El “Boom” de los conciertos en pandemia

0
652

¿Te quedaste sin entrada para el concierto de Bad Bunny? ¿Le hablaste hasta a tu ex para que haga la fila virtual contigo? ¿Te conectaste desde más de 10 dispositivos para la cola? Tranquilo, no eres el único. En efecto, tras haber pasado ya 2 años encerrados, la llegada de artistas a nuestro país nos emociona. Sin embargo, ¿por qué se acumularon tantos cantantes en un solo año? Y, sobre todo, ¿cómo nos hace sentir esto?

Escribe Carolina Díaz


Aún no acaba el verano y ya se confirmaron conciertos, algunos con fecha incluida y venta de tickets en curso, de artistas como: Harry Styles, Louis Tomlinson, Coldplay, Raw Alejandro, Karol G, entre otros. Definitivamente, la industria del entretenimiento musical no había estado tan alborotada como ahora en comparación a los últimos años. Cada vez son más los que optan por la inversión en experiencias, debido a que ofrece mayores niveles de disfrute que adquirir bienes tangibles (Sader, 2018). Entonces, los que buscamos experiencias, nos encontramos ante un escenario idóneo. A continuación, se mostrará un resumen de lo que podrías sentir en estas experiencias del “boom” de conciertos en distintas fases.

Las previas

Ya es tarde, terminaste de subir tu último trabajo de la semana a Blackboard. De pronto, recibes un mensaje de tu mejor amigo y te dice que tiene entradas para un concierto ese mismo día. Te arreglas como puedes y sales al encuentro con tu amigo.

No muchos tienen la suerte de vivir la situación anterior, por ende, probablemente esta sea la etapa más estresante, pues deberás ser partícipe de la lotería de la venta de entradas. Anteriormente a la pandemia, ya se podían adquirir tickets mediante sistemas de filas virtuales; no obstante, también se podía comprar boletos de manera presencial. Ante la llegada del nuevo coronavirus y sus variantes, el primer sistema mencionado se hizo más frecuente y se le añadió el factor aleatorio. Para algunos supuso un alivio, mientras que para otros un nuevo dolor de cabeza.

La lotería consiste en que después de esperar en una sala virtual, pasas a una fila en una posición aleatoria con todos los que estuvieron esperando. Esto lleva a que la gente tienda a conectarse desde múltiples dispositivos, distintas cuentas y entre varias personas para conseguir las ansiadas entradas. Si bien las probabilidades de que obtengas un puesto lo suficientemente cerca como para comprar las entradas que quieres, son escasas, no te desanimes, puedes revisar el manual de cómo conseguir entradas para Bad Bunny y sobrevivir en el intento, te será de ayuda para otras oportunidades. Si no pudiste conseguir entradas, te tocará someterte a otra lotería: la reventa de tickets. Llegado este punto, todo puede pasar, desde pagar más del doble del valor original de la entrada, hasta ser estafado. Por ello, amigo UPapi, solo compra en lugares confiables.

Imagen 1: Descripción gráfica de las previas

Fuente: Twitter

El gran día y el contagio emocional

En caso hayas pasado la anterior fase exitosamente, ¡Felicidades!. Pero no te confíes, aún queda una fila más que luchar. En caso tu entrada sea sin numeración de sitio, deberás acudir al lugar del concierto horas antes si deseas obtener un buen espacio. Lo anterior puede incrementar la ansiedad, ya que podrás escuchar a tu artista favorito realizando sus ensayos de sonido, y vivir el ambiente festivo de la cola. Por tanto, asegúrate de seguir al pie de la letra los consejos de la Guía de supervivencia al alumno UP: Festivales y conciertos. Además, no olvides llevar agua.

Una vez estés dentro del tan anhelado concierto que llevas meses esperando, sufrirás la conocida catarsis emocional. Esto se refiere a que en ese momento se muestran emociones que la mayor parte del tiempo están reprimidas (Núñez, 2016). Entonces, es casi seguro que cantes todas las canciones eufóricamente hasta quedarte afónico y grabar stories haciendo “locuras”. Sin embargo, no serás el único, pues por contagio emocional, la mayoría se encontrará en ese estado, por tanto, no serás juzgado.

Imagen 2: El lector en el concierto luego de vender su alma

Fuente: Twitter

Post-concierto

Después de haber sobrevivido al concierto, es el momento perfecto para repasar lo acontecido. Cabe mencionar que es factible que en la reflexión cuestiones que lo que pasó la noche de anoche sea real, o sientas melancolía, a este sentimiento se le llama depresión post-concierto (PCD) (Sheets, 2021). Cada uno lidia con el pesar de diferente forma, pero se repiten 5 fases según Delossantos (2015):

  1. Negación: Se refiere al momento en el que el artista sale del escenario, el público se está retirando del lugar, pero tu decides quedarte un poco más. Se niega que el momento más emocionante, probablemente de todo el año, haya acabado.
  2. Enfado: Luego de publicar stories en instagram, podrías recibir comentarios y preguntas por parte de tus amigos y familiares, lo cual puede resultar molesto e incómodo.
  3. Negociación: Llegado este punto, si es que tuviste la mejor noche de tu vida, serás susceptible a querer comprar una entrada en el concierto más próximo, con la finalidad de volver a vivir la experiencia. Esta fase es clave, no caigas en la tentación.
  4. Depresión: Es la etapa más difícil de sobrellevar, la desmotivación es usual, sentir que eres incomprendido también, pues tu entorno no entenderá lo que experimentaste.
  5. Aceptación: Una vez que pasaste por las fases anteriores, te darás cuenta de que la vida continua.

Imagen 3: El lector saliendo del Estadio Nacional

Fuente: Pinterest

Ahora que ya sabes todo lo que podría esperarte , ¿te animas a vivir una experiencia inolvidable?. Prepárate, veamos lo que nos depara este año.

Referencias:

Delossantos, K. (2015). Don’t Stop the Music: A Guide To Post Concert Depression. Thought Catalog. [En línea]. Recuperado de: https://thoughtcatalog.com/karl-delossantos/2015/01/dont-stop-the-music-a-guide-to-post-concert-depression/ 

Núñez, E. (2016). Los conciertos y las emociones. Conectia. [En línea]. Recuperado de: https://conectia-psicologia.es/los-conciertos-y-las-emociones/ 

Sader, M. (2018). Por qué invertir en experiencias y no en cosas. Condé Nast Traveler. [En línea]. Recuperado de: https://www.traveler.es/experiencias/articulos/razones-por-las-deberias-gastar-tu-dinero-en-experiencias-y-no-en-cosas/8751

Sheets, B. (2021). A foundational study on ‘post-concert depression’ examines the unique phenomenon. The Independent Florida Alligator. [En línea]. Recuperado de: https://www.alligator.org/article/2021/06/a-foundational-study-on-post-concert-depression-examines-the-unique-phenomenon