Home Blog

Inestabilidad política y Coronavirus: la misma cara de una misma moneda

0

La inestabilidad política que vivimos actualmente puede considerarse peligrosa para la reactivación económica del país y, por ende, para nosotros los peruanos. ¿Qué pasará si estos hechos se alargan? Entérate más en este breve artículo.

Escribe: Lucas Izquierdo


En el presente artículo, no pretendo hacer crítica alguna hacia la situación política que, como sabemos, afecta negativamente al desarrollo del país; sin embargo, sí hacer hincapié en que la inestabilidad política no es un juego, más aun en circunstancias donde una caída económica está siendo difícil de sostener y las muertes por el COVID-19 no se detienen.

Con una aprobación del presidente Vizcarra que ha disminuido desde fines de marzo a fines de agosto en 27% (de 87% a 60%), y siendo la presencia de corrupción en el Gobierno una de las principales razones por las que se desaprueba su gestión (40% de peruanos, según IPSOS), es evidente que dicha aprobación caerá aún más debido a la difusión de audios del presidente y, en consecuencia, una moción de vacancia presidencial.

Esta situación no solo altera los escenarios políticos previstos sino también los económicos, pues pone en riesgo la continuidad de las medidas de política económica que adoptó el Ejecutivo. Así, es importante tener en cuenta que la inversión pública, además de hacer obras de infraestructura, genera empleo, con esto vienen los ingresos y luego el consumo de productos por parte de los peruanos. Consumo que se vería afectado si las obras empiezan a demorar ante la incertidumbre política. Dicha incertidumbre también afecta a los inversionistas y, con ello, disminuye la inversión privada y aumenta el precio del dólar.

Ahora bien, del Congreso emana cierto riesgo regulatorio, principalmente por la actual crisis sanitaria y una fuerte tendencia a promover legislación populista como, por ejemplo, los Proyectos de Ley sobre el retiro del 100% del fondo de las AFP, tasas de interés máxima del BCRP, moratoria de deudas, entre otros no necesariamente de ámbito económico.

Esperemos que no se produzca un impacto tan profundo ni duradero, pues el ritmo del desarrollo económico disminuiría, algo que el Perú no puede darse el lujo de experimentar dadas las expectativas optimistas de recuperación del nivel de crecimiento previo a la pandemia para fines de 2022. No solo puede afectar en el corto plazo, sino también en el largo por el hecho de provocar menores tasas de crecimiento en la productividad, lo cual refiere a la asignación eficiente de recursos, desarrollo de tecnología y aumento de la investigación para el desarrollo.

¿Sería ingenuo al soñar que, de aquí a algunos años, si aún no nos ha matado el calentamiento global, otra sea la situación de la política peruana? Una en donde nos tomemos muy en serio la elección de nuestros representantes. Para ese entonces, la decisión estará en manos nosotros y las futuras generaciones. ¿Y tú? ¿serás parte del cambio?

La crisis del sistema de salud: una reflexión sobre el COVID-19 y el cambio climático

0

La pandemia del COVID-19 ha evidenciado distintos problemas sociales como la corrupción y la incertidumbre económica. Sin embargo, muy poco se ha discutido de su relación con el cambio climático. Conoce más sobre la relación y entérate por qué es necesario proteger a la naturaleza.

Escribe: Jose Amable


Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), una de las causas de la propagación de enfermedades es el cambio climático. Esto se debe a que la destrucción de la naturaleza ocasiona una mayor exposición hacia nuevos microbios, virus o bacterias. También ha incrementado la transmisión de enfermedades por vectores, es decir mediante la interacción con un animal (OMS, 2020). Por lo tanto, es posible que la actual emergencia sanitaria se repita en el futuro, si continuamos con la degradación ambiental. 

Esta situación es particularmente crítica para los pobres dado que son los más afectados por su vulnerabilidad. Esto se debe a que la desigualdad socioeconómica materializa la brecha al acceso a los sistemas de salud.  Según la OMS, al menos la mitad de la población mundial todavía no tiene una cobertura total de los servicios de salud esenciales. Además, alrededor de 100 millones de personas se verían obligadas a formar parte de la pobreza extrema por no poder costear la atención médica, durante una pandemia. En el caso del COVID-19, la amenaza es mayor para las ciudades expuestas a niveles más altos de contaminación (European Public Health Alliance, 2020).

Por lo tanto, es necesario tener un sistema de salud equitativo donde exista el personal calificado y la tecnología adecuada (Wyns, 2020). Esto permitirá que las economías y las sociedades sean resistentes ante los efectos de una pandemia o alguna catástrofe natural. Consecuentemente, se podrá proteger más efectivamente a la población más vulnerable de la sociedad.

Si analizamos el contexto peruano, la baja inversión que recibió la salud pública ha sido una de las causas para que el sistema se encuentre colapsado. Si el Estado hubiese invertido más en este sector en el pasado, posiblemente la respuesta ante la pandemia hubiese sido más efectiva. Entonces, observamos que la inversión para mejorar los sistemas es necesaria.

Esta situación nos es útil para comparar las futuras consecuencias que podrían existir si no se contrarresta el cambio climático. Actualmente, la protección de la naturaleza continúa siendo ínfima en el Perú. Por ejemplo: aún existen altas cantidades de botaderos informales. Esto también afecta la salud pública de las personas con bajos recursos económicos. Por lo tanto, al igual que debe existir una inversión en la salud, también es necesario incrementar los esfuerzos para prevención del cambio climático.

Una opción de prevención sería buscar alternativas para un crecimiento económico, social y ambiental de manera sostenida. Es necesario que el ambiente no sea sacrificado en los modelos de desarrollo económico. Esto nos brinda la oportunidad para recuperar un sentido de humanidad compartida, en el que las personas se dan cuenta de lo que más importa: la salud y la seguridad de su comunidad. Por lo tanto, el contexto del COVID se puede aprovechar para romper el paradigma, cambiar el enfoque y revisar cuáles son nuestras verdaderas prioridades como sociedad.

 

 

 

 

Bibliografía:

ClimateLinks. (2017). Climate Risk Profile: Haiti.

European Public Health Alliance. (2020, marzo 16). Coronavirus threat greater for polluted cities. Recuperado el 18 de junio de 2020, de EPHA website: https://epha.org/coronavirus-threat-greater-for-polluted-cities/

Giordano, P. (2020, marzo 26). El coronavirus es un shock fuerte para nuestra civilización. Recuperado el 18 de junio de 2020, de Agencia EFE website: https://www.efe.com/efe/espana/destacada/paolo-giordano-el-coronavirus-es-un-shock-fuerte-para-nuestra-civilizacion/10011-4205316

World Health Organization. (2019, enero 24). Universal health coverage (UHC). Recuperado el 18 de junio de 2020, de https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/universal-health-coverage-(uhc)

Wyns, A. (2020, abril 2). How climate change and the coronavirus are linked | World Economic Forum. Recuperado el 18 de junio de 2020, de https://www.weforum.org/agenda/2020/04/climate-change-coronavirus-linked/

 

Sin bajar la guardia

0

 

Ante el uso desmedido pero necesario de los instrumentos de protección relacionados a la pandemia, se ha generado la inaplazable urgencia de establecer protocolos particulares para su tratamiento como desechos. Conoce cómo esta situación es abordada en nuestro país  y más en el siguiente artículo.

Escribe: Miguel Cheng


La crisis ocasionada por el Covid-19 ha remecido al país de una manera sin precedentes. La pandemia no solo ha sorprendido a más de cien mil peruanos, también ha impactado en un sistema caracterizado por sectores con escaso desarrollo de políticas públicas. Por ejemplo: el sector ambiental, específicamente, en la gestión de residuos sólidos.

Actualmente, se ha incrementado, en los hospitales y hogares, la generación de residuos médicos tales como mascarillas, guantes y otros equipos de protección; además del plástico de único uso para el servicio de delivery. Si bien el tratamiento de la mascarilla como desecho nocivo corresponde a los hospitales, de ser realizado inadecuadamente, puede desencadenar un efecto rebrote y propiciar el aumento de casos de contagio. Por lo tanto, resulta necesario establecer un protocolo específico para un adecuado manejo de estos desechos por parte de toda la ciudadanía. Esto permitirá que los residuos no terminen en los botaderos o que sean manipulados por el personal de limpieza pública, tal como se observa en las noticias. (Comercio, 2020)

Por ello, el pasado 17 de mayo, en el marco del día Mundial del Reciclaje, el Ministerio del Ambiente (MINAM) impulsó la modificación de la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos (DL1501, 2020). Con ella se establece, la obligación de realizar la separación de residuos en la fuente de origen, es decir, desde los hogares y empresas. De esta manera, el Perú da un paso firme en la lucha de sostenibilidad. En el mediano plazo esto podría generar más puestos de trabajo e impulsar la formalización de 108 mil recicladores a nivel nacional.

De estas manera, el gobierno brinda un mensaje claro: la gestión de residuos es un servicio público esencial en el contexto de la pandemia, ya que minimiza los efectos colaterales sobre la salud y el ambiente (MINAM, 2020). Esta normativa coincide con la recomendación del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), donde se resalta la importancia de segregar residuos médicos, domésticos y peligrosos.

No obstante, la gestión nacional de residuos sólidos aún enfrenta varios retos. Hoy solo existen 52 rellenos sanitarios, los cuales se distribuyen en 19 regiones. Estas instalaciones son las únicas adecuadas para la correcta disposición final de todos los desechos. Lamentablemente, solo la mitad de la basura generada en todo el territorio peruano se trata en un residuo sanitario, el resto termina en los botaderos o ríos. Este escenario se agrava para los residuos médicos o bio-contaminados. Apenas existen 6 empresas y 7 rellenos sanitarios a nivel nacional que cuentan con infraestructura para la disposición final de los desechos hospitalarios (Castro, 2020).

Por ello, el siguiente reto para el gobierno será la promoción y medición del cumplimiento, a nivel hogar o empresa, de la segregación de residuos. Si bien ya se ha venido trabajando con asociaciones de recicladores en distintos distritos, el cambio en la idiosincrasia de la población será progresivo, asimismo la medición del cumplimiento a nivel hogar requerirá una movilización significativa de recursos financieros.

Finalmente, será labor de todos los ciudadanos adaptarse, interiorizar y cumplir con la normativa señalada. Puesto que, no acatar estas nuevas medidas puede significar un aumento exponencial de la cantidad de basura, lo cual sumaría una crisis adicional a la ya debilitada situación sanitaria del país.

 

Bibliografía

Castro, A. (2020). Residuos hospitalarios: potencial foco infeccioso en la lucha contra el Covid-19. Ojo Público.

Comercio, E. (1 de 05 de 2020). “Débil Gestión de Residuos Peligrosos por COVID-19 aumenta riesgos de contagios”. El Comercio.

DL1501. (2020). DECRETO LEGISLATIVO QUE MODIFICA EL DECRETO LEGISLATIVO Nº 1278,QUE APRUEBA LA LEY DE GESTIÓN.

MINAM. (2020). Día Mundial del Reciclaje: Nueva normativa de residuos sólidos requerirá de un mayor compromiso por parte de la ciudadanía.

 

Después del “No”: Una Receta Médica para Superar el Rechazo

0

Así que te rechazaron. No te voy a preguntar la historia, no te preocupes. La verdad es que todos hemos sido rechazados alguna vez. Ya sea en la búsqueda de trabajo, aplicando a programas de intercambio o en el amor, el dolor es el mismo.
Un estudio de la Universidad de Michigan identificó que nuestro cerebro responde al dolor emocional del rechazo de la misma manera en la que respondería ante un dolor físico intenso. Durante ambas situaciones, se estimulan los receptores opioides Mu en el cerebro, lo que significa que se libera el mismo tipo de analgésico natural. En resumen, duele bastante. No te mientas, no lo niegues. El primer paso para enfrentar tu dolor es reconocerlo como tal.
Sin embargo, esto no significa que vas a sufrir para siempre. La ciencia nos permite elaborar una receta para aliviar el dolor del rechazo en solo cuatro pasos.
1. Marcar Distancia
De seguro lo has escuchado antes, pero no lo tomes personal. Especialmente cuando se trata de un rechazo académico o laboral, la decisión de optar por otro candidato no tiene relación con tu valor como persona. Un buen candidato sabe separar sus habilidades propias, de las laborales o historial académico. Para este, ser rechazado es solo una parte del proceso.
La verdad detrás de muchos casos de rechazo es que, los criterios que toma en cuenta el evaluador pueden ser muy específicos e incluso triviales, como resultado un candidato realmente capacitado puede ser rechazado por no cumplirlos.
Antes de que caigas en la profunda depresión, debes saber que podemos encontrar ejemplos de situaciones similares por montones. Un año y medio antes de recibir el premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez recibía por correo una carta de la prestigiosa revista The New Yorker explicando las razones para no publicar una historia suya. Si bien reconocían que “El rastro de tu sangre en la nieve” (personalmente una de mis favoritas) era de muy buena calidad, les preocupaba que el final de la historia no fuera del agrado de los lectores estadounidenses.

2. Buscar Apoyo
Según el psicólogo Guy Winch en el blog Psychology Today, el rechazo interfiere con la necesidad fundamental de pertenecer a un grupo, la cual está grabada en nuestro subconsciente. En tiempos remotos, cuando los humanos vivíamos en un mundo salvaje y hostil, el ser rechazado por la tribu (y, por ende, tener que valerte por ti mismo) era una sentencia de muerte. En otras palabras, el malestar posterior a un rechazo se debe a que hemos conservado esta reacción primitiva en nuestros cerebros.
Entonces, la manera de aliviar este dolor es recuperar el sentimiento de pertenencia. Pasar tiempo con amigos, familia o cualquier otro grupo de personas con las cuales nos sintamos valorados y aceptados, aliviará el malestar.
3. Flexibilidad
Como todo en la vida, enfrentar el rechazo también tiene que ver con el manejo de expectativas. Tal vez lo que más duele, es que ya te habías hecho la idea de que ibas a estar en tu trabajo/universidad/relación ideal hasta que te dijeron que no. La dura verdad es que la gran mayoría de planes son imperfectos y solo nos queda adaptarnos al cambio. En el mejor de los casos, hay otro camino para alcanzar tu objetivo; pero en otros, simplemente tienes que aceptar tu pérdida e intentar algo distinto.
4. Exposición
Este último paso ya no busca aliviar el dolor, sino hacerte resistente a este en el futuro. Paradójicamente, la mejor manera de afrontar el rechazo es exponiéndose a este. El décimo no dolerá tanto como el primero. Como en otros aspectos de la vida, la experiencia es clave. Si persistes en buscar lo que quieres, la estadística nos dice que eventualmente lo conseguirás. Al superar cada rechazo te volverás más resiliente, hasta que finalmente, logres tus metas.
Si sigues las recomendaciones podrás superar el malestar en poco tiempo. Al final, el rechazo es una mala experiencia que a todos nos toca vivir en algún momento, pero no es mortal. Si bien lo superarás y seguirás con tu vida, ten por seguro que tarde o temprano necesitarás seguir estos cuatro pasos nuevamente, y eso es normal.

Agua potable en peligro de extinción

0

El agua es nuestra fuente de la vida. El 70% del planeta está cubierto por ella, nosotros también estamos formados en un 70% por agua y dependemos en un 100% de ella. Es fácil mirar la inmensidad del océano y pensar que este recurso es inagotable. Sin embargo, en realidad solo podemos usar una fracción microscópica del agua en la tierra. Con el incremento de la población, los drásticos cambios climáticos y la contaminación, el agua potable deja de ser abundante y se acerca cada vez más a los terrenos de la escasez. Como si fuera poco, esta no es siempre utilizada eficientemente y, cuando uno menos se lo espera, puede empezar a hacernos falta.

Piensa en la última vez que cortaron el agua en tu casa. ¿Fue molesto? Bueno, ahora imagina una ciudad entera quedándose por completo sin agua. Eso fue lo que estuvo a punto de suceder en Ciudad del Cabo en el 2018. Fue una combinación entre el aumento de la población y sequías extremas, causadas en parte, por el incremento de la temperatura media del planeta, la causante de la escasez de agua en esta ciudad de Sudáfrica. Debido al rápido gasto de este recurso se pronosticó el día cero; día en el cual, oficialmente, habrían agotado todos sus recursos de agua. Mientras la infame fecha se acercaba, cada uno de los ciudadanos hizo lo imposible y recortó su consumo a un nivel sorprendente. Ahorraron cada gota y lograron posponer el día cero hasta una fecha indeterminada.

Mientras que en una ciudad se hace hasta lo imposible por conservar el recurso más importante para la vida en la tierra, en otras se derrocha a baldazos por diversión. En el mes de febrero, en Lima se desperdician entre globos de agua, piscinas portátiles y baldes unos 120 mil litros de agua, por la celebración de carnavales. En algunos distritos como La Victoria, Breña y La Perla, el juego se lleva mucho más lejos que una pequeña batalla de globos, hasta el extremo que resulta imposible llegar seco al final del día. Si uno piensa en la gran importancia que tiene el agua, este desperdicio resulta irracional. Sin mencionar, el daño que los residuos de globos de agua causan en el ambiente, sobre todo en la vida marina. Parece ser que solo valoramos algo cuando nos empieza a hacer falta. Es cierto, pues entre más escaso sea un bien, mayor será su valor. El problema de los peruanos es pensar que en nuestro país el agua es un bien que no enfrenta escasez.

El agua no es un bien público como nos gustaría que fuese, es exclusivo, no todos tienen acceso a el. El 16.5% de la población solo tiene acceso al agua potable de manera intermitente. Un 4.5% no tiene ningún tipo de acceso a una red pública de agua potable. Por más que haya abundantes fuentes de agua en nuestro país (proveniente de ríos, lluvias y el subsuelo), estas no están distribuidas heterogéneamente. Justo donde más población hay es donde más hace falta.

Cabe recordar que Lima es un desierto. Nuestra principal fuente de agua es el Río Rímac y por más hablador que sea no es para nada mágico y no proporciona infinitas cantidades de agua cristalina y pura. Es más, está siendo afectado negativamente por el cambio climático. Su ciclo hídrico depende de glaciares tropicales andinos que se están perdiendo y las altas temperaturas también causan huaicos y sequías. Nuestra principal fuente de agua potable se encuentra en gran peligro, pero seguimos malgastando el agua como si no hubiera ningún riesgo al hacerlo.

No hay que esperar a que nos haga falta para valorarla. Todos los seres vivos dependemos del agua y su cuidado esta en nuestras manos. Recuerda que este verano, mientras tu estés en tu piscina, hay alguien no muy lejos de ti que esta haciendo cola para recibir unos pocos litros de agua. Por eso, estos carnavales piénsalo dos veces antes de tirarle a un baldazo de agua a tu amigo.

Crisis Educativa: La deserción escolar

0

Escribe: Adriana Cordero

La suspensión de las clases presenciales fue una consecuencia inevitable de la pandemia y para nosotros, como comunidad UP, ha significado una adaptación total a nuevas condiciones de estudio que hemos logrado con éxito y sin interrupciones. Sin embargo, para miles de estudiantes peruanos que carecen de tales condiciones, esta situación ha implicado la paralización de su educación o, en el peor de los casos, el abandono del sistema educativo por completo.

Según el Instituto de Estudios Peruanos (2020), en lo que va de la pandemia, se estima que alrededor de 300 mil estudiantes desertaron del colegio o la escuela, lo que equivale al 15% de la matrícula nacional. Si bien las tasas de deserción escolar en el Perú mostraban una tendencia decreciente en los últimos años, la situación pre-pandemia aún era preocupante (con una tasa de deserción de 1,3% en primaria y 3,5% en secundaria para el 2019). Por ello, el Covid solo ha exacerbado un problema con el que se venía luchando años atrás.

Son múltiples los factores explicativos de este fenómeno, tales como problemas económicos o familiares, los costos educativos, embarazos prematuros, falta de ganas de estudiar, entre otros. La crisis no solo ha sumado problemas tales como el acceso a Internet, computadoras, radio o televisión; sino que ha agudizado cada uno de los preexistentes. Por un lado, con el aumento del desempleo en 8,8% y la pobreza a 37,3% (MEF, 2020), miles de adolescentes, niñas y niños se vieron obligados a salir a trabajar y buscar fuentes de ingreso para subsistir sin mayor opción que el sector informal. Esta sustitución de estudio por trabajo es, en la mayoría de los casos, decisión de los familiares. Ellos, al no poder percibir los beneficios de largo plazo de la educación, consideran más rentable y necesario que sus hijos generen ingresos inmediatos.

Por otro lado, es difícil esperar que un alumno que recibe clases por radio y en condiciones precarias pueda conservar su motivación, y aún cuando tuviese ganas d

e aprender, la calidad de su enseñanza y aprendizaje resulta mucho más pobre de la que probablemente ya era antes del Covid. Asimismo, las aspiraciones educativas que el estudiante tenga influyen en su permanencia en el sistema y su interés por estudiar. Aquellos que aspiran alcanzar una educación superior tienen menor riesgo de desertar y valorarán más su educación, lo que se traduce en mayor motivación y un mejor rendimiento (Cueto, Felipe & León, 2020).

Si bien la deserción no descarta la posibilidad de retornar al sistema, el rendimiento del alumno se correlaciona negativamente con el tiempo que este permanece fuera de las aulas y, si la deserción fue los primeros años de educación básica, existe menor probabilidad de reintegrarse al sistema y de rendir adecuadamente. Por otro lado, si bien las estadísticas de deserción según sexo no son claras, durante la pandemia, el embarazo adolescente se incrementó en un 12% (Sociedad Peruana de Obstetricia y Psicología, 2020), lo que nos lleva a inferir que la deserción escolar en mujeres tiende a ser definitiva, con menor probabilidad de reincorporación.

¿Cuál es el resultado de tener menos niños en las aulas? Principalmente, la desigualdad. Los estudiantes más afectados son los más vulnerables, que se alejan más y más de poder ejercer su derecho a la educación. Las brechas no solo involucran la cantidad de estudiantes en aula, sino también la calidad educativa, pues mientras los docentes del sector privado desarrollan nuevas competencias digitales, los maestros del sector público se limitan a complementar la estrategia de Aprendo en Casa.

La respuesta del Gobierno no ha sido suficiente para menguar esta crisis educativa. Es necesario tener presente que la educación es un derecho universal que se expresa en acceso, permanencia, calidad y trayectoria. En ese sentido, se requiere realizar ajustes a las políticas públicas para que respondan de forma eficiente a esta problemática. Más aún cuando una mejor educación, no solo permite vivir en una sociedad menos desigual y más justa, sino que, reduce la informalidad, permite acumular mayor capital humano, mejora la productividad y en ese sentido, es motor del desarrollo económico sostenido.

 

Bibliografía

Cueto, S., Felipe, C., & León, J. (2020). Predictores de la deserción escolar en el Perú. Recuperado de https://www.grade.org.pe/wp-content/uploads/GRADEap52.pdf

Instituto de Estudios Peruanos (2020). Análisis, 300.00 estudiantes desertan en medio de la pandemia. Recuperado de https://iep.org.pe/noticias/analisis-300-000-estudiantes-peruanos-desertan-en-medio-de-la-pandemia/?fbclid=IwAR0slnpHcWO6zfX3M-3YVoahLJRZpGPVneiMrJSv5kBip4cjwUEIsnaIM8k

Ministerio de Economía y Finanzas (2020). Marco Macroeconómico Multianual, 2021-2024.

Sociedad peruana de Obstetricia y Ginecología (2020). Recuperado de http://www.spog.org.pe/web/index.php/noticias-spog/514-durante-pandemia-del-covid-19-el-embarazo-adolescente-se-incremento-en-12-por-ciento

Comoayudar.org: Buscador de iniciativas solidarias

0
Cómo ayudar es una plataforma que recopila a varias ONG, para exponerlas y que más gente apoye a una causa solidaria

Todos podemos aportar un granito de arena a alguien que lo necesite. Enteráte sobre una plataforma que te ayuda a hacerlo de manera rápida y sencilla.

Escribe: Sandra Valdez


La pandemia detuvo muchas cosas, pero no las ganas de ayudar. El problema que quedaba era cómo hacerlo.  De ahí nació Comoayudar.org, una plataforma que recopila iniciativas sociales para que puedas elegir a cuál quieres ayudar y cómo quieres hacerlo. “Todos tenemos algo valioso que puede ayudar a alguien que lo necesita”. En esta oportunidad, Boceto tiene el agrado de presentarles una entrevista con Sergio Zuzunaga, Country Manager y fundador en Perú de Comoayudar.org.

  1. ¿Cómo inició Comoayudar.org y cómo llegó a Perú?

Comoayudar.org nació en España a raíz del coronavirus. Las personas buscaban formas de ayudar con donaciones e iniciando pequeñas iniciativas, pero había un grupo de personas que querían hacer algo más.  Entonces, crearon el buscador de iniciativas solidarias “Cómo Ayudar”,  que sirve como un intermediario entre ONGs que piden ayuda con personas independientes que desean ayudar. Por el otro lado del mundo, en Perú, yo estaba tratando de hacer algo parecido y ellos trataban de expandirse. Así que conversamos un poco sobre la idea, quedamos en lanzarlo aquí en Perú, crecer donde podíamos y avanzar en la estrategia y en la formalización en el camino.

  1. ¿Cuál consideras que es la importancia de brindar apoyo durante la época de la pandemia?

Uno se va enterando de ONGs que necesitan recursos, ya sea por redes sociales o por amigos de amigos. No obstante, considero que es súper útil que exista un buscador que las consolide todas. Nosotros buscamos tener iniciativas que necesiten cosas variadas. Tenemos muchas, por no decir la mayoría, que pide donaciones en dinero. Pero tratamos de tener de todo lo posible; es decir, tener iniciativas que requieran alimientos, tiempo de personas o hasta apoyo psicológico. Sabemos que hay personas que quieren ayudar, pero no necesariamente con dinero.

  1. ¿Qué tiene que hacer alguien para crear su propia iniciativa?

Es muy sencillo, puedes colgar tu iniciativa en la página web comoayudar.org, y se va a  agregar. El equipo va revisando las iniciativas  y se encarga de verificarlas. Hay algunas iniciativas que no requieren mucha verificación (como por ejemplo alguna ONG con prestigio en el Perú). También pueden agregar iniciativas personas naturales que quieren buscar fondos, por ejemplo, para una olla común. En ese caso me contacto con ellas directamente y les pregunto sobre sus planes. Aún no nos ha sucedido, pero tratamos de hacerlo con cautela porque puede ocurrir que alguien cuelgue alguna iniciativa que en realidad sea una farsa.

  1. ¿Cuáles han sido sus principales retos y cómo los solucionaron?

El reto principal es tratar de hacer que más personas entren al buscador. Hay picos que suceden cuando aparecemos en los medios, pero luego el tráfico cae fuertemente.

Cómo Ayudar es una iniciativa totalmente sin fines de lucro, no estamos generando dinero ni para ser autosostenibles. Las personas que están en el proyecto están donando su tiempo. Entonces creo que el reto más grande es hacernos más conocidos. Una de las cosas que queremos hacer es registrarnos oficialmente, eso nos ayuda a pedir ciertos fondos, no necesariamente al gobierno, pero hay empresas como Google o hasta Facebook que les regala créditos de publicidad a las ONGs. Ya desde España lo estamos haciendo y es bueno, ya que al ser una plataforma virtual hay que estar conectados entre las geografías. Así podemos poco a poco hacernos más conocidos.

  1. ¿Qué planes tienen para el futuro?

Queremos seguir creciendo en Latinoamérica de la manera que se pueda. Estamos creciendo en Perú y en Colombia. En Argentina no tenía mucho sentido porque ahí ya existe una plataforma muy parecida hace más de 10 años.  La idea no es ir a competir porque en fin lo que la gente quiere es ayudar y no conquistar algo.

Ahora nuestras iniciativas estan mucho más enfocadas en ayudar de alguna manera a poblaciones o personas que hayan sido afectadas directamente por el Covid. La idea es poco a poco ir tornando a un buscador de iniciativas solidarias diversas.

  1. ¿Cómo ha sido tu experiencia personal como Country Manager?

Ha sido divertido. He tenido suerte porque el apoyo de todos los desarrollos ha venido desde España. Es por ello que este trabajo, que es algo que hago en mi tiempo libre, no ha sido de amanecerme todos los días. El hecho de trabajar con otras geografías y ver cómo hay personas en todo el mundo luchando contra un mismo enemigo ha sido una experiencia motivadora.

  1. ¿Tienes algún mensaje para los alumnos UP de parte de la organización?

Se que la universidad es difícil, he pasado por ahí, hay un momento en el que tienes que estar estudiando y al mismo tiempo hacer las prácticas y no te queda mucho tiempo para tu vida social. Pero creo que es importante, siempre que se pueda, darse un tiempo para ayudar al prójimo de alguna manera u otra.

 

 

Sostenibilidad empresarial: la clave en los negocios

0
Ahora ser sostenible no es una opción, es la norma

¿Es posible lograr un crecimiento económico mientras evitamos un cambio climático catastrófico? Ahora las empresas han adoptado la sostenibilidad como una estrategia que va más allá de la responsabilidad social. Conoce más sobre el vínculo entre la sostenibilidad y las empresas en el siguiente artículo.

Escribe: Mariana Salinas


La crisis climática es un reto global cuyos efectos son cada vez más evidentes. Escuchamos hablar sobre deforestación, contaminación de los océanos y generación excesiva de residuos. Pero, ¿cuál es el rol de las empresas frente a esta problemática? ¿Por qué las empresas deben preocuparse por reducir su impacto ambiental negativo? ¿No deben enfocarse en generar utilidades?

Es común pensar que el crecimiento económico y las acciones ambientalmente responsables se contradicen. Sin embargo, el cuidado ambiental no solo trata de responsabilidad social o filantropía; sino también de un asunto económico.

Por ello, actualmente las empresas están incorporando la sostenibilidad como parte de su estrategia corporativa para optimizar sus procesos. También para aumentar su crecimiento y valor. Según el informe global de McKinsey: “The business of sustainability”, los motivos son  más que razones meramente reputacionales. Ahora ser sostenible es ser estratégicos.

Aún muchas personas dudan del retorno de la inversión en sostenibilidad. Pero, como contrasta el estudio de McKinsey, cada vez son más las corporaciones que sostienen que las estrategias de creación de valor sostenible no solo aumentan la reputación de una empresa, sino también las cifras en cuanto a crecimiento y desarrollo de la organización.

Pero, ¿qué significa incorporar la sostenibilidad en la estrategia corporativa?

Una empresa sostenible es aquella que no solo tiene en cuenta las ganancias y su rentabilidad, sino también cómo sus operaciones afectan el ambiente, los recursos naturales, el bienestar social y a las generaciones futuras.

La incorporación de la sostenibilidad dentro del proceso de planificación estratégica implica que esta forme parte de todas las decisiones empresariales. Una estrategia sólida de sostenibilidad proporciona un marco para la gestión empresarial.

Se requiere que la sostenibilidad esté presente de manera transversal en la organización. Por ello, se debe incorporar en todas las actividades, áreas y departamentos de una empresa. No se trata de una tarea que le compete únicamente a un área específica o a un comité.

Como se ha mencionado, la incorporación de la sostenibilidad ambiental en una empresa no es solo un compromiso por el bien de su entorno, también es una oportunidad para mejorar diversos aspectos.

Por ejemplo, la incorporación de soluciones que buscan minimizar los impactos ambientales negativos incentiva la apertura a nuevos mercados y el desarrollo de nuevos productos. Un caso es el aprovechamiento de los residuos (basura) como material para la elaboración de productos. De esta manera se fomenta una mayor resiliencia e innovación que promueve la mejora continua de la compañía.

Además, muchos líderes entrevistados por McKinsey sostienen que existe una relación directa entre la estrategia de sostenibilidad y el alineamiento de ésta con la misión, visión, valores y objetivos de negocio de la compañía. Aquello no solo deriva en un mayor compromiso e involucración por parte de los empleados. También, de forma paralela, sirve como un impulsor y acelerador en la atracción de talento.

Por otro lado, la estrategia de sostenibilidad puede derivar en impactos financieros positivos, ya que genera mayor facilidad para encontrar financiamiento externo. Los inversores e instituciones financieras valoran una gestión ambiental responsable. Un ejemplo son los préstamos verdes que permiten a las empresas financiar iniciativas cuyo fin sea promover la sostenibilidad.

Asimismo, trae ahorros económicos. Las empresas analizadas por McKinsey han reducido significativamente sus costos mediante una mejor gestión de la energía, el agua, los recursos utilizados en su cadena de suministro, entre otros.

Por lo tanto, se evidencia que las empresas que prosperarán en el futuro serán aquellas que incorporan la sostenibilidad. Hemos comenzado una nueva etapa industrial donde la manera de hacer negocios prioriza la sostenibilidad en el centro de su estrategia empresarial.

La nueva norma son los negocios sostenibles, las reglas de juego están cambiando. En el Perú cada vez se establecen más leyes que buscan promover prácticas empresariales ambientalmente responsables, como la Ley General de Residuos Sólidos y la Ley de Plástico de un solo uso. El futuro de los negocios es verde y no podemos ser ajenos a esta realidad.

 

 

Muerte a los exámenes

0

El mundo post-pandemia dejará atrás muchas prácticas anticuadas. Tal vez valga la pena preguntarse si los exámenes tal y como los conocemos deberían ser una de ellas.


Escribe: Alonso Macedo

Una lección que hemos aprendido en los últimos tiempos es que el mundo está en constante cambio y debemos estar preparados para adaptarnos rápidamente. Tecnologías, costumbres, ideas y enfermedades que hace una década no existían han definido la manera en la que vivimos y pensamos hoy. Todo parece estar en un proceso constante de evolución y renovación, todo excepto la manera en la que aprendemos y evaluamos lo que sabemos.

El llegar a tu examen, leer las preguntas y regurgitar la información que te encargaste de retener durante los últimos días es una experiencia universal en alumnos de todos los lugares y tiempos. El problema con esto es que no hay incentivo para lograr una verdadera comprensión de los temas a evaluar: es más fácil acumular información en nuestra memoria de corto plazo solo para el examen y dejarla ir después.

Este no es un argumento en contra de acumular conocimiento. Este es importante porque nos brinda herramientas teóricas y permite desarrollar habilidades cognitivas de alto nivel como análisis, pensamiento crítico, síntesis de información, entre otras. Sin embargo, si el fin de retener información es poder tener herramientas para resolver problemas complejos, ¿Por qué solo se nos evalúa la memorización y no el desarrollo de estas herramientas? ¿No es este un incentivo perverso para quedarse a medio camino?

La dependencia en la memorización superficial no es el único problema presente en los formatos de examen de toda la vida. Es una experiencia tristemente común el dar exámenes que son demasiado extensos para el tiempo que se otorga en el examen. Cabe preguntarse si no es antipedagógico que un alumno no llegue a completar una pregunta que sabe porque el tiempo ajustado de la prueba no le dejó llegar hasta ahí. ¿Es tan valioso en la vida profesional resolver problemas en cuatro o cinco minutos como para darle prioridad a esto por sobre el aprendizaje? ¿Los problemas complejos que enfrentaremos en el futuro serán una competencia de velocidad?

El resultado de todos estos problemas es un formato monolítico que premia a los alumnos rápidos y con habilidades memorísticas y castiga a los que no tienen estas habilidades desarrolladas. Al final, premiados o no, no se fomenta el aprendizaje profundo de ninguno.

Exámenes de admisión siendo resuelto en ‘streaming’ de Twitch. La universidad buscando ajustar promedios a final de ciclo por la inflación de notas virtuales. Profesores recortando tiempos de exámenes para evitar el plagio. Todas son señales de que los formatos de evaluación de siempre no se transfieren efectivamente al formato virtual. En vez de continuar aferrándonos a los métodos de antes, sería mejor reformular los métodos de evaluación para responder a las dificultades del formato virtual y a la vez resolver los problemas que aquejan a los formatos de siempre.

Un nuevo formato de evaluaciones reconocería que las habilidades cognitivas de alto nivel son más relevantes que la simple memorización. Elaborar preguntas que hagan a los alumnos pensar por sí mismos en vez de reproducir datos eliminaría el problema de la comprensión superficial, además de reducir considerablemente la posibilidad de plagio. El redactar opiniones y posturas propias respecto a los temas de clase, realizar análisis y conclusiones en base a lo aprendido o aplicar el conocimiento a casos de la vida real sería mejor que simplemente responder preguntas que pueden ser encontradas en las notas de clase o internet. El realizar este tipo de preguntas abriría también la posibilidad de poder tomar exámenes con apuntes para ayudar a la memoria, ya que la respuesta no estaría explícitamente en estos.

Otro cambio relevante sería el de adoptar un modelo de evaluación permanente, en el que se programan una variedad de evaluaciones pequeñas a lo largo del periodo de estudio de manera que haya un aprendizaje continuo, no “de golpe”, antes de un examen. Estas evaluaciones podrían tomar también distintos formatos, de modo que haya una variedad de habilidades distintas desarrolladas a lo largo del ciclo. Además, esto aseguraría que todos los temas que se ven a lo largo del ciclo sean evaluados íntegramente y no solo los que entran físicamente en las tres o cuatro hojas del examen.

Por más crítica que pueda parecer la situación actual, la verdad es que eventualmente el virus será controlado y la vida continuará. En vez de preocuparse de si este es el fin del mundo, deberíamos pensar cómo va a ser el mundo en el que queremos vivir después de esta crisis. Desde ya podemos observar que habrá profundos cambios en las maneras en las que trabajamos, compramos, viajamos e incluso la forma en la que saludamos e interactuamos con los demás. Tal vez sea necesario preguntarnos si es que la manera en la que evaluamos nuestro aprendizaje deba también cambiar de una vez por todas.

Referencias:

https://www.weforum.org/agenda/2020/06/will-covid-19-spell-the-end-for-exams/

https://www.oecd-ilibrary.org/docserver/f53e2177-en.pdf?expires=1601913566&id=id&accname=guest&checksum=30272C1DB387C218382995122C78E260

Hogar San Camilo: La labor de ayudar al prójimo

0

El Hogar San Camilo es una institución religiosa sin fines de lucro que, en su búsqueda de apoyar y ayudar a quienes lo necesitan; recibe, atiende y acompaña a aquellas personas con SIDA y VIH. Se encargan de brindarles atención médica, alimentos, talleres, programas y cualquier otro tipo de atención que necesiten. Boceto tuvo la oportunidad de conversar con su director, el Padre Alex Ballena, quien nos comentó sobre la enfermedad y las labores del hogar frente a esta. Asimismo, nos comentó acerca de los retos que la pandemia les ha significado y sobre cómo todos nosotros podríamos apoyar en su labor. 

En primer lugar, el padre Alex nos explicó que esta enfermedad no solamente afecta a la salud de las personas seropositivas, sino que también puede terminar afectándolas cognitiva, emocional y psicológicamente. Sin embargo, decir que son personas que no pueden llevar una calidad de vida normal es completamente falso y es un mito que se debe romper acerca de la enfermedad. Además, esta enfermedad no se transmite con un abrazo, ni con un beso, (que son pensamientos que aún muchas personas tienen); se transmite madre-hijo, por transfusión de sangre y por la vida sexual. Por ello, el padre nos recalca la importancia de informarse.

“La reacción de muchas personas al enterarse que alguien tiene VIH, es pensar que están condenadas a morir, pero esto no es así. Una persona con tratamiento y logrando la adherencia, puede vivir muchos años y hasta formar su hogar. Si llegan a tener carga viral indetectable pueden tener un hijo y hasta llevar una vida de pareja sin temor alguno”. 

Es así, que el Hogar San Camilo busca ayudar a estas personas con SIDA y VIH mediante programas de estimulación temprana, tratamientos antirretrovirales, programas de prevención y sensibilización, brindándoles alimentos y entre otros. Sin embargo, la llegada de la pandemia significó uno de sus mayores retos, pues tuvieron que cesar muchas de sus actividades y adaptarse a una nueva forma de trabajo. “No podían venir los trabajadores, no podían venir las mamás, y en primera instancia, eso implicó que nosotros los religiosos, padres y hermanos, tengamos que asumir el centro médico. Los pacientes lo necesitaban y por ello nosotros no hemos cerrado ningún día”. 

Siguiendo las normas establecidas por el gobierno, de lunes a jueves, el Hogar de San Camilo seguía entregando alimentos y atendiendo al que lo necesitara. “Empezamos a buscar los permisos para que vinieran las mamás, por qué teníamos que de alguna manera darles los alimentos. Ya era la tensión de no poder trabajar, la tensión de estar aislados, y encima no tener comida, hubiese sido una situación fatal”. Además de alimentos, el hogar se esforzó en brindarles todo el acompañamiento: psicología, enfermería, nutrición, estimulación temprana y talleres vía WhatsApp. Este es el mecanismo que actualmente sigue el hogar. Recogen alimentos- aunque con limitaciones-, y poco a poco han vuelto a recoger el reciclaje, que es una de las medidas con las que generalmente se sostienen. Cabe resaltar que, si bien el Hogar San Camilo recibe algunas donaciones, no es suficiente. Pues mensualmente para sobrevivir, necesitan 20 mil soles y así poder cubrir las medicinas, los servicios, la planilla y otros gastos necesarios para que puedan realizar su labor. Es una fuerte demanda. 

Frente a esta demanda, el Hogar San Camilo ha puesto en marcha talleres de emprendimiento. Actualmente está funcionando uno: costura y la venta de mascarillas. También trabajan con el reciclaje; van recogiendo papel, cartón, plástico, entre otros, y cuando tienen cierta cantidad, lo venden. Así buscan generar al menos algún tipo de ingreso. Por último, reciben donaciones, ya sea a través de abonos, donaciones de muebles en segundo uso, ropa en buen estado, medicinas y alimentos. Respecto a las donaciones de dinero, reciben cierto apoyo de instituciones como Prosa y la fundación OSMA. Para los alimentos, cuentan con el apoyo del Banco de Alimentos y de algunos supermercados.  Todo lo que reciben les sirve para subsistir, pero también buscan dar. “Creemos que en la vida no es sólo recibir, también hay que dar. Es así que lo que nos llega también lo compartimos gustosamente en los comedores de Chaclacayo y Rímac”

Ya finalizando la entrevista, el padre Alex nos comentó dos cosas que él quisiera resaltar. La primera es que cómo peruanos, nuestros esfuerzos tienen que estar enfocados en ayudarnos mutuamente, sobre todo en estos tiempos que estamos viviendo. Si nos damos la mano, podremos salir adelante. Lo segundo, es que es importante que la gente se informe en torno al VIH y al SIDA. Muchas veces existe una fuerte ignorancia y discriminación en torno a la enfermedad; así que es importante que dejemos los prejuicios de lado y en vez de estar preguntándoles cómo se contagiaron o pensando que llevaron una vida promiscua, deberíamos estar pensando en cómo ayudarlos, como hacerlos sentir acompañados y comprendidos para que así puedan sentirse verdaderamente bien y sentir que hay alguien que se preocupa. “Las personas que vienen al hogar San Camilo saben que nosotros nos preocupamos y que siempre estamos con las puertas abiertas. Todos son bienvenidos al hogar y aquí pueden tener la certeza que van a recibir el soporte que necesitan”

¿Te interesa saber más sobre el Hogar San Camilo? Te invitamos a leer sobre cómo se fundó y cuáles son los programas que manejan en la nueva edición de la revista Boceto. 

Conociendo a Hult Prize UP

0

“Liderando a generaciones para cambiar el mundo”. Hult Prize, es la competencia universitaria de emprendimiento social más grande del mundo. Respaldada por la ONU y la fundación Clinton, no solo entrega $1 000 000 al proyecto ganador sino también brinda acceso a mentorías, programas de aceleración y contactos importantes del mundo del emprendimiento a los diversos grupos que generen ideas que tengan el potencial de lograr un impacto en el mundo. Quédate y descubre junto a Boceto al grupo de personas que han logrado traer el concurso a nuestra universidad, emprendimientos que han ganado versiones anteriores del concurso, proyectos peruanos que han llegado lejos en las fases del concurso y cómo tú puedes ser el siguiente ganador del denominado “Premio Nobel para universitarios”.

Escribe Adrián Dextre


El concurso mundial de emprendimientos sociales Hult Prize, cuya primera versión fue en 2009, tiene el objetivo de inspirar a los jóvenes, cambiar su trayectoria y sumergirlos en un espacio de impacto social. El impacto que ha generado en el mundo es bastante positivo, y esto se puede ver reflejado en los diversos emprendimientos que han logrado salir adelante gracias a este programa. A continuación, te traemos una nutritiva entrevista con el “General Team Director” del comité encargado de traer el concurso a nuestra universidad, Claudio Rojas. 

¿De qué trata Hult Prize? 

Hult Prize comenzó con la idea de cambiar el mundo; que los emprendimientos no solo sean lucrativos. Es así como nace la misión de transformar cómo los jóvenes visualizan sus oportunidades como líderes de cambio en el mundo que los rodea. Para lograr ello, se realiza un concurso anual que reúne a los mejores estudiantes de varias universidades del mundo para dar solución a diversas problemáticas sociales que existen y en las que es necesario realizar un cambio. Cada año (versión) tiene un tema general al cual las ideas van enfocadas (tales como acceso a educación, acceso a agua, etc.). El tema de la actual competencia es “Food for Goods”: las ideas deben ir enfocadas a optimizar la cadena de suministros de alimentos, de manera que se aprovechen los desperdicios de los restaurantes y se elimine el gran desperdicio que los restaurantes generan a diario. 

Luego de que los proyectos pasan por las diversas fases del concurso, la fundación Clinton (sí, como el presidente) premia al ganador con 1 millón de dólares para la financiación de su proyecto. No obstante, más allá del premio, el aprendizaje que se obtiene y el impacto que puede tener varias ideas al mundo, es lo más importante de esta iniciativa. Como Hult Prize de la Universidad del Pacífico, tenemos el objetivo de inspirar a la comunidad y sumergirlos en un espacio de impacto social. 

¿Qué les incentivó a traer la competencia a la universidad?

En los últimos años, la competencia ha tenido bastante acogida en el terreno nacional (varias de las universidades, no solo del consorcio, han comenzado a competir). Conocemos a la comunidad UP y tenemos la certeza de que tiene un excelente potencial. Somos una escuela de negocios con la misión de crear líderes responsables para el mundo; y qué mejor manera de incentivar ello que participando en un concurso sobre proyectos orientados a solucionar problemas sociales. Como comité organizador, quisimos poner nuestro granito de arena en este proyecto social. Poner nuestro granito de arena para apoyar a los estudiantes a que logren un impacto en el mundo. Hemos estado trabajando a full para lograr todo. Estoy muy agradecido por la oportunidad y todo lo que estoy aprendiendo. Es genial que los integrantes del comité están bastante alineados a lo que queremos. Eso, además del esfuerzo que realizan por ofrecer las mejores condiciones para realizar el concurso hacen que el ambiente de trabajo y la manera de llevar el programa sea el mejor. 

¿Cuáles son las fases del concurso? ¿Qué días empiezan? 

Existen dos fases principales: la fase On Campus (más de 2000 universidades alrededor del mundo realizan esa etapa); para luego pasar a la fase regional y finalizar con “La Final”.

  • Fase On Campus UP: 

La fase On Campus, la cual se realiza a nivel UP, comienza con la inscripción de equipos de no más de 4 estudiantes. Entre el 7 y 29 de octubre, los estudiantes que quieran participar, deberán inscribir su idea innovadora y a su equipo. No te preocupes si tienen una idea muy loca, o no están seguro de cómo concretarla; pasado el periodo de inscripción, les será asignado un mentor súper capacitado (el mentor dependerá de qué tan desarrollada se encuentre la idea) que los guiará de la mejor manera posible. Además, tendrán acceso a workshops, webinars y capacitaciones que ayudarán bastante a desarrollar mejor la idea (en ellos se verán temas como Lean startup, Lean canvas, entre otros). Luego de una semana de total aprendizaje y acción, 10 grupos serán seleccionados luego de pasar por un pequeño filtro realizado por el comité y decisión de jurados expertos en el tema. Estos 10 grupos trabajarán por 2 semanas con emprendedores del rubro (bastante capacitados) para participar en la semifinal. En ella, los equipos presentarán un pitch o video en el que resuman el proyecto. Finalmente, 5 seleccionados pasan a la etapa final de On Campus, en la cual deberán presentar un pitch y un producto mínimo viable (MVP). Los jurados deciden al proyecto ganador; el cual pasará a la etapa regional. 

Ya que no queremos que los finalistas se queden sin premio, se regalarán becas para los diversos programas que ofrece Emprende UP (pre-incubadora, incubadora y aceleradora) dependiendo de la etapa de desarrollo en la que se encuentre la idea. 

Algo que me gustaría añadir, es que los participantes aprovechen la oportunidad para realizar networking. Muchas veces se tiene la idea de que “si le cuento mi idea a otro, me la robará” o “se pueden copiar de mí”. Esto no es cierto, el feedback que te pueden brindar los concursantes es muy valioso, ya que de esta manera los grupos pueden desarrollar mejores proyectos.

Estamos trabajando para que podamos poner en lo más alto al equipo que gane la fase On Campus.  

  • Etapa regional:

En la etapa regional, el equipo ganador se enfrentará a otros proyectos ganadores de otras universidades no solo peruanas, sino también extranjeras. En dicha fase, los diversos equipos presentan sus ideas ante jurados, se inspiran de startups que ya pasaron por el concurso, entablan conversaciones con increíbles mentores y otros concursantes para recibir feedback y un montón de cosas más. Los jurados escogen a un proyecto ganador y otros 4 más (llamados rockstars). Estos últimos son escogidos dependiendo del impacto que podrían tener en el mundo.

  • Etapa final:

Los ganadores de las etapas regionales de las distintas partes del mundo asisten al programa de aceleración de la ONU (la cual se encuentra en la propia sede de la ONU).  Esta aceleradora ayuda a madurar la idea. Dentro de esta etapa, existen algunos filtros; no obstante, la mayoría de los equipos suele pasar. Luego, los equipos pasan a la etapa final en alguna de las sedes (Dubai,  Boston, San Francisco). Realizan un pitch frente a un jurado internacional (no te preocupes, ellos tienen más miedo de ti que tú de ellos), los cuales disciernen el resultado final. Finalmente se le entrega el premio de $1 000 000 al proyecto ganador.

 ¿Qué proyectos ganadores de versiones anteriores, son los que más te han llamado la atención?

Encontré dos que me llamaron bastante la atención. El primero es Sunrice, ganador de Hult Prize 2018. Esta es una startup de UoL, la cual provee y enseña a agricultores a mejorar el secado de arroz, de manera que se genere menos desperdicio. El ayudar a reducir costos a los agricultores, genera que se alivien costos en toda la cadena de suministros de arroz. Una externalidad que no solo es positiva para los agricultores.

El segundo es un emprendimiento latinoamericano ganador de la versión del año pasado llamado Rutopia de la Universidad Tecnológica de Monterrey. Rutopia es una plataforma web que promueve el turismo sostenible a través de la exhibición de lugares inhóspitos o poco conocidos en los que el turismo es poco o inexistente. De esta manera los pobladores obtienen ingresos a través del turismo generado gracias a dicha plataforma.  

¿Hay algún proyecto peruano que haya llegado a la etapa final?

Varios emprendimientos peruanos han llegado a la etapa final del concurso; los cuales ahora están funcionando. Mezi, por ejemplo, un proyecto realizado por alumnos de la Universidad San Marcos, logró pasar por la aceleradora de la ONU. Esta idea, plantea una plataforma web que conecta ofertas laborales con personas de sitios rurales. De esta manera, les brinda seguridad de que, en caso ocurra algo con su trabajo actual, tengan facilidad de encontrar otro. Otro ejemplo, es el proyecto Charger, realizado por alumnos de la Universidad de Lima. Ellos, crearon una pulsera que transforma energía cinética en eléctrica; generada a través del movimiento de las personas cuando realizan actividades físicas. Este equipo se encuentran actualmente en etapa de aceleradora. 

Como ven, ¡no es cosa de otro mundo llegar a etapas finales! Si universidades del consorcio han logrado llegar lejos, ¡claro que tú puedes! 

Gracias a la facultad de ingeniería

¿Qué valores crees que deban tener las personas que quieran participar?

Considero que los más importantes son sensibilidad social y resiliencia. El primer valor es importante ya que te permitirá identificar los diversos problemas sociales por los que está pasando el mundo. El segundo valor es importante ya que muchas veces recibirás un “no” por respuesta. Le explicarás tu idea a muchas personas y varias te dirán que no es la mejor, que es mejor cambiarla. Es ahí donde tu espíritu resiliente debe salir y no darte por vencido. Recuerda que a las personas más exitosas, son a quienes más les han dicho que no.

¿Aún están convocando voluntarios?

Actualmente, hemos cerrado convocatorias. No obstante, el concurso se realiza anualmente;  por lo que probablemente realicemos nuevas convocatorias para el siguiente año. Estate atento a nuestras redes sociales para la siguiente convocatoria. 

¿Algunas palabras que le quieras decir al lector que llegó hasta aquí?

Esta oportunidad es única. Van a ayudar a mucha gente, y van a aprender en el camino. El camino puede ser largo, pero es demasiado enriquecedor. Vas a aprender muchísimo, vas a desarrollar tanto habilidades duras como blandas. Y a ampliar tu red de networking. Es un ganar-ganar.

Oportunidades para generar cambios, van a haber (no solo en Hult Prize). No obstante, la competencia marca un hito para esas personas que aún no deciden dar ese primer paso en el mundo del emprendimiento. Aquí no hay miedo ni incertidumbre. Te apoyaremos, retroalimentaremos y te alentaremos. Ya has visto que es muy posible llegar lejos en el concurso. ¡Inscríbete! Las inscripciones están abiertas desde el 7 de octubre.

 

 

Conociendo a voluntariados: Khuyay

0

“Todos nosotros vamos a ser adultos mayores en algún momento.”

Sabemos que existe un gran número de voluntariados en todo el Perú, pero únicamente dos de ellos están dirigidos de manera exclusiva. Existen otros voluntariados o iniciativas del municipio orientadas al adulto mayor, pero no de manera exclusiva. KHUYAY es uno de ellos. Boceto tuvo la oportunidad de hablar con su fundador Diego Alonso Banda Méndez, egresado de la carrera de Administración UP, para que nos cuente más sobre esta organización y cómo se ha adaptado a la coyuntura actual.

Entrevista por: Lyssete Bueno y Claudia Sánchez

C: Cuéntanos Diego, ¿Cómo nace la iniciativa de KHUYAY?

D: KHUYAY nace en el 2015. Un amigo sacerdote me llamó y me dijo “He salido de la clínica Tezza y una monja me dice que hay una casa de reposo, que nadie los visita ¿Por qué no le das una llamada?”. Prácticamente se lavó las manos (risas). Llamé y fui. Para serles sincero fue una experiencia muy fuerte. Yo ya no tengo a ninguno de mis cuatro abuelos, y era muy apegado a mis dos abuelos paternos. Ver la realidad de la casa de reposo me afectó muchísimo al punto en que salí y dije “No voy a poder con esto”. Investigué y me di cuenta de la realidad del adulto mayor en el Perú en esa época. Ningún voluntariado trabajaba con ellos, el 95% de estos eran hacia niños, mamás primerizas y animales. Ahí vimos una oportunidad.

La otra realidad es que mientras mejor condición económica tiene la casa de reposo, peor calidad de vida humana hay. Existen casas de reposo particulares que los residentes cuentan con familiares, pero el promedio de visita de estos es de 4 veces al año. Al llegar a la casa Madre Josefina nos dimos cuenta de que éramos la primera organización en trabajar con ellas a pesar de tener más de 20 años de fundación. La madre nos indicó que creía que una de las razones era porque la consideraban una casa “pituca” y preferían ayudar a otras casas más necesitadas. Lo que no nos dimos cuenta, es que esta casa tenía una gran necesidad, pero no económica, una necesidad de amor.”. Así nace KHUYAY. No priorizo la parte económica, me interesa priorizar la parte humana. KHUYAY significa amor en quechua. Así nació y ha ido creciendo poco a poco.

C: Como organización, ¿Qué es lo que esperan lograr? ¿El voluntariado es exclusivo para la casa de reposo que indicas o lo realizan en diversas?

D: Empezamos en Madre Josefina Vannini, de la clínica Tezza, ahí surgió la idea. La segunda casa fue la de los Ancianos Desamparados en la Av. Brasil. El año pasado fue la primera visita al Asilo Canevaro, de la Beneficencia de Lima. En realidad, podríamos ir a las más de 100 casas en Lima, pero si por tratar de abarcar más casas, quito la frecuencia de las que ya tengo, realmente voy a perder toda esa cercanía que ya se ha ganado.

Por otro lado, el objetivo de KHUYAY obviamente es crecer. En un momento sólo nos daba manos para atender una casa y ahora podemos atender 3. Otro también es que puedan surgir nuevas iniciativas para el adulto mayor. Han pasado 5 años desde que empezamos, y no hay ninguna nueva iniciativa. Y da pena porque hay tanto que trabajar, pero a veces hay pocas manos y se complican las cosas.

L: ¿Qué actividades realiza la organización? Y en específico, ¿Cómo es el voluntariado con la UP?

D: Las actividades las dividimos en 3 grupos grandes: recreativas, shows artísticos y la feria KHUYAY o kermese KHUYAY. Las 3 pueden realizarse en todas las casas pero buscamos cuál encaja más en una o en otra. Pero sí buscamos que el perfil de ayuda sea el mismo. En verdad las actividades siempre son una excusa. Lo que KHUYAY busca es la interacción voluntario-adulto mayor. Yo le digo al voluntario: “Si es que la actividad sirvió para generar una conexión o entablar una conversación, vete de la actividad, conversa con él, pasea y ganaste”. Lo que buscas es esa interacción, la actividad es una forma de poder empezarla.

En la UP de las 6 fechas, son 3 actividades recreativas, 2 artísticas y la feria KHUYAY. Dos son organizadas por nosotros y 4 organizadas por ellos. Trabajan siempre con dos casas para ver la realidad y diferencia entre ambas. Luego les decimos “Ya conoces a tu público objetivo ¿Qué quieres hacer?”. Obviamente los ayudamos, los asesoramos y aterrizamos sus ideas para que no vuelen. Pero a veces es bueno volar. Una vez quisieron hacer un curso de minichef y yo un poco lo dudé pero fue una actividad que les encantó. Creo que hay muchos prejuicios sobre qué cosas hacer. Uno dice “actividad con el adulto mayor” y se imagina un Bingo o jugar cartas, pero se pueden hacer muchas cosas que tal vez nosotros no teníamos ni idea.

L: En este nuevo contexto, ¿Cuáles son las actividades que están realizando como organización?

D: KHUYAY el año pasado sacó un proyecto nuevo que se llamaba “Socio KHUYAY”. Este busca generar acciones, ya no para el adulto mayor de las casas de reposo, sino para los que están en las calles. Se da por medio de un convenio que tenemos con Visanet. Se hace un descuento en un cargo fijo mensual, como si te hubieras afiliado a Netflix o Spotify, y es un monto que tú defines.

Por la pandemia, las actividades en las casas de reposo se han visto anuladas, dado que estas se han vuelto “búnkers”. Ninguna tiene una infraestructura tecnológica que me permita llevar el voluntariado de manera virtual. Por ello, presta mucha más fuerza “Socio KHUYAY” y las campañas. Este sábado acaba la campaña “Me protejo, te protejo” que busca dar 1000 mascarillas a 35 asentamientos humanos en Carapongo. Un estudio decía que el 65% de los adultos mayores que trabajan en la calle tienen una mascarilla que no los protege. Entonces, hemos buscado donaciones para darles una mascarilla que cumpla los protocolos de la OMS y que cuide la piel, ya que es más sensible.

C: ¿Cómo fue que llegaron a una alianza con la Universidad?

D: De hecho fue por mí, soy ex alumno. Acabé en el 2016, cuando KHUYAY tenía menos de un año. Llamé a Lady, le conté de la iniciativa y ella me dio todo el apoyo para poder estar primero de manera indirecta y a partir del 2017-1 como parte de las opciones en la malla curricular. La UP nos ha ayudado muchísimo en hacernos conocidos y sobretodo en formalizarnos. Mientras se formalizaba el área de Servicio Social Universitario había una mayor exigencia a los voluntariados. Eso nos incentivó a formalizarnos. Siento que la UP ha sido ese socio estratégico que nos ha ayudado mucho a crecer como organización.

C: ¿Cómo están haciendo ahora en el ciclo virtual?

El próximo sábado arrancamos el KHUYAY virtual. Lo que nos ha pedido la Pacífico es más que nada generar sensibilidad en el estudiante a través de algunas realidades que puedan conocer del adulto mayor, porque no van a poder tener la interacción. Y esa sensibilidad, la idea es con miras a que sin necesidad del crédito social digan: “Quiero contribuir con KHUYAY”. Es un reto totalmente nuevo pero la Pacifico nos pidió si lo podíamos adaptar. Creo que los alumnos y nosotros el próximo sábado empezamos un reto que no sabemos cómo acabará (risas). 

C: Una última pregunta ¿Por qué deberíamos participar de KHUYAY?

D: Porque creo que es un voluntariado en el que más que dar vas a recibir. Es espectacular como un domingo puedes venir resaqueado, con un ojo abierto y uno cerrado, pensando en lo que hiciste en Dalí, pero una sonrisa de ellos o un gracias consume tus pocas horas de sueño, tu flojera, todo. Todos vamos a ser adultos mayores en algún momento. ¿Qué mejor momento que ahora para transformar su realidad? Quitar el prejuicio de que “ya no sirven” o “son un estorbo”. Tenemos la oportunidad de transformar la realidad del abandono del adulto mayor para que cuando seamos adultos mayores no nos sintamos en ese estado. Creo que todo el mundo puede llegar a tener un abuelo siempre. Yo no tengo a mis 4 abuelos presentes, pero gané más de 60. Y no hay nada como el amor de un abuelo, es único, es mucho más sentimental que racional. Es una conexión muy bonita que la puedes llegar a extender y mantenerla siempre. KHUYAY te permite eso.

Fundamentos del Machine Learning: ¿Sabes qué es y cómo lo usan las empresas?

0

Empecemos con una situación simple. Estás en la entrada del cine. Has coordinado para encontrarte con un amigo. Entran y salen muchas personas. Todas son muy diferentes. Tú te encuentras tranquila porque sabes que cuando pase tu amigo vas a poder reconocerlo. Eso es algo muy simple de lograr para un ser humano, lo hacemos día a día. Por otro lado, ¿una computadora cómo podría ser capaz de hacerlo?

Escribe: Adriana Linares


Para un problema como este, una opción que podrías plantear sería el formular un conjunto de reglas o características. Puedes decir que tiene una altura de 1.80 metros, que es moreno y tiene ojos marrones. Sin embargo, estas características son propias de millones de personas alrededor del mundo. Entonces quizá sirva agregar parámetros más complejos como proporciones de su cara, cantidad de lunares, valor del ángulo entre su quijada y cuello, entre otros más.  Lo cierto es que en verdad ni nosotros mismos sabemos cómo realmente logramos reconocer a una persona. Y el problema viene ahí, cuando para programar necesitamos llegar a los más mínimos detalles. 

El reconocimiento de caras es una tarea que como humanos encontramos muy sencilla, pero que es difícil para las computadoras. Es ahí donde toma relevancia una técnica que puede resolver este tipo de problemas, el Aprendizaje Automático o Machine Learning.

Para poder hablar de ese concepto, lo ideal es definir primero lo que es la Inteligencia Artificial (IA). La inteligencia artificial es el área de la informática que intenta hacer máquinas que puedan replicar la inteligencia humana para realizar tareas que los humanos pueden hacer, pero que históricamente han sido muy difíciles para las máquinas. Se divide en una amplia gama de subcampos que se enfocan en diferentes desafíos, tales como la visión por computadora, el procesamiento del lenguaje natural, la robótica, entre otros. Sin embargo, muchos investigadores aún consideran la IA estrecha y limitada, que es buena con tareas individuales, pero que no tiene aún la inteligencia independiente que tienen los humanos. Esta es una de las muchas razones por las que muchos de los investigadores comenzaron a utilizar un enfoque diferente llamado aprendizaje automático. 

Machine Learning es una forma de la IA que permite a un sistema aprender de los datos en lugar de aprender mediante la programación explícita (IBM). En lugar de programar una computadora diciéndole cada detalle de cómo hacer una tarea, se le enseña dándole ejemplos de lo que debe hacer. Uno se podría preguntar: ¿las computadoras se han vuelto tan inteligentes que pueden aprender como nosotros? No es así. 

El aprendizaje automático consiste en crear programas estadísticos llamados modelos. Un modelo toma una entrada y devuelve una salida. La entrada podría ser una imagen de un gato junto con la etiqueta “gato” o una imagen de un perro con la etiqueta “perro”, la salida podría ser la palabras gato o perro. El modelo se crea en base a muchos datos de ejemplo. Una vez que el modelo ha sido “entrenado”, se le puede dar una nueva entrada, en este caso una imagen sin etiqueta, y este dirá el resultado. El aprendizaje automático utiliza algoritmos estadísticos para aprender de estos ejemplos.

La entrada puede ser casi cualquier cosa que se pueda representar en una computadora, ya sea fotografías, música, discursos, páginas web, perfiles de redes sociales, síntomas de enfermedades, noticias, etc. Las salidas también pueden ser muchas cosas diferentes. En el tipo más común de aprendizaje automático, el resultado es una de varias categorías llamadas clases, como vimos en los ejemplos anteriores. Si el resultado es un número o varios números, como qué tan grave es una enfermedad, se le llama regresión. Asimismo, el aprendizaje automático puede crear nuevos ejemplos (nuevas imágenes, música), en cuyo caso se le llama modelo generativo.

Con todo lo dicho anteriormente, ahora podemos entender mejor qué es Machine Learning y dar algunos ejemplos de sus áreas de aplicación más comunes y que ocurren a nuestro alrededor: 

  • Reconocimiento facial: En China se está empezando a adoptar en masa el reconocimiento facial como herramienta para poder hacer transacciones, el sistema reconoce los patrones e información del rostro de una persona, datos únicos y difíciles de reemplazar, y los asocia a una forma de pago o cuenta bancaria. Asimismo, tiendas de conveniencia sin personal, como Bingo Box, lo usan para detectar irregularidades en sus locales.
  • Los sistemas de recomendación: YouTube ofrece videos para cada uno de sus usuarios basado en un sistema de recomendación.
  • Detección de correo no deseado: Los proveedores de servicios de correo electrónico utilizan un modelo de aprendizaje automático que es capaz de detectar y mover automáticamente los mensajes no deseados a la carpeta de correo no deseado.
  • Identificación de clientes potenciales: Estos modelos observan el patrón de comportamiento de un usuario durante un período inicial y lo mapea con comportamientos pasados ​​de todos los usuarios para identificar a aquellos que comprarán un producto y a aquellos que no. 

Hemos aprendido los conceptos básicos de lo que es el aprendizaje automático, cómo las máquinas pueden aprender a realizar tareas a partir de datos de ejemplo. Sin embargo, aún hay muchas cosas que se pueden decir sobre este tema. Todo lo descrito anteriormente son conceptos básicos en los que tú aun puedes profundizar. El Aprendizaje Automático es una tecnología realmente interesante que está revolucionando el funcionamiento de las computadoras y lo que pueden hacer. 

Bibliografía:

El fanático dentro de nosotros

0

Mecanismos oscuros en lo profundo de nuestro cerebro pueden llevarnos a caer en el extremismo si es que no aprendemos a controlarlos.

Escribe: Alonso Macedo


Se le atribuye a Winston Churchill la definición del fanático como “aquel que no quiere cambiar de opinión y no puede cambiar de tema”. Habiendo triunfado en una guerra sangrienta en contra de un régimen de fanáticos fascistas, conocía bien lo obsesivos y peligrosos que son para la sociedad. No es una coincidencia que buena parte de las peores atrocidades y tragedias de la humanidad han sido causadas por ciegos seguidores de ideologías, religiones o personajes nefastos. Pero ¿qué lleva a una persona a ser un fanático? ¿Y si te dijeran que el fanatismo está en la estructura de tu cerebro?

Lectores familiarizados con la psicología reconocerán el término “disonancia cognitiva”. Acuñado por Leon Festinger en 1954, describe el sentido de incomodidad que produce la presencia de dos pensamientos o comportamientos contradictorios en la mente de una persona. No es fácil conciliar el hecho de tener un cigarro encendido entre los dedos con el conocimiento de que fumar te va a matar. La manera más fácil de reducir esta disonancia es dejar de fumar o encontrar justificaciones para hacerlo. “No es tan malo”, “evita que engorde” o “a mi abuelito no le pasó nada” son todas excusas cómodas que, mediante racionalización o negación, buscan desterrar la disonancia.

En algunos casos no es muy difícil vivir con estas disonancias, pero cuando estas ponen en duda la identidad propia, la incomodidad se puede volver insoportable. Las amenazas a la idea de que somos éticos, inteligentes, responsables o como sea que decidamos definirnos no son fáciles de tolerar, por lo que es urgente para el subconsciente eliminar la contradicción. El resultado: forzar a que nuestras ideas y pensamientos se acomoden a la idea que tenemos sobre nosotros.

Este fenómeno se puede observar en distintos ámbitos. En política, un estudio conjunto de Yale y Harvard encontró evidencia empírica que apoyaba las predicciones de la teoría de disonancia cognitiva: el hecho de votar por un candidato hizo que la opinión de las personas sobre este sea más favorable después. Ante la posible disonancia producida por estar en desacuerdo con el accionar de alguien a quien ya le dieron su voto, muchos optan por apoyar incondicionalmente al candidato que eligieron para no caer en la inconsistencia.

Sería ingenuo pretender que la disonancia cognitiva explica todos los aspectos del fanatismo, los sesgos que afectan a nuestros cerebros son varios. Por ejemplo, el “sesgo de confirmación” nos lleva a solo aceptar la información que no contradice las ideas preconcebidas que tenemos y excluir el resto de manera arbitraria. Es la combinación de estas fallas en nuestra lógica la que nos pueden hacer caer en el vórtice del fanatismo.

Lamentablemente, no hay una receta mágica para eliminar los sesgos de nuestro cerebro. Podemos quejarnos de que los demás se rehúsan a cambiar de opinión ante evidencia, pero ¿cuántas veces hemos cambiado de opinión nosotros? La resistencia es natural. El aprender a vivir con las disonancias es difícil pero necesario para no caer en extremismos. La revista The Atlantic recoge una frase pronunciada por el primer ministro israelí, Shimon Peres, luego de enterarse de que su amigo Ronald Reagan dio una visita oficial a un cementerio que incluía tumbas nazis: “Cuando un amigo comete un error, el amigo sigue siendo un amigo y el error sigue siendo un error”.

Hay que hacer todo lo posible por no huir de la contradicción, sino aceptarla y reflexionar sobre ella. Buscar entender por qué existe la disonancia nos puede llevar a cambiar de opinión para bien o fundamentar la posición que ya teníamos de una mejor manera. Otro beneficio de que los “amigos sigan siendo amigos” es que tu círculo de amistades y de redes sociales no se vuelve una cámara de eco, en donde todos tienen las mismas ideas y los sesgos se reproducen y refuerzan. El aislarse de nueva información hace más fácil que caigamos en la trampa del sesgo de confirmación, mientras que abrirse a las inevitables contradicciones que llegan con esta nos hará más razonables y sabios.

No es fácil aceptar que siempre podemos estar equivocados, incluso en las ideas en las que creemos más fervientemente; sin embargo, es necesario interiorizar esta idea si es que queremos evitar caer en extremismos irracionales. Al final, la sociedad no se divide entre los que son fanáticos y los que no, sino entre los que aprendieron a controlar a su fanático interior y los que cedieron.

Referencias:

Conociendo voluntariados: StartSchool Perú

0

 

StartSchool Perú es una organización que se fundó en el 2015 y busca transformar la educación de los niños y jóvenes en el país. Mediante la educación basada en proyectos, empoderan a los jóvenes a perseguir sus sueños, a aportar a la resolución de los grandes desafíos de la sociedad, y a su vez, les ayudan a desarrollar habilidades blandas que les permitirán crecer personal y profesionalmente. Boceto tuvo la oportunidad de entrevistar a Tomás Reto, actual director de la organización, quien nos comentó acerca de los programas, logros y objetivos de StartSchool, así como de qué manera alguien que está interesado en mejorar la educación del país, puede unirse a esta iniciativa.

¿Cuáles son los programas que manejan? ¿Cómo se han visto estos afectados por la pandemia? 

El programa central es el de “Líderes docentes”, y consiste en conectar a un mentor con un profesor y que ellos desarrollen sesiones de clase en torno a esta educación basada en proyectos. Así los alumnos pueden gestionar sus propios proyectos y aportar a la solución de algún problema de la sociedad. También tenemos otros programas como “Diseña tu futuro”, que es un programa creado con el fin de ayudar a estudiantes que están por terminar el colegio a plantearse metas tanto educativas como profesionales.  Por otro lado, el reto que trajo la pandemia, ha sido el de tratar que el docente pueda continuar desarrollando habilidades blandas en sus estudiantes y continúe sacando proyectos escolares a pesar de no tener ese contacto directo con sus alumnos. Hemos tenido que transformar las actividades e innovar. 

¿Qué habilidades se pueden llevar los jóvenes que participan en sus programas?

Una de las cosas que más me gusta de la organización, es que logra que los chicos despierten ese interés por querer cuidar su sociedad. Los chicos se dan cuenta que sin necesidad de ser el experto o el mejor del mundo, pueden diseñar soluciones que enfrentan problemáticas sociales o de mercado. Creo que contribuye mucho a que el estudiante se la crea y pueda decir: yo soy capaz. Esa confianza suma mucho para el desarrollo de un estudiante, ahora son conscientes que están listos para enfrentar los retos de la sociedad. 

¿Qué destacarías en estos 5 años que llevan operando?

Destacaría nuestra capacidad para poder ir adaptándonos a los diferentes contextos por los que hemos pasado. En un primer momento, el programa consistía en que nosotros mismos, como organización, le dictamos las clases a los estudiantes directamente. Sin embargo, nos dimos cuenta que esto no iba a ser sostenible, lo que se necesitaba era que el profesor – que probablemente iba a estar en contacto con alumnos toda su vida – adapte esta educación basada en proyectos. Así evolucionamos al programa actual de brindarles un mentor a cada profesor. También quiero destacar que poco a poco hemos salido de Lima. Hemos podido llegar a San Martín, Ica, Ayacucho, Tumbes e incluso estamos trabajando en zonas más alejadas del país. 

¿Cuáles son sus planes a futuro?

El reto ahora es crecer en especialización y territorialmente. Queremos implementar nuevos cursos, a parte de la educación basada en proyectos, pero que también lo complementen. Asimismo, buscamos llevar un curso enfocado en educación para el trabajo, para que así los alumnos adquieran nuevos conocimientos que les permitan en un futuro gestionar proyectos económicos y sociales. En segundo lugar, queremos llegar a todo el Perú. Ahora la nueva normalidad es el trabajo remoto, y esto nos ha abierto la oportunidad de poder tener más alcance sin incurrir en grandes gastos. 

¿Cómo alguien podría volverse voluntario de StartSchool? ¿Hay algún requisito?

Hay dos formas de volverse voluntario. La primera es siendo mentor, que es aquel que transmite la organización a los profesores. Para eso hay convocatorias que sacamos 2 o 3 veces al año y el único requisito para ser mentor es que sean egresados. La segunda forma, es cuando ya quieres ser miembro directo de la organización y pertenecer a una de las áreas. En la página web pueden dejar sus datos, pero usualmente sacamos convocatorias para determinados roles. Para esto, no hay ningún requisito, solo queremos personas que tengan gran predisposición de querer mejorar el sistema educativo peruano y que tengan algún tipo de experiencia en gestionar proyectos. 

¿Cómo funciona el financiamiento de la ONG? 

La forma en que nos financiamos es sacando un curso que es pagado, las personas se matriculan y lo recaudado va para cubrir el programa central, Líderes Docentes, que es completamente gratuito. Entonces, lo que hacemos básicamente es, de nuestro conocimiento, encontrar aquellas partes que nosotros manejamos bien y que tienen un potencial de comercialización con el mercado. 

¿Algún mensaje final para los jóvenes que nos leen?

Yo les diría que siempre traten de encontrar un espacio para formar parte de organizaciones que los ayuden a conectarse con la realidad. No les digo que se metan a StartSchool y que sean mentores – aunque si quiero-, pero soy consciente que, así como StartSchool, hay organizaciones que te permiten explotar todos tus conocimientos en beneficio de alguien. Esa experiencia de formar parte de un grupo que busca un objetivo común y poder lograr un cambio, suma mucho a tu desarrollo profesional. Les recomiendo que traten de encontrar lo que les gusta y se unan a ese espacio que les va a complementar muy bien el trabajo que ustedes tienen en la universidad.

Artículos recientes