina (Alejo), Director de Bridges, para que nos cuente un poco sobre el equipo y la labor social que realiza.

¿Cómo definirías a Bridges?

Bridges es una ONG que lleva a cabo diversos proyectos sociales que buscan acercar a las personas, que conozcan diferentes realidades, que se hagan amigos y que compartan experiencias. Un discurso que suelo dar a los voluntarios al empezar, es preguntarles el por qué estábamos allí. Les digo que la razón son los vecinos. No es la escalera, no es el muro, ni es la clase de nivelación, sino que es la gente. La idea es que siempre saluden a todos, que abracen a las señoras presentes, digan su nombre, que les pregunten en qué andan, qué tal su día, etc.

El objetivo siempre ha sido generar un cambio en las personas; el impulsar un Perú más cálido, fraterno y amable. Muchos de los que van a Bridges tendrán un rol de liderazgo en el futuro. Lo que quiero que se lleven de esta experiencia es preocuparse por los que no tienen lo mismo que ellos. Que el pobre no sea el gran desconocido al que solamente se le envía frazadas en el invierno y un panetón en Navidad. Que sea alguien como nosotros: con sueños, problemas y sentimientos. Ese es el verdadero impacto que quiere lograr Bridges.

¿Cómo se formó el voluntariado? ¿Fuiste motivado por alguna experiencia personal?

Sí, la experiencia que tuve yo con otras organizaciones era la ignorancia profunda del pobre. Esta ignorancia se traducía en personas que, por ejemplo, nunca habían visitado Pamplona y en diciembre se les ocurría regalar panetones para finalmente tomarse fotos y no regresar hasta el próximo año. Además, vivimos en una sociedad en donde, por ejemplo, en la universidad, muchas veces no conocemos ni cómo se llaman los que limpian; no se les saluda, no se habla con ellos y esto se repite en varias situaciones de la sociedad.

Recuerdo que una vez les pedí a los voluntarios que me den 3 nombres de los vecinos para poder subir al bus de regreso. ¿Por qué? Porque si no tienes 3 nombres después de estar 3 horas trabajando, significa que no te has relacionado con nadie. El presentarnos por nuestro nombre ya dice que nos preocupamos por esa persona.

Ese tipo de preocupaciones me llevaron a pensar que, si de verdad queremos servir a los pobres, debemos integrarlos a nuestra vida. Por eso hemos buscado tener una presencia constante y que nos conozcan personalmente. Bridges nace en2010 para propiciar esta relación de amistad e involucramiento con la vida del otro; en el sentido de escucharlo, sonreírle, acompañarlo, preocuparme, mostrar interés.

¿Qué proyectos solían realizar antes de la pandemia?

De alguna manera, los proyectos son excusas que ponemos para estar en estas comunidades. Vamos a trabajar con ellos, no para ellos. Si bien construíamos escaleras o muros, estas se convertían en la excusa para preguntarles ¿cómo se llaman?, ¿cómo están?, ¿hace cuánto viven allí? o ¿cómo va todo en casa? Dentro de estas excusas, hemos hecho proyectos de infraestructura como muros de contención, losas deportivas, parques, comedores, nidos infantiles, entre otros. Además de eso, hemos ayudado con campañas de refuerzo escolar, talleres de prevención y consultas médicas. Todo esto respondiendo a las necesidades de los vecinos.

¿Cómo se ha visto afectada la organización por la pandemia?

Nosotros, además de los que participan en Lima, tenemos voluntarios extranjeros que han tenido que regresar a sus países. Además, por el contexto, no podemos construir. Lo que hemos estado haciendo es ayudar con los alimentos. Los vecinos se han organizado en ollas comunes porque desde hace más de 5 meses no trabajan y no tienen dinero para comprar la comida necesaria. Muchos de ellos, inclusive, han vendido las pocas cosas que tenían para comer. Esta ayuda que hacemos aporta a que al menos tengan una comida al día: el almuerzo. Básicamente, repartimos alimentos de 2 a 3 veces por semana. También tenemos un convenio con el Ministerio de Defensa para llevar a cabo ciertas misiones médicas como llevar algunos médicos para hacer pruebas de descarte COVID-19. A veces llevamos algo de ropa. Actualmente hemos formado un grupo de 2 a 4 personas que se encarga de llevar y bajar las bolsas. La idea es que nos vean y sepan que Bridges está con ellos.

¿Dirías que esta es la mayor dificultad que se ha presentado en el año?

Sí, definitivamente. Teníamos bastantes planes y proyectos que estábamos pensando ejecutar. Algunos habían ya empezado, pero el contexto actual ha exigido que replanteemos absolutamente todo y que nos acomodemos a nuestra realidad y a la de ellos. Ahorita nos estamos enfocando en lo más urgente, como la comida. Si no la damos, no la van a tener.

Mencionaste que para este año habían planeado una serie de proyectos. ¿Piensan llevarlos a cabo cuando acabe la pandemia?

Es un poco compleja tu pregunta. ¿Cómo acaba la pandemia? No es que hoy haya pandemia y mañana ya no haya. Todo es muy incierto. Sin embargo, salir adelante es un reto que debemos asumir.

Nosotros trabajamos siempre a través de voluntarios. Yo creo que es bueno el poder pensar que en seis meses ya vamos a poder estar trayendo algunos voluntarios más, pero aún existen dudas. ¿Podremos tener grupos igual de numerosos? Quizá nos demoremos un poco en volver eso. Ahorita, una preocupación que yo tengo es la alta tasa de desempleo. Creo que algo interesante sería plantear cómo poder seguir lo que venimos haciendo y además poder ofrecer algunas oportunidades a emprendimientos o microcréditos o talleres para que aprendan a hacer algo.

 ¿Cuál es el perfil que buscan en los voluntarios?

No importa porque al final viene de todo. Nunca le he dicho a alguien que no puede venir. No hace mucha diferencia que yo intente hacer un perfil porque igual va a venir quien quiera.  Si alguien quiere venir, ayudar y amar a los pobres, que lo haga. Ese es el único criterio.

Si me preguntas cuál sería el perfil, yo diría más bien que tendría que ser un perfil con algunas disposiciones como la sencillez, la apertura y la alegría.

¿Cómo alguien puede inscribirse en algún proyecto de Bridges?

Usualmente me escriben a través del Instagram de Bridges. También pueden hacerlo mandando un correo.

¿Qué podría esperar un voluntario al participar en Bridges?

Pensando en un contexto en el que ya hayamos superado esta emergencia: una actividad física fuerte. Le puede tocar mezclar cemento, cargar arena, mover baldes, subir escaleras, trepar al cerro. Entonces, tendría que esperar una actividad física fuerte y demandante. Además, puede esperar que Bridges se convierta en una plataforma para conocer, involucrarse y compartir con los más pobres.

¿Cuáles son sus objetivos a largo plazo? De aquí a 5 años, por ejemplo.

Yo creo que algo a lo que podríamos apuntar, es a tener un liderazgo un poco más consistente. Muchos de los voluntarios que tienen liderazgo están algunos años y de ahí se van porque casi todos estudian en universidades en el extranjero. Entonces, apoyan muchísimo, sirven muchísimo, aprenden muchísimo y de ahí se tienen que ir. Esa ha sido una limitación grande.

¿Cómo podrían los estudiantes de la UP apoyarlos a cumplir sus objetivos?

Participando. Hay muchísimas maneras de participar: viniendo, donando alimentos. Incluso tuvimos un proyecto que consistía en mandarles voice notes de apoyo y de solidaridad a los vecinos, además de mandarles saludos. Así sabrán que los chicos de Bridges los tienen presentes.

Quizá en otro momento (cuando acabe la emergencia) podrían participar activamente: venir, estar con la gente, ensuciarse las tabas.

En el caso de las donaciones, ¿cómo podría la gente contactarse con Bridges?

Que escriban al mail o al Instagram (también si quieren participar y si quisieran darnos una mano ayudando a conseguir cosas para repartir o yendo a repartir).

¿Qué es lo que más rescatas de pertenecer a Bridges?

Que me ha permitido abrir el corazón para acoger a más personas, para entender sus vidas, para ayudarlos a que vivan con mayor dignidad. No solo materialmente (que vivan en una casa mejor, que tengan un parquecito donde salir a correr, una cancha donde jugar fulbito, un comedor donde comer, unas escaleras para llegar a su casa), sino también como personas. Que se sientan acompañados, que se sientan queridos, que sean tus amigos. Yo creo que eso es en lo que más ha contribuido Bridges. Es un buen polo a tierra que me recuerda lo afortunado que soy y me ayuda a entender el impacto que puedo tener en las vidas de otras personas.

CONTACTOS:

Correo: amolina@bridgestoday.com

Número: 996287097

Instagram: https://www.instagram.com/bridgestoday/

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here