Inicio Blog

La dictadura de la distancia

Recuento de lo sucedido: La paralización del tiempo, la avería del lenguaje y la muerte de la espontaneidad, todo aquello durante la dictadura de la distancia en esta pandemia. 

Escribe Juan Diego Zapata Diaz


Primer trazo

Las fotos de tiempos sin mascarilla se apilan en la galería del celular y se hace inevitable pensar en que esta será la versión moderna de aquellos álbumes que guardan las familias de momentos en los que la vida se les escurría por los lados. Por lo general, no nos sabíamos felices durante la democracia física prepandémica. Esto merece una mejor explicación. 

El fin de la democracia física llegó cuando intentamos distanciar a los cuerpos en las calles. Separamos a los extraños que ocasionalmente coincidían en autobuses y a los vendedores de golosinas de los compradores compulsivos. Ignorábamos entonces (y hoy tenemos la certeza) que un magnetismo secreto mantenía todo funcionando y, por esa razón, no tardó en suceder lo impensable: de pronto extrañabamos a los extraños, a aquellos que nos cruzábamos sin saber que el azar no era un fenómeno inoportuno sino, más bien, particular de la democracia física. 

Esta interrupción en el magnetismo espontáneo de la sociedad trajo sus primeras consecuencias: Nos volvimos extranjeros del tiempo, la distorsión de la realidad era inevitable. Así, mirar atardeceres desde la ventana se volvió el deporte nacional y solo el poeta Huidobro, hace un siglo, retrató mejor que nadie el presente: “Las horas han perdido su reloj”. Para entonces, un amigo escritor sentenció en su Instagram: “son días en los que la vida nos sucede y no al revés”. 

Segundo trazo

Como si fuese poco, el lenguaje no tardó en averiarse. La imposibilidad de las palabras hacía que las ideas y significados se encontrasen en la puerta de una habitación sin luz, como a punto de entrar a un lugar solo para darse cuenta de que ya no existen. Hubo quienes sostenían que esto solo era otra de las enfermedades del lenguaje. Alguna intuición tuvimos de lo que ya había advertido hace unos años el lingüista Mario Montalbetti: “Las palabras son un espiral con un hueco al centro”. Tuvimos la sensación de que el lenguaje era una gran mentira o quizás una pequeña mentira, pero mentira, al fin y al cabo. En efecto, ya no habitábamos las palabras como antes. 

Una amiga angustiada, y que en tiempos de la democracia física era muy conversadora, me dijo al respecto: “las palabras ya venían estornudando desde antes”. Lo dijo sentada y casi en silencio. Ya sumergidos en el punto más crudo de la dictadura de la distancia, me confesó por WhatsApp: “A veces siento súbitas ganas de callarme a mitad de una oración y no dar explicación de mi silencio”. 

Tercer trazo

Aquellos que durante la democracia física mostraban excesivo entusiasmo, en la dictadura de la distancia, no tardaron en decirnos: “la naturaleza está sanando”, dando así la última puñalada a lo humano (natural) que nos quedaba o creíamos que nos quedaba. Para colmo, algunos que estaban enamorados (o que se enamoraron) sentimos que la dictadura de la distancia se nos había metido en el desayuno volviéndose parte rutinaria de nuestro existir o querer. El mundo que conocíamos se hizo más pequeño y algunos aguardábamos pacientes el momento de nuestro encuentro espontáneo, quizás, en algún sueño. 

Los que se enamoraron a distancia se preguntaron ¿Dónde acaba el espacio o el vacío o lo físico o, a fin de cuentas, la distancia? Y aquellos que empezaban a conocerse se hundieron en lo que consideraban inadmisible hace solo un tiempo atrás. Es que esta vez la dictadura la sentíamos en el alma. Para algunos, la dictadura de la distancia es un agrio recuerdo. Otros han decidido suprimirlo de su imaginario. A mí solo me pidieron retratarlo y lamento utilizar pintura negra. 

 

Retrato pesimista de la dictadura de la distancia

Pintado en oleo 20×30 cm, 

Lima Perú (2021). 

 

Inestabilidad política y Coronavirus: la misma cara de una misma moneda

La inestabilidad política que vivimos actualmente puede considerarse peligrosa para la reactivación económica del país y, por ende, para nosotros los peruanos. ¿Qué pasará si estos hechos se alargan? Entérate más en este breve artículo.

Escribe: Lucas Izquierdo


En el presente artículo, no pretendo hacer crítica alguna hacia la situación política que, como sabemos, afecta negativamente al desarrollo del país; sin embargo, sí hacer hincapié en que la inestabilidad política no es un juego, más aun en circunstancias donde una caída económica está siendo difícil de sostener y las muertes por el COVID-19 no se detienen.

Con una aprobación del presidente Vizcarra que ha disminuido desde fines de marzo a fines de agosto en 27% (de 87% a 60%), y siendo la presencia de corrupción en el Gobierno una de las principales razones por las que se desaprueba su gestión (40% de peruanos, según IPSOS), es evidente que dicha aprobación caerá aún más debido a la difusión de audios del presidente y, en consecuencia, una moción de vacancia presidencial.

Esta situación no solo altera los escenarios políticos previstos sino también los económicos, pues pone en riesgo la continuidad de las medidas de política económica que adoptó el Ejecutivo. Así, es importante tener en cuenta que la inversión pública, además de hacer obras de infraestructura, genera empleo, con esto vienen los ingresos y luego el consumo de productos por parte de los peruanos. Consumo que se vería afectado si las obras empiezan a demorar ante la incertidumbre política. Dicha incertidumbre también afecta a los inversionistas y, con ello, disminuye la inversión privada y aumenta el precio del dólar.

Ahora bien, del Congreso emana cierto riesgo regulatorio, principalmente por la actual crisis sanitaria y una fuerte tendencia a promover legislación populista como, por ejemplo, los Proyectos de Ley sobre el retiro del 100% del fondo de las AFP, tasas de interés máxima del BCRP, moratoria de deudas, entre otros no necesariamente de ámbito económico.

Esperemos que no se produzca un impacto tan profundo ni duradero, pues el ritmo del desarrollo económico disminuiría, algo que el Perú no puede darse el lujo de experimentar dadas las expectativas optimistas de recuperación del nivel de crecimiento previo a la pandemia para fines de 2022. No solo puede afectar en el corto plazo, sino también en el largo por el hecho de provocar menores tasas de crecimiento en la productividad, lo cual refiere a la asignación eficiente de recursos, desarrollo de tecnología y aumento de la investigación para el desarrollo.

¿Sería ingenuo al soñar que, de aquí a algunos años, si aún no nos ha matado el calentamiento global, otra sea la situación de la política peruana? Una en donde nos tomemos muy en serio la elección de nuestros representantes. Para ese entonces, la decisión estará en manos nosotros y las futuras generaciones. ¿Y tú? ¿serás parte del cambio?

La crisis del sistema de salud: una reflexión sobre el COVID-19 y el cambio climático

La pandemia del COVID-19 ha evidenciado distintos problemas sociales como la corrupción y la incertidumbre económica. Sin embargo, muy poco se ha discutido de su relación con el cambio climático. Conoce más sobre la relación y entérate por qué es necesario proteger a la naturaleza.

Escribe: Jose Amable


Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), una de las causas de la propagación de enfermedades es el cambio climático. Esto se debe a que la destrucción de la naturaleza ocasiona una mayor exposición hacia nuevos microbios, virus o bacterias. También ha incrementado la transmisión de enfermedades por vectores, es decir mediante la interacción con un animal (OMS, 2020). Por lo tanto, es posible que la actual emergencia sanitaria se repita en el futuro, si continuamos con la degradación ambiental. 

Esta situación es particularmente crítica para los pobres dado que son los más afectados por su vulnerabilidad. Esto se debe a que la desigualdad socioeconómica materializa la brecha al acceso a los sistemas de salud.  Según la OMS, al menos la mitad de la población mundial todavía no tiene una cobertura total de los servicios de salud esenciales. Además, alrededor de 100 millones de personas se verían obligadas a formar parte de la pobreza extrema por no poder costear la atención médica, durante una pandemia. En el caso del COVID-19, la amenaza es mayor para las ciudades expuestas a niveles más altos de contaminación (European Public Health Alliance, 2020).

Por lo tanto, es necesario tener un sistema de salud equitativo donde exista el personal calificado y la tecnología adecuada (Wyns, 2020). Esto permitirá que las economías y las sociedades sean resistentes ante los efectos de una pandemia o alguna catástrofe natural. Consecuentemente, se podrá proteger más efectivamente a la población más vulnerable de la sociedad.

Si analizamos el contexto peruano, la baja inversión que recibió la salud pública ha sido una de las causas para que el sistema se encuentre colapsado. Si el Estado hubiese invertido más en este sector en el pasado, posiblemente la respuesta ante la pandemia hubiese sido más efectiva. Entonces, observamos que la inversión para mejorar los sistemas es necesaria.

Esta situación nos es útil para comparar las futuras consecuencias que podrían existir si no se contrarresta el cambio climático. Actualmente, la protección de la naturaleza continúa siendo ínfima en el Perú. Por ejemplo: aún existen altas cantidades de botaderos informales. Esto también afecta la salud pública de las personas con bajos recursos económicos. Por lo tanto, al igual que debe existir una inversión en la salud, también es necesario incrementar los esfuerzos para prevención del cambio climático.

Una opción de prevención sería buscar alternativas para un crecimiento económico, social y ambiental de manera sostenida. Es necesario que el ambiente no sea sacrificado en los modelos de desarrollo económico. Esto nos brinda la oportunidad para recuperar un sentido de humanidad compartida, en el que las personas se dan cuenta de lo que más importa: la salud y la seguridad de su comunidad. Por lo tanto, el contexto del COVID se puede aprovechar para romper el paradigma, cambiar el enfoque y revisar cuáles son nuestras verdaderas prioridades como sociedad.

 

 

 

 

Bibliografía:

ClimateLinks. (2017). Climate Risk Profile: Haiti.

European Public Health Alliance. (2020, marzo 16). Coronavirus threat greater for polluted cities. Recuperado el 18 de junio de 2020, de EPHA website: https://epha.org/coronavirus-threat-greater-for-polluted-cities/

Giordano, P. (2020, marzo 26). El coronavirus es un shock fuerte para nuestra civilización. Recuperado el 18 de junio de 2020, de Agencia EFE website: https://www.efe.com/efe/espana/destacada/paolo-giordano-el-coronavirus-es-un-shock-fuerte-para-nuestra-civilizacion/10011-4205316

World Health Organization. (2019, enero 24). Universal health coverage (UHC). Recuperado el 18 de junio de 2020, de https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/universal-health-coverage-(uhc)

Wyns, A. (2020, abril 2). How climate change and the coronavirus are linked | World Economic Forum. Recuperado el 18 de junio de 2020, de https://www.weforum.org/agenda/2020/04/climate-change-coronavirus-linked/

 

Sin bajar la guardia

 

Ante el uso desmedido pero necesario de los instrumentos de protección relacionados a la pandemia, se ha generado la inaplazable urgencia de establecer protocolos particulares para su tratamiento como desechos. Conoce cómo esta situación es abordada en nuestro país  y más en el siguiente artículo.

Escribe: Miguel Cheng


La crisis ocasionada por el Covid-19 ha remecido al país de una manera sin precedentes. La pandemia no solo ha sorprendido a más de cien mil peruanos, también ha impactado en un sistema caracterizado por sectores con escaso desarrollo de políticas públicas. Por ejemplo: el sector ambiental, específicamente, en la gestión de residuos sólidos.

Actualmente, se ha incrementado, en los hospitales y hogares, la generación de residuos médicos tales como mascarillas, guantes y otros equipos de protección; además del plástico de único uso para el servicio de delivery. Si bien el tratamiento de la mascarilla como desecho nocivo corresponde a los hospitales, de ser realizado inadecuadamente, puede desencadenar un efecto rebrote y propiciar el aumento de casos de contagio. Por lo tanto, resulta necesario establecer un protocolo específico para un adecuado manejo de estos desechos por parte de toda la ciudadanía. Esto permitirá que los residuos no terminen en los botaderos o que sean manipulados por el personal de limpieza pública, tal como se observa en las noticias. (Comercio, 2020)

Por ello, el pasado 17 de mayo, en el marco del día Mundial del Reciclaje, el Ministerio del Ambiente (MINAM) impulsó la modificación de la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos (DL1501, 2020). Con ella se establece, la obligación de realizar la separación de residuos en la fuente de origen, es decir, desde los hogares y empresas. De esta manera, el Perú da un paso firme en la lucha de sostenibilidad. En el mediano plazo esto podría generar más puestos de trabajo e impulsar la formalización de 108 mil recicladores a nivel nacional.

De estas manera, el gobierno brinda un mensaje claro: la gestión de residuos es un servicio público esencial en el contexto de la pandemia, ya que minimiza los efectos colaterales sobre la salud y el ambiente (MINAM, 2020). Esta normativa coincide con la recomendación del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), donde se resalta la importancia de segregar residuos médicos, domésticos y peligrosos.

No obstante, la gestión nacional de residuos sólidos aún enfrenta varios retos. Hoy solo existen 52 rellenos sanitarios, los cuales se distribuyen en 19 regiones. Estas instalaciones son las únicas adecuadas para la correcta disposición final de todos los desechos. Lamentablemente, solo la mitad de la basura generada en todo el territorio peruano se trata en un residuo sanitario, el resto termina en los botaderos o ríos. Este escenario se agrava para los residuos médicos o bio-contaminados. Apenas existen 6 empresas y 7 rellenos sanitarios a nivel nacional que cuentan con infraestructura para la disposición final de los desechos hospitalarios (Castro, 2020).

Por ello, el siguiente reto para el gobierno será la promoción y medición del cumplimiento, a nivel hogar o empresa, de la segregación de residuos. Si bien ya se ha venido trabajando con asociaciones de recicladores en distintos distritos, el cambio en la idiosincrasia de la población será progresivo, asimismo la medición del cumplimiento a nivel hogar requerirá una movilización significativa de recursos financieros.

Finalmente, será labor de todos los ciudadanos adaptarse, interiorizar y cumplir con la normativa señalada. Puesto que, no acatar estas nuevas medidas puede significar un aumento exponencial de la cantidad de basura, lo cual sumaría una crisis adicional a la ya debilitada situación sanitaria del país.

 

Bibliografía

Castro, A. (2020). Residuos hospitalarios: potencial foco infeccioso en la lucha contra el Covid-19. Ojo Público.

Comercio, E. (1 de 05 de 2020). “Débil Gestión de Residuos Peligrosos por COVID-19 aumenta riesgos de contagios”. El Comercio.

DL1501. (2020). DECRETO LEGISLATIVO QUE MODIFICA EL DECRETO LEGISLATIVO Nº 1278,QUE APRUEBA LA LEY DE GESTIÓN.

MINAM. (2020). Día Mundial del Reciclaje: Nueva normativa de residuos sólidos requerirá de un mayor compromiso por parte de la ciudadanía.

 

Después del “No”: Una Receta Médica para Superar el Rechazo

Así que te rechazaron. No te voy a preguntar la historia, no te preocupes. La verdad es que todos hemos sido rechazados alguna vez. Ya sea en la búsqueda de trabajo, aplicando a programas de intercambio o en el amor, el dolor es el mismo.
Un estudio de la Universidad de Michigan identificó que nuestro cerebro responde al dolor emocional del rechazo de la misma manera en la que respondería ante un dolor físico intenso. Durante ambas situaciones, se estimulan los receptores opioides Mu en el cerebro, lo que significa que se libera el mismo tipo de analgésico natural. En resumen, duele bastante. No te mientas, no lo niegues. El primer paso para enfrentar tu dolor es reconocerlo como tal.
Sin embargo, esto no significa que vas a sufrir para siempre. La ciencia nos permite elaborar una receta para aliviar el dolor del rechazo en solo cuatro pasos.
1. Marcar Distancia
De seguro lo has escuchado antes, pero no lo tomes personal. Especialmente cuando se trata de un rechazo académico o laboral, la decisión de optar por otro candidato no tiene relación con tu valor como persona. Un buen candidato sabe separar sus habilidades propias, de las laborales o historial académico. Para este, ser rechazado es solo una parte del proceso.
La verdad detrás de muchos casos de rechazo es que, los criterios que toma en cuenta el evaluador pueden ser muy específicos e incluso triviales, como resultado un candidato realmente capacitado puede ser rechazado por no cumplirlos.
Antes de que caigas en la profunda depresión, debes saber que podemos encontrar ejemplos de situaciones similares por montones. Un año y medio antes de recibir el premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez recibía por correo una carta de la prestigiosa revista The New Yorker explicando las razones para no publicar una historia suya. Si bien reconocían que “El rastro de tu sangre en la nieve” (personalmente una de mis favoritas) era de muy buena calidad, les preocupaba que el final de la historia no fuera del agrado de los lectores estadounidenses.

2. Buscar Apoyo
Según el psicólogo Guy Winch en el blog Psychology Today, el rechazo interfiere con la necesidad fundamental de pertenecer a un grupo, la cual está grabada en nuestro subconsciente. En tiempos remotos, cuando los humanos vivíamos en un mundo salvaje y hostil, el ser rechazado por la tribu (y, por ende, tener que valerte por ti mismo) era una sentencia de muerte. En otras palabras, el malestar posterior a un rechazo se debe a que hemos conservado esta reacción primitiva en nuestros cerebros.
Entonces, la manera de aliviar este dolor es recuperar el sentimiento de pertenencia. Pasar tiempo con amigos, familia o cualquier otro grupo de personas con las cuales nos sintamos valorados y aceptados, aliviará el malestar.
3. Flexibilidad
Como todo en la vida, enfrentar el rechazo también tiene que ver con el manejo de expectativas. Tal vez lo que más duele, es que ya te habías hecho la idea de que ibas a estar en tu trabajo/universidad/relación ideal hasta que te dijeron que no. La dura verdad es que la gran mayoría de planes son imperfectos y solo nos queda adaptarnos al cambio. En el mejor de los casos, hay otro camino para alcanzar tu objetivo; pero en otros, simplemente tienes que aceptar tu pérdida e intentar algo distinto.
4. Exposición
Este último paso ya no busca aliviar el dolor, sino hacerte resistente a este en el futuro. Paradójicamente, la mejor manera de afrontar el rechazo es exponiéndose a este. El décimo no dolerá tanto como el primero. Como en otros aspectos de la vida, la experiencia es clave. Si persistes en buscar lo que quieres, la estadística nos dice que eventualmente lo conseguirás. Al superar cada rechazo te volverás más resiliente, hasta que finalmente, logres tus metas.
Si sigues las recomendaciones podrás superar el malestar en poco tiempo. Al final, el rechazo es una mala experiencia que a todos nos toca vivir en algún momento, pero no es mortal. Si bien lo superarás y seguirás con tu vida, ten por seguro que tarde o temprano necesitarás seguir estos cuatro pasos nuevamente, y eso es normal.

Agua potable en peligro de extinción

El agua es nuestra fuente de la vida. El 70% del planeta está cubierto por ella, nosotros también estamos formados en un 70% por agua y dependemos en un 100% de ella. Es fácil mirar la inmensidad del océano y pensar que este recurso es inagotable. Sin embargo, en realidad solo podemos usar una fracción microscópica del agua en la tierra. Con el incremento de la población, los drásticos cambios climáticos y la contaminación, el agua potable deja de ser abundante y se acerca cada vez más a los terrenos de la escasez. Como si fuera poco, esta no es siempre utilizada eficientemente y, cuando uno menos se lo espera, puede empezar a hacernos falta.

Piensa en la última vez que cortaron el agua en tu casa. ¿Fue molesto? Bueno, ahora imagina una ciudad entera quedándose por completo sin agua. Eso fue lo que estuvo a punto de suceder en Ciudad del Cabo en el 2018. Fue una combinación entre el aumento de la población y sequías extremas, causadas en parte, por el incremento de la temperatura media del planeta, la causante de la escasez de agua en esta ciudad de Sudáfrica. Debido al rápido gasto de este recurso se pronosticó el día cero; día en el cual, oficialmente, habrían agotado todos sus recursos de agua. Mientras la infame fecha se acercaba, cada uno de los ciudadanos hizo lo imposible y recortó su consumo a un nivel sorprendente. Ahorraron cada gota y lograron posponer el día cero hasta una fecha indeterminada.

Mientras que en una ciudad se hace hasta lo imposible por conservar el recurso más importante para la vida en la tierra, en otras se derrocha a baldazos por diversión. En el mes de febrero, en Lima se desperdician entre globos de agua, piscinas portátiles y baldes unos 120 mil litros de agua, por la celebración de carnavales. En algunos distritos como La Victoria, Breña y La Perla, el juego se lleva mucho más lejos que una pequeña batalla de globos, hasta el extremo que resulta imposible llegar seco al final del día. Si uno piensa en la gran importancia que tiene el agua, este desperdicio resulta irracional. Sin mencionar, el daño que los residuos de globos de agua causan en el ambiente, sobre todo en la vida marina. Parece ser que solo valoramos algo cuando nos empieza a hacer falta. Es cierto, pues entre más escaso sea un bien, mayor será su valor. El problema de los peruanos es pensar que en nuestro país el agua es un bien que no enfrenta escasez.

El agua no es un bien público como nos gustaría que fuese, es exclusivo, no todos tienen acceso a el. El 16.5% de la población solo tiene acceso al agua potable de manera intermitente. Un 4.5% no tiene ningún tipo de acceso a una red pública de agua potable. Por más que haya abundantes fuentes de agua en nuestro país (proveniente de ríos, lluvias y el subsuelo), estas no están distribuidas heterogéneamente. Justo donde más población hay es donde más hace falta.

Cabe recordar que Lima es un desierto. Nuestra principal fuente de agua es el Río Rímac y por más hablador que sea no es para nada mágico y no proporciona infinitas cantidades de agua cristalina y pura. Es más, está siendo afectado negativamente por el cambio climático. Su ciclo hídrico depende de glaciares tropicales andinos que se están perdiendo y las altas temperaturas también causan huaicos y sequías. Nuestra principal fuente de agua potable se encuentra en gran peligro, pero seguimos malgastando el agua como si no hubiera ningún riesgo al hacerlo.

No hay que esperar a que nos haga falta para valorarla. Todos los seres vivos dependemos del agua y su cuidado esta en nuestras manos. Recuerda que este verano, mientras tu estés en tu piscina, hay alguien no muy lejos de ti que esta haciendo cola para recibir unos pocos litros de agua. Por eso, estos carnavales piénsalo dos veces antes de tirarle a un baldazo de agua a tu amigo.

¿Te animarías a tener una vida minimalista?

Seguramente la primera vez que oíste la palabra “minimalismo” lo primero que te vino a la mente fue tener una habitación al estilo Pinterest, con paredes blancas, muebles en tonos neutros y una que otra planta que haga juego. Sin embargo, ser minimalista se ha convertido en un estilo de vida que va más allá de tener una decoración de moda.

Escribe Nicole Poma


El minimalismo nace como una corriente artística en los 60, como respuesta del mundo caótico que proponía el pop art (Errázuriz, 2021), donde predominaban los colores intensos, efectos repetitivos y mensajes banales de sus obras: un claro reflejo de la realidad materialista de la época. El minimalismo artístico propone piezas de arte mucho más simples, de colores enteros y sin una forma específica pero que logre el contacto directo con el observador. De ahí que mucha de la decoración actual que vemos en Pinterest sean sillones blancos con marcos de fotos doradas. Sin embargo, a partir de los 90 se convierte en una propuesta atípica de estilo de vida donde menos es más, teniendo como base estas cuestiones artísticas. 

En los 90, el ideal de vida estaba fuertemente marcado por el sueño americano: tener una casa en un buen barrio, un carro de lujo y ropa a la moda, etc. No obstante, para muchos de ellos ya no es suficiente, pues el comprar cosas no termina por comprar la felicidad (D’Avella, 2015). Es así como el minimalismo surge como respuesta a una sociedad cansada de haber alcanzado el sueño americano y aun así, sentirse vacía. Lo que nos propone no es vivir necesariamente como un ermitaño en una cueva alejados de la ciudad, sino que es vivir con lo que realmente consideres necesario y que aporte valor a tu vida (D’Avella, 2015). Suena a un mantra de una secta a punto de lavarte el cerebro ¿verdad? Entonces, hagamos un análisis más profundo y ver si existe algo que se pueda rescatar.  

Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus son los principales precursores de este estilo de vida en EE. UU. Son ciudadanos que alguna vez pudieron tener todo lo que se considera como “éxito”: un buen puesto de trabajo con un pago de seis cifras, una oficina en una de las mejores calles de Nueva York, pero una vida vacía, como lo comentan en su documental “The minimalists”. Ante esa situación comenzaron a preguntarse si realmente era necesario todas las cosas que tenían sus vidas, ¿eran necesarios los más de diez conjuntos de marca? ¿Era necesario el departamento de más de 100m2? Es así como conocen el concepto minimalista donde menos es más, nos invitan a reflexionar sobre nuestras propias vidas y la forma en cómo las vivimos. Hacen un a crítica al consumismo caracterizado por comprar sin propósito, por puro impulso y por moda y dejar de usarlo a la semana o al mes. Lo cual es una realidad, tomemos como ejemplo el concepto de fast fashion, ropa a menor costo, de mala calidad que se renueva cada dos semanas sin un propósito y sin compromiso con el medio ambiente (ONU, 2019).

Entonces, ¿todas las cosas que compraste te aportan valor o solo las tienes para estar a la moda? Es una época donde se cree que el tener más nos dará felicidad, el comprar el último modelo de celular o de auto, o el cambiar de ropa las 52 semanas del año. Definitivamente, además de causar un gran vacío psicológico, el daño medioambiental que trae es innegable. 

-Pero ¿existe una receta para ser un verdadero minimalista? 

No existe un molde en el cual encajar para llamarte minimalista. De hecho, las pequeñas acciones que te hagan sentir menos atado a lo material se pueden considerar como parte del minimalismo. Puedes comenzar por desprenderte de aquello que no le genera valor a tu vida. Eso no significa que debas vender tu colección de monedas o libros, si es algo que te aporta valor y te sientes satisfecho con ello, pues consérvalo. Pero si tienes una polera en buen estado que la compraste porque, bueno, el verde tóxico estaba de moda, pero ahora no, puedes donarla y ahora alguien más podrá darle el uso. 

-Ok, ¿entonces solo ordeno mi habitación, vendo cosas que ya no necesito y ya soy minimalista? 

No, Joshua y Rayan nos dicen que ser minimalista va más allá de seguir los consejos de Marie Kondo para tener un closet más organizado. De hecho, la organización de objetos en sí misma termina por ser una manera más bonita de esconder todas las cosas que tenemos pero que no necesitamos. Es preguntarse por qué me estoy liberando de esto o por qué lo estoy comprando, ¿para tener beneficios financieros? ¿Espirituales? ¿Ser más libre? La idea es vivir una vida que dependa menos de los objetos materiales y poder disfrutar más de las experiencias vividas y las relaciones con las personas.

“How you spend your time is more important than how you spend your money.” 

—Ryan Nicodemus

-Sí entiendo, pero ¿no es una moda pasajera más? ¿quieres que sea un ermitaño? 

No espero que te conviertas en un ermitaño, a menos que lo desees. Si hay algo rescatable de esta propuesta de estilo de vida es la idea de poder reducir nuestro consumo innecesario, ser conscientes del impacto de nuestras acciones en el medio ambiente. Y si la tecnología y la innovación son herramientas para ello, bienvenidas sean. Pero es cierto que existe una desconexión con lo que está pasando en la realidad, es necesario tener un consumo y producción más consciente.

¿Será una moda más de nuestros tiempos? Sinceramente no lo sé, lo cierto es que esta propuesta de estilo de vida está ganando muchos adeptos por los beneficios que brinda: menos estrés y más consciencia de cómo estás viviendo. Probablemente el mundo del minimalismo tiene muchas aristas que no terminaré de abarcar en este artículo, pero al parecer vienen con ideas muy interesantes. Entonces, ¿te animarías a tener una vida minimalista?

 

Bibliografía:

D’Avella, M. (Director).(2015). Minimalism: A documentary about the important things. Netflix Originals.

Fields, J. & Nicodemus, R. (2020) 16 Rules for living with less. https://www.theminimalists.com/rulebook/

Errázuriz, Y. (21 de Abril de 2021). La Tercera. Obtenido de Minimalismo, el estilo de vida que dice que menos es más: https://www.latercera.com/paula/minimalismo-el-estilo-de-vida-que-dice-que-menos-es-mas/

ONU. (12 de Abril de 2019). Noticias ONU. Obtenido de El costo ambiental de estar a la moda: https://news.un.org/es/story/2019/04/1454161

Historia de terror: el fantasma de la UP

Después de su primer semestre en la UP, Timmy se encontraba muy cómodo en la universidad. Los exámenes parciales habían terminado, pero las siguientes prácticas calificadas (PC) estaban a la vuelta de la esquina. Le había ido muy bien hasta el momento y por ello dejó de darle importancia al resto del ciclo, pero era octubre y no contaba con que el fantasma de la UP estaba tras él.

Escribe: Lucas Izquierdo


El ambiente gris de Lima destacaba lo sombrío de la UP, y el estrés post exámenes parciales era tan abrumador que parecía tangible. Timmy no estaba preocupado; a él le había ido muy bien y se encontraba seguro de que sus notas iban a ser las más altas. Cuando le entregaron sus exámenes, vio que no se equivocaba, pues recibió varios elogios que lo hicieron sentir superior a los demás. Empezaba a creerse el mejor. 

Los días pasaban y Timmy cada vez se relajaba más, comenzó a dejar todos sus trabajos para el final y no estudiaba. Era mediados de octubre y Timmy lo sabía. Había escuchado rumores sobre un fantasma que acechaba a los alumnos en esas fechas. Uno en particular le llamó la atención: aquel fantasma que solo atacaba a aquellos estudiantes que no se esforzaban por mantenerse en la UP. Mientras el ambiente agobiante de la UP se acrecentaba con el miedo de sus alumnos, Timmy se sintió levemente alarmado, pero evitaba mostrar interés por el tema.

Durante la semana de PC, los profesores incentivaban a que los alumnos no se descuiden ni por un segundo, pues la UP es exigente. A Timmy no le importó. Llegó el viernes y tenía dos PC. Había estudiado muy poco. Al despertar, repasó todo lo que pudo e hizo unos pocos ejercicios. Se le hacía tarde. Apenas terminó su desayuno, salió corriendo para alcanzar cualquier carro. Desafortunadamente, sucedió un accidente en su ruta y llegó media hora tarde a su primer examen del día. Pese a que Timmy le rogó al profesor, este no le permitió rendir el examen y tuvieron que coordinar para dar el de rezagados. 

Timmy debía mantenerse lúcido, pues luego tenía un examen más difícil. Decidió estudiar un rato, pero adonde iba se sentía observado. Entró a la biblioteca y se sentó donde no hubiera nadie. Estuvo estudiando por horas, mas no le salía ningún ejercicio; empezaba a preocuparse. “¿Debí estudiar antes?” ”¿El fantasma estará persiguiéndome?”, se preguntaba. Al momento del examen empezó a temblar, sentía mucho frío en todo su cuerpo y escribía con dificultad. Cuando terminó, se dio cuenta de que no le había salido ni un solo ejercicio. Apenas lo entregó, salió disparado hacia el baño, y empezó a llorar silenciosamente. En ese momento, entró un profesor y lo vio. “¿Por qué lloras?”, le preguntó. Timmy no pudo responder y solo alcanzó a llorar con más fuerza. 

Cuando se sintió más tranquilo, le contó su día al profesor y lo abrazó. En ese momento, oyó risas y se alejó de golpe. El profesor había empezado a reír a carcajadas mientras se burlaba de Timmy. “¿No eras el mejor?”, le decía; mientras Timmy percibía cada vez más lo inquietante de sus risas. “Bueno, te daré otra oportunidad, no la desperdicies”, se escuchó. En ese momento, Timmy despertó. Era lunes y aún faltaban días para sus PC3. Respiró con un gran alivio y agradecido de que haya sido todo un sueño…¿o tal vez no lo fue?

 

Facebook en la economía digital

Luego de la caída de WhatsApp, Facebook e Instagram, la importancia de estas redes en la actualidad resulta innegable. Con ello, cabe preguntarnos: ¿cuál es la historia de poder de este grupo y qué implicancias conlleva?

Escribe: Adriana Cordero


Según el estudio “Digital 2021 Global Digital Overview”, realizado por las empresas We are Social y Hootsuite, Facebook es la red social más usada en el mundo, con más de 2,740 millones de usuarios activos mensualmente. Asimismo, el tercer lugar lo ocupa WhatsApp con cerca de 2,000 millones al mes, mientras que Instagram es la quinta red social más usada, con 1,221 millones de usuarios registrados a enero del 2021.

Asumiendo que un mismo usuario utiliza al menos una de estas plataformas, alrededor del 35% de la población mundial hace uso activamente de las mismas. Más aún, hoy en día, estas se han convertido más que en redes de entretenimiento y han pasado a ser un medio fundamental para el comercio electrónico y la economía digital. Ello nos brinda una primera señal del alcance de estas plataformas, pero ¿podría ir más allá?

Como se sabe, en el año 2012, Facebook compró Instagram por más de 1,000 millones de dólares. Luego, en febrero del 2014, también adquirió WhatsApp por cerca de 20 mil millones de dólares. Con ello, la compañía estadounidense se posiciona como la segunda Big Tech de mayores ingresos durante el 2020, solo por debajo de Alphabet (Google).

Estas adquisiciones permitieron a Facebook incrementar sus funcionalidades, sobre todo respecto al e – commerce, con Facebook Marketplace o Instagram Shopping. No obstante, también ocasionó una serie de denuncias judiciales al CEO de la compañía, debido a conductas anticompetitivas en la industria digital. Asimismo, vuelven a surgir las acusaciones por las violaciones a la privacidad del consumidor. Así, resulta cuestionable el efecto del poder de este conglomerado en la economía digital.

Esta red nos provee de herramientas útiles para el desarrollo de diversos sectores, sobre todo en favor de los micro – empresarios, y además permite impulsar la innovación tecnológica que contribuye al desarrollo continuo de más herramientas. Sin embargo, en este contexto, la regulación de la competencia y las prácticas en favor del consumidor resultan cada vez más complicadas. El desarrollo de algoritmos y otros métodos -que buscan tener una mayor información del consumidor y resulta imprescindible de discutir y considerar en sus preferencias- tienen un lado más oscuro que la legislación actual.

7 creepypastas más terroríficos que tu semana de parciales

Cuando era un niño odiaba las películas de terror. Vi Chucky: el muñeco diabólico 3 en televisión nacional y quedé traumatizado por un par de años. Lo extraño de ese evento es que, pese a los múltiples momentos en que sentí miedo (o debí sentirlo), no pude apartarme del televisor hasta que el film acabara. Te aterra, pero no puedes dejar de verlo. Es el llamado del vacío.

Escribe: Moissan del Aguila


Eventualmente, y sin pensarlo mucho – supongo que para combatir mis miedos – empecé a leer historias de terror en Internet. Había una que otra página web que se encargaba de recopilar creepypastas, relatos de usuarios (en su mayoría desconocidos) subidos a las redes para el goce de sus lectores. 

Para los menos entendidos en la materia, un creepypasta, es, en esencia, una historia de terror hecha para Internet. Es la versión moderna de las leyendas urbanas que los niños y jóvenes se contaban entre ellos. En lugar de asesinos que acosan niñeras y fantasmas de la carretera, te encuentras con episodios perdidos de tus series de la infancia, videojuegos malditos, Patos Lucas asesinos e imágenes de perros sonrientes. Grandes personajes nacieron de este subgénero de la literatura de terror: Jeff the Killer y Slenderman, para nombrar a quienes fueron sus rostros más emblemáticos.

Dado que es octubre, he recopilado en este artículo algunos de los creepypastas que más me impactaron. Algunos de ellos ya deben haberlos leído o escuchado (existen varias narraciones de estos en YouTube). Además, ante tantas novelas de terror -entretenidas, pero que no producen sustos- y películas repletas de jumpscares, los creepypastas representan una alternativa ideal para aquellos momentos en los que, por alguna extraña motivación, desean sentir correr por sus venas la adrenalina. Después de todo, la mente humana es capaz de dar forma a aquellas cosas que más nos aterran.  

1999

Ya en sus veinte, Elliot escribe en su blog sobre un incidente que ocurrió en su infancia, pero cuya gravedad no reconocería sino hasta ahora. Caledon Local 21 era un canal local de la zona de Caledon, Ontario. Funcionó por unos cuantos años y emitía segmentos de bajo presupuesto -hechos por una sola persona, quizá-. Su programa estelar era “El sótano del Señor Oso”, en el cual su anfitrión, una persona en traje de oso, invitaba a niños a su casa para jugar con él. Elliot casi se convierte en uno de sus invitados. ¿Quién es el Señor Oso? ¿Por qué se dejó de transmitir el show? ¿Qué pasó con todos los niños que aparecían junto a él? 

Puede leerse aquí:

[Español]: https://caledon-local-21.fandom.com/wiki/1999:_Creepypasta_(Spanish) 

[Inglés]: http://slack-lalane.blogspot.com/2009/11/post-1999.html 

Abandoned by Disney 

ABANDONED BY DISNEY Creepypasta - Fun Size Horror

El autor de un blog decide contar su macabra experiencia en el Palacio de Mowgli, un resort de Disney construido cerca de Emerald Isle, Carolina del Norte, a finales de los 90. El resort sobrevivió por una corta temporada. Luego, enfrentó el destino de muchos otros parques temáticos: el abandono absoluto. Pero, ¿qué motivó el cierre de un proyecto tan costoso? ¿Quién escribió las pintas “Abandonado por Disney” en cada rincón del lugar? ¿Qué es lo que Disney ha tratado de ocultar?

Puede leerse aquí:

[Español]: https://creepypasta.fandom.com/es/wiki/Abandonado_por_Disney 

[Inglés]: http://www.creepypasta.org/creepypasta/abandoned-by-disney-2 

Borrasca 

A los 9 años, Sam Walker se muda con su familia a Drisking, Missouri. Rápidamente se hace amigo de Kimberly y Kyle, quienes le contarán sobre la historia de la ciudad y el misterio que acarrea un lugar en las montañas llamado Borrasca. Ahí no solo viven los hombres sin piel, sino que “cosas malas” también suceden. ¿Son estas historias sólo leyendas infantiles? ¿Qué provoca los chirridos metálicos que se escuchan en todo el pueblo? Y, ¿qué hay detrás de las desapariciones de los niños y adolescentes de Drisking?

Puede leerse aquí:

[Inglés]: https://ck-walker.com/2016/04/12/borrasca/ 

Puede escucharse aquí:

[Español]: https://www.youtube.com/watch?v=_RpImxvHAXA&t=4652s  

Candle Cove 

¿Recuerdas todos los programas que veías de niño? Sin duda es uno de los creepypastas más populares, incluso ha sido adaptado para la televisión. La historia es presentada como un foro de discusión en Internet, en el cual tres usuarios discuten sobre un viejo show infantil: Candle Cove. Transmitido a inicios de los setenta por un canal local, el programa quedó grabado en la memoria de su pequeña audiencia debido a sus perturbadores personajes y episodios de pesadilla. “No puedo creer las cosas que nos dejaban ver antes”, sentencia uno de los usuarios. La revelación final, de la boca de la madre de uno de ellos, es demoledora.

Puede leerse aquí:

[Español]: https://creepypastas.com/candle-cove.html 

[Inglés]: http://ichorfalls.chainsawsuit.com/ 

The Chatroom 

La conversación de un grupo de chicos en una sala de chat se torna macabra luego de que uno de los usuarios les cuenta la leyenda de SFTSmile, una persona que murió mientras chateaba. ¿El siguiente en morir será uno de ellos? 

Este fue uno de los primeros creepypastas que leí, además de ser el único en la lista que fue escrito originalmente en español. La historia es relatada en formato de mensajes que se mandan los diversos usuarios en un chatroom. Si bien este concepto es algo desfasado, el relato no ha perdido su efectividad para asustar al lector. Si les gustó la película Unfriended, este creepypasta les promete una experiencia similar. 

Puede leerse aquí:

[Español]: https://creepypasta.fandom.com/es/wiki/The_Chatroom  

The Smiling Man

Apareció por primera vez en r/LetsNotMeet, una comunidad de Reddit que comparte encuentros escalofriantes con gente con la que no les gustaría volver a cruzarse. El autor de esta historia disfrutaba de dar paseos nocturnos por la ciudad, hasta que se topa con un hombre alto, delgado y de una ancha sonrisa. A diferencia de otros creepypastas, esta no parece ser una historia ficticia. 

Puede leerse aquí:

[Español]: https://creepypasta.fandom.com/es/wiki/El_hombre_que_sonrie 

[Inglés]: https://www.reddit.com/r/LetsNotMeet/comments/rvzaq/the_smiling_man/ 

Puede verse aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=hD5hYfZmdwY 

Psicosis

“¿Has visto a alguien cara a cara últimamente?”

Tras algunos días sin salir de su diminuto apartamento, John empieza a sentir que algo raro está pasando. No ha recibido mensajes ni llamadas de sus amigos y no ha visto a una sola persona en varios días. Si bien intenta creer que sus temores son infundados, su instinto le impide salir de casa. Aislado y amurallado, su cabeza empieza a dibujar teorías sobre lo que ocurre allá afuera. ¿Debería tener miedo? 

Un creepypasta algo largo, solo superado por Borrasca y 1999, Psicosis es la demostración de que el terror psicológico puede ser aún más terrorífico que cúmulos de sangre, tripas y eventos paranormales. Un relato ideal para cuando se quedan solos en casa. 

Puede leerse aquí:

[Español]: https://creepypastapedia.fandom.com/es/wiki/Psicosis 

[Inglés]: https://www.creepypasta.com/psychosis/

Disculpe, ¿le puedo dar un puñete?

Formalmente, pretendo anunciar en este artículo mi propuesta de una herramienta novedosa para todo aquel que se encuentre escribiendo la Historia del Perú: el puñete. 

Escribe Juan Diego Zapata Diaz.


Antes del planteamiento formal, empecemos por mostrar por qué es posible y necesario embarcarse en la tarea de cambiar (o añadir) una herramienta al entendimiento nacional. La historia es sin duda un invento humano, un ejercicio refinado con los años, que nos ayuda a tener memoria. Conviene entonces empezar por analizar minuciosamente esta sospechosa “memoria”. 

Radiografía a la memoria

Una de las primeras personas en notar este hecho, o al menos el más incisivo, ha sido el lingüista peruano Mario Motalbetti. Él señala que una de las consecuencias de la memoria perversa es hacernos creer que podemos recordar lo que pasó como si la memoria fuese un puente a una realidad pasada objetiva. Si “lo” recordamos entonces “lo” pasó. Sin embargo, en el fondo, sabemos que esto no es así. Usaré la primera prueba que presenta Montalbetti en 2014: 

“Cuando se nos pide recordar, se nos pide “hacer memoria”. Este es un dato gramatical que revela una intuición fundamental de los hablantes: hacemos memoria. Es decir, la fabricamos. Y yo diría que de la misma manera en que hacemos una casa; a pedido como para satisfacer nuestros deseos personales: lo queremos con dos dormitorios, una sala, baños (…)”. (p.20) 

Esto debería advertirnos de entrada que confiar en la memoria es algo que debe hacerse con mucho cuidado, pues no es otra cosa que confiar en algo que hemos fabricado. Entre otras cosas, el ser humano es Homo faber. Hacemos cosas. Entre ellas, memorias. 

Análisis de sangre a la Historia del Perú

Existe otra intuición de Montalbetti que me ayudará a exponer la posibilidad de una nueva herramienta y que sigue el siguiente razonamiento. Primero preguntémonos ¿Qué hace que algo sea parte de la Historia del Perú? Solemos responder, circularmente, “debe ser un hecho histórico” o “importante”. Pero, ¿qué es eso? Supongamos que yo en este momento levanto mi mano derecha; ¿este acto forma parte de la Historia del Perú? Probablemente no. Ahora supongamos que levanto mi mano con una piedra y se la tiro al Arzobispo de Lima y le parto el cráneo. ¿Sería ese acto parte de la Historia del Perú? Probablemente sí. La pregunta es: ¿quién lo decide? La Historia del Perú está formada por una serie de actos que a unos personajes (los historiadores) les parece que deben ser parte de la Historia del Perú. Hay criterios, sin duda. Pero, no hay nada objetivo en que un hecho tenga que ser parte de la Historia del Perú y otro no. Por esta razón Montalbetti sentencia: “si cambiamos de historiadores, cambiamos de Historia”. 

Pues bien, justificada la hazaña que se está emprendiendo en estas hojas, comencemos por meditar sobre el puñete. 

El puñete como acto íntimo 

Nada puede seguir igual después de un puñete. Por definición, el puñete agudiza el caos del momento y cambia el rumbo de las relaciones, discusiones y eventos, marcando (además de un moretón), un hecho insoslayable, innegociable en el presente mientras que ocurre. En efecto, un puñete abre una herida en el tiempo que nos trae de golpe al ahora. 

Los humanos hemos dado puñetes durante años, pero no se les ha prestado la atención debida. Y es que este acto pertenece al ámbito de las cosas que no suelen decirse. En la modernidad son pocas las cosas que pertenecen al terreno de lo íntimo. Por lo general, los actos más primitivos se suelen mantener en la intimidad como comer o realizar una actividad sexual. Sin embargo, el Instagram y la pornografía han desterrado a estos actos de lo privado. 

Sin embargo, los puñetes aún se suelen mantener en secreto. Todos tenemos uno guardado que nos cayó, que dimos o que deseamos dar alguna vez. Los puñetes que nunca llegan, los puñetes premeditados, los puñetes necesarios y los puñetes injustos. Hay de todo tipo. Es en la capacidad de “pívot” o punto de quiebre, inevitable y conclusivo, en la que reside el potencial del puñete en la historia. 

El puñete como acto público peruano

En la Historia del Perú (espero que ahora lea con sospecha la palabra anterior), han ocurrido algunos puñetes famosos. Por ejemplo, el puñete que Mario Vargas Llosa le dio a Gabriel García Márquez en el ojo izquierdo en el vestíbulo del Teatro del Palacio de Bellas Artes en 1976.  Hubo varios testigos; sin embargo, existen varias versiones sobre lo que ocurrió después del puñete. La versión más adecuada para los dos genios literarios es que García Márquez le extendió la mano para saludarlo solo para recibir el irrevocable puñetazo de Vargas Llosa. García Márquez, quien esperaba un saludo más amable, había caído al piso. Hubo un silencio ensordecedor en la habitación, tras lo cual, García Márquez se paró sin decir una palabra y le volvió a extender la mano. 

Un segundo puñete famoso es aquel que aconteció sobre la cara del congresista Ricardo Burga durante las marchas contra el gobierno de Manuel Merino. En este último caso, el puñete sucedía a la par del descontento ciudadano a escala nacional y marcaba un antes y un después en términos de indignación en la política peruana. El puñete de Vargas Llosa, marcaba el final de la amistad entre ambos escritores, pero también ocultaba la divergencia de opiniones ideológicas y el cobro frío de una venganza que se demora en suceder. 

Es difícil encontrar registro de más puñetes pese a que a diario se reparten cientos a escala nacional. Seamos claros en algo, un puñete constituye una violación flagrante de la individualidad y debe ser desincentivado para construir una sociedad democrática y justa para sus miembros. Lo que se propone aquí no es en el sentido de un subsidio a los puñetes, sino más bien, analizar, documentar e interpretar exhaustivamente aquellos puñetes que acontecen. La porción de realidad y lugar en la memoria que se puede extraer de un puñete puede ayudar a escribir mejor la Historia del Perú. 

Imaginemos nuestra historia republicana y colonial contada añadiendo aquellos puñetes que ocurrieron entre amigos, entre ciudadanos y políticos, aquellos puñetes que alguna persona deseó dar, pero no dio o los puñetes que llegaron tarde, pero llegaron. Es un pedazo de información que se nos escapa o dejamos escapar del imaginario colectivo. ¿Y si reescribimos la historia a puños?

Desearíamos que los puñetes se repartieran preguntando: “disculpe, ¿puedo darle un puñete?” o al menos que se anuncien diplomáticamente como: “perdón, tengo que meterle un puñete”. De ser así, resultaría más atractivo para los académicos utilizarlo, sin embargo, se perdería gran parte del potencial explicativo del inesperado puñete. 

Sobre los futuros puñetes 

Si realiza el ejercicio de preguntarse ¿cuándo fue la última vez que dio un puñete? o ¿cuándo fue la última vez que deseo dar un puñete?, notará el potencial explicativo que este tiene. Si por alguna razón usted piensa, luego de esto, darme a mí un puñete, le pediría que sea breve, decisivo y que no me dé explicaciones. Sin embargo, estará en la obligación de entregarme la documentación exhaustiva desde la concepción hasta el golpe final, al menos por cortesía. 

Referencias: 

Montalbetti, M. (2014). Cualquier hombre es una isla. Ensayos y pretextos. Lima: Fondo de cultura económica.

¿Vuelta a clases este 2022?: Entrevista a Felipe Portocarrero

En esta oportunidad, Boceto pudo acceder a una entrevista exclusiva con nuestro rector Felipe Portocarrero, quien nos pudo contar un poco más sobre los datos preliminares del regreso a clases para este 2022 y el Plan de Retorno a Clases que se tiene preparado para que los estudiantes asistan a clases de manera óptima y preservando su salud ante la aún presente pandemia.

Escribe Bertha Mendoza y Claudio Ruiz

Foto Gabriel Amable


Para muchos, el regreso a clases puede ser un evento muy esperado; si bien hemos podido adaptarnos a las clases virtuales, recorrer las instalaciones de la universidad y compartir el salón con los compañeros de clases y docentes son factores esenciales que enriquecen nuestra experiencia universitaria. A tres meses de finalizar el año, con una vacunación que cada vez alcanza mayores grupos etarios, las clases presenciales o semipresenciales no parecen estar tan lejanas. Por ello, Boceto se contactó con el rector Felipe Portocarrero, a fin de conocer algunos detalles sobre lo que la Universidad del Pacífico está preparando para que los estudiantes puedan volver a las aulas.

Buenos días rector y gracias por concedernos la entrevista. Para comenzar, nos gustaría saber un poco sobre cómo afectó la pandemia a la asistencia a clases.

Antes de compartirles algunas cifras y para explicarlo mejor, quiero señalar que se ha acuñado un nuevo término en la Dirección General de Educación Superior (DIGESU) del MINEDU: la tasa de interrupción, que es el número de estudiantes que, durante la pandemia, han suspendido su involucramiento con la universidad. 

A nivel nacional, por la pandemia, durante el semestre 2020-I la tasa de interrupción incrementó de 5.7 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 18.3%, cuando en el 2018-II y el 2019-II las tasas eran de 14.2% y 12.6%, un incremento importante y generado por los problemas de conectividad, quiebras presupuestales familiares, etc. 

Curiosamente, las universidades privadas han presentado una tasa mayor que las universidades públicas, pues en el 2020-I la tasa de interrupción creció en 7.8 puntos porcentuales, alcanzando un 22.3% en universidades privadas; mientras que en universidades públicas creció en 1.2 puntos porcentuales a 9.9%, lo que nos muestra que en las universidades públicas los estudiantes sobrevivieron mejor a la pandemia. Todos estos son datos oficiales publicados en el Plan Nacional de Emergencia del Sistema Educativo Peruano, como parte del DS 014-2021-MINEDU.

Sin embargo, hay que recordar que, en el 2020, las universidades públicas no estuvieron preparadas para las clases virtuales dado el confinamiento; en cambio, en la UP realizamos la conversión en 10 días -un trabajo que nos sacó canas verdes. Las universidades del Consorcio logramos salir a flote, mientras que las instituciones públicas comenzaron tarde.

Sobre este plan educativo, ¿bajo qué bases o fuentes se está armando?

Desde hace varios meses, la metodología con la que estamos elaborando nuestro propio plan educacional proviene de una fuente externa y una interna. La fuente externa consistió en pasar horas investigando cómo estaban procesando el retorno a la presencialidad las universidades de América del Norte y Europa. Debo confesarles que más complejo resulta el retorno a la semipresencialidad que el esfuerzo que nos significó volcarnos a la virtualidad, pues debemos considerar más variables relacionadas al entorno, lo que resulta muy complicado.

La segunda fuente de aprendizaje (fuente interna) ha sido observar a nuestros colegas, a universidades aliadas cercanas como los propios miembros del Consorcio de Universidades (PUCP, UPCH, UP y UdeL), ya que, a diferencia de la UP, han debido habilitar el ingreso progresivo bajo aforos limitados para que los estudiantes puedan hacer uso de sus laboratorios.  

Entonces, como fruto del estudio de las fuentes externas e internas, las consultas cruzadas y de analizar el benchmarking, hemos elaborado un Plan de Retorno a Clases que ha sido presentado al Consejo Académico. Sin embargo, hasta el día de hoy, sigue recibiendo ajustes, ya que diseñar el plan es una cosa muy distinta a lo que puede presentarse al ejecutar una clase “prototipo”, pues al realizar simulaciones en el aula de manera directa, surgen problemas que solo pueden ser detectados al estar allí mismo.

Entonces, ¿qué es lo que nos espera el próximo año según los lineamientos generales?

Lo que se planea para el 2022 es una mezcla de clases híbridas y clases remotas. Por un lado, las clases remotas son lo que los alumnos ya conocen, lo que tenemos desde 2020 y con lo que continuaremos hasta finales de 2021. Por otro lado, la clase híbrida supone una presencialidad más acotada o limitada en el aula, un aula que posee una serie de regulaciones y parámetros específicos, y que consistirá en un salón de clase con presencia de jóvenes en el aula y simultáneamente de manera remota. Es algo que se ha implementado a nivel mundial, ya que no se puede regresar de manera plena a las aulas, pero tampoco podemos seguir manteniéndolos alejados de la experiencia universitaria, algo irremplazable por la virtualidad.

Suponiendo que se detecte algún contagio, ¿qué medidas adoptará la universidad?

Si se detecta alguna persona contagiada, se utilizará una app específica para hacer la correspondiente trazabilidad, encapsular el aula, comunicar a quienes hayan tenido contacto con la persona contagiada y poner en marcha los quince días de cuarentena, para luego retomar las clases bajo la modalidad híbrida. Si se trata de casos aislados, no se cerrará toda la universidad. Por eso, es importantísimo que el aforo sea pequeño, de manera que la trazabilidad sea factible e impecable, en la medida de nuestras posibilidades, desde que los alumnos ingresan a la universidad. 

¿Cómo se decidirá con qué cursos se comenzará el plan?

Los criterios que hemos pensado para la elección de cursos (1) son la metodología que emplean, para analizar el requerimiento de esta presencialidad; (2) que los objetivos del aprendizaje se logren en una clase híbrida; (3) también priorizamos la salud, y (4) que los cachimbos con sus cursos de nivelación sean los primeros en retornar a las aulas.

Tenemos dos promociones que llevan cumpliendo más de un año sin pisar la universidad. Luego verán que, con las proyecciones que hemos realizado, los ingresantes de 2020 y 2021 sí podrán regresar a la universidad para el 2022-II. Creemos que hacia mediados del 2022 se va a poder abrir no la presencialidad plena, sino al 80% o lo que permita la normatividad vigente en ese momento. Se ha pensado, además, que los que están por egresar también tengan una cierta priorización -no se pueden despedir con una manito virtual-.

El número de cursos que podrán ser dictados de manera híbrida será determinado en función del aforo y los protocolos de seguridad exigidos por el MINSA. Nosotros de manera prudente hemos decidido un 30% de aforo dado nuestro cálculo según los metros de distancia seguros (2 metros) y la capacidad de las aulas.

¿Y cuáles serán los protocolos de acceso a las aulas?

Hemos diseñado un protocolo general de ingreso para el flujo de estudiantes y protocolos específicos para pregrado, la escuela preuniversitaria, postgrado y para el centro de idiomas CIDUP.

Dado que cada pabellón de la UP posee características distintas, se decidió identificar los mejores espacios para el tránsito de personas y delimitar los procedimientos de bioseguridad para el desempeño óptimo de las clases.

Asimismo, tenemos bloques horarios en los que 315 estudiantes pueden entrar y salir. Se planea que las clases terminen 10 o 15 minutos antes para la limpieza, ya que todas las aulas contarán con un protocolo de ingreso y flujo de estudiantes, un sistema purificador de aire (ionizador), que elimina virus, bacterias, y que funciona con el sistema de aire acondicionado. También contarán con alcohol gel en dispensadores, sistemas de cámara, video y audio en el interior, y medidores de CO2 portátiles. Además, hemos calculado inicialmente implementar 30 aulas para el verano, lo que requerirá de una inversión importante.

Por otra parte, previo al ingreso a la universidad, los alumnos deberán llegar con media hora de anticipación, identificarse debidamente con un documento digital que estamos creando, una app especial. Esta app es un upgrade UP Experience, cada uno tendrá un código QR que nos permitirá la trazabilidad frente al eventual contagio. Así mismo, se verificará el uso de doble mascarilla (de preferencia KN95) y medición de temperatura, y realizar la desinfección de manos y planta de los pies. Se necesita, además, un buen servicio de atención sanitaria, por lo que se implementará un tópico mucho más grande y equipado.

¿Qué es un aula híbrida?

Hemos buscado una experiencia que se aproxime lo más posible a estar presente en clase, los grupos que están diseñados son de 10 estudiantes cada semana, para que todos logren ir al aula. Además, como se va a mantener ambas modalidades de manera conjunta, quienes no deseen asistir podrán ver la clase desde su casa, no será obligatorio, solo se mantendrá el requerimiento de la vacuna para poder asistir de manera presencial.

Otro aspecto a resaltar es que, durante las actividades, todos los estudiantes contarán con servicio de atención en el tópico, atención del personal de GIIT en aulas, salas y oficinas, se tendrán espacios de atención al alumno y salas de computadoras para que algunos vayan con aforo limitado.

Queremos comentarles también, que en este momento que estamos desarrollando la entrevista, estamos excavando debajo de la zona cercana al Mäes Heller y los jardines. Estamos construyendo la enfermería y el tópico, con camas separadas, mejoras en la atención, a fin de contar con un buen servicio de atención sanitaria para nuestros estudiantes. Este proyecto está costando aproximadamente más de S/ 2.5 millones, para cuidar la salud de la comunidad universitaria.

¿Cuándo se les informará a los cachimbos?

Tenemos 840 chicos y chicas en provincia. Si parte de estos muchachos han podido mantenerse en la universidad es porque han dejado de gastar en el alojamiento, manutención, transporte, etc. Hay algunos cachimbos que son de provincia y no los vamos a hacer venir, deben mantenerse en donde están. Además, tenemos que darles la señal a los padres con tiempo, porque tienen que prepararse para un flujo de gastos que había sido suspendido. Tenemos que ir muy progresivamente para no maltratar las economías familiares, y considerar las circunstancias especiales de nuestros estudiantes provincianos. Por ello, tengan por seguro que todo se les será comunicado con tiempo suficiente para que se preparen.

¿Tienen alguna lista con nombres de profesores confirmados que estén dispuestos a enseñar en verano bajo esta modalidad?

Tenemos una lista de los profesores que ya dictaron antes. Estamos haciendo una encuesta para saber a la brevedad quiénes están dispuestos a dictar y si están vacunados, así elegiríamos a los que entran. No es difícil definirlo, pero debemos estar constantemente observando y adecuándonos a los cambios que pueda tener el plan. 

Tenemos un gran equipo en la UP. En este tiempo hemos crecido y hemos madurado en nuestras capacidades institucionales; claro, hemos envejecido unos años de nuestra vida cronológica, por la responsabilidad y el estrés que hemos tenido que enfrentar. Ustedes desde luego lo han vivido y eso les ha pasado la factura en términos de su salud mental. Por eso, a iniciativa de la UP, en el marco del Consorcio de Universidades, hicimos la primera encuesta de salud mental del Perú, y probablemente de muchos países de América Latina. Los resultados en términos e impacto de la pandemia sobre los hábitos de estudio, alimentación, recreación, descanso y salud mental han sido sorprendentes. En las próximas semanas estaremos haciendo de conocimiento público los resultados de este esfuerzo. Queremos estimular que otras universidades del Perú, públicas y privadas, con o sin fines de lucro, le otorguen una mucho mayor atención a lo que ha pasado con los estudiantes desde el punto de vista de su salud mental.

Si lo miran en una perspectiva de largo plazo, la pérdida de aprendizaje en la educación básica es tan terrible que ya hay estimados que indican que en los próximos años los muchachos y muchachas que han atravesado la pandemia tendrán un menor ingreso esperado de entre el 10 y el 20% en términos monetarios. Desde luego, la situación es más grave si le prestamos atención a las habilidades blandas no desarrolladas y a los aprendizajes perdidos o, en el mejor de los casos, insuficientemente logrados. Adicionalmente, quienes han terminado sus estudios secundarios y están entrando a la universidad lo están haciendo con serios déficits de aprendizaje. Estamos frente a una situación muy compleja, cuyas consecuencias las iremos viendo con el transcurrir del tiempo.

Al final de la entrevista, el rector no quiso despedirse sin antes resaltar que, desde el inicio de la pandemia, la Universidad del Pacífico ha trabajado sin interrupciones por preservar el bienestar de sus estudiantes y evitar que su educación se detenga. Así mismo, reafirma su compromiso (y el de todas las autoridades) con la comunidad UP, en nuestra formación como líderes responsables para el mundo.

Borra tu correo: un paso para salvar el planeta Tierra

“Cuida el medio ambiente, no imprimas este correo” es una frase que hemos visto en más de una ocasión y nos ayuda a reducir el consumo de papel, pero en la realidad no es la solución perfecta ¿por qué?

Escribe Yomara Huamán de Acsos


Hoy vivimos en un mundo donde la información abunda y es proporcionada por diversos medios de comunicación tales como televisión, redes sociales, correo, etc. Si bien todo este contenido puede ser importante y contribuir con el aprendizaje, se debe priorizar qué información es guardada porque su acumulación provoca el consumo innecesario de energía. Esto contamina la naturaleza por las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), debido al uso de los combustibles fósiles para la generación de electricidad.

Por lo tanto, es necesario que la población identifique cuál información guardar. Un ejemplo son los emails, que requieren energía para enviarse y almacenarse en la bandeja de entrada. Algunos de estos correos son importantes (oportunidades, trabajo, comunicación), mientras que otros no lo son (publicidad que no te sirve, spam, actualizaciones de temas que no te interesan, correos antiguos). Aunque los primeros sean de utilidad, luego de cierto tiempo pueden dejar de tener importancia y se vuelven parte del segundo grupo mencionado.

Es muy probable que una persona tenga emails de publicidad en su bandeja de entrada que no ha leído (ni leerá), pero que tampoco ha pensado en borrar. El almacenamiento de estos correos consume energía de los servidores de las respectivas empresas que ofrecen el servicio y, aunque el impacto es menor que al utilizar papel, todavía existen emisiones de GEI que se generan debido a estos correos que ya no sirven.  Entonces, el consumidor debe ser responsable de eliminar los correos que ya no necesite. También puede dejar de suscribir a la publicidad para evitar la acumulación del contenido. Cada vez que se borran 500 emails, se eliminan 175 gramos de dióxido de carbono (CO2). De no ser eliminados, este CO2 impactaría negativamente en el planeta pues forma parte de los gases responsables del efecto invernadero, el cual tiene como consecuencia el sobrecalentamiento global.

Si bien el acto de eliminar un correo no deseado puede parecer pequeño, su contribución en conjunto es gigante. Cuando se trata de ayudar a la lucha contra el cambio climático, toda acción cuenta. Entonces ¿qué esperas para eliminar los correos que no necesitas? (también aplica para esos mensajes que aún no ves).

Hola, ¿quién soy? No sé… se me olvidó

who am I

Al momento de conocer a alguien nuevo, en una entrevista de trabajo o en cualquier encuentro, siempre se da la típica pregunta de “¿quién eres?” Sin embargo, ¿alguna vez te has puesto a reflexionar sobre quién realmente eres? Por ejemplo, ¿qué dices cuando tienes que presentarte? ¿Tienes preparado un speech o fluye naturalmente?

Escribe: José Antonio Amable

El filósofo y psicólogo William James dijo que cuando te encuentras con alguien, en realidad es una reunión de seis personas: las que cada uno piensan que son, las que cada uno piensa que el otro es y las que realmente son. De hecho, de esas seis, quizá las más intrigantes son las dos últimas, “las que realmente son”, pues definir tu identidad es complicado. Es más, ahora mismo que lo pienso diría: “Soy José Amable y soy quien escribe este artículo”. Sin embargo, ¿esa respuesta bastará para definir quién realmente soy? Pregunta complicada de resolver, ¿no?

No quien, sino qué

En entrevistas de trabajo, cuando te toca presentarte en algún chat o reunión, nunca falta la pregunta sobre quién eres. Sin embargo, no  es esa la cuestión, dado que fundamentalmente se aborda la pregunta de manera errónea. No es “quién eres” realmente, sino “qué tipo de cosa eres”.

Ahora bien, lo anterior no debe malinterpretarse por la simpleza de reducir la descripción de uno dado que la reorientación va por un sentido más profundo. Al responder la pregunta, no se puede dejar otras como de dónde venimos y a dónde vamos. Así, la respuesta debería basarse en que uno es sus recuerdos, experiencias, creencias, proyectos y deseos. En consecuencia, si se junta todo eso, obtenemos que uno es una colección ordenada de todas esas cosas. No obstante, ¿es suficiente eso para definir quiénes somos?

Una persona, ¿múltiples identidades?

Puede haber muchas piezas en el rompecabezas que conforman nuestra identidad. Además, se puede tener identidades diferentes que incluso chocan con otras. De hecho, muchas veces debes haber presenciado o sentido que alguien se comporta como una persona distinta en casa y fuera de ella. Ello es un claro ejemplo de eso.

Inclusive, ¿alguna vez has sentido que actúas como si tuvieses múltiples personalidades? No te preocupes si te has vivido algo así pues el filósofo Bagginni afirma que los seres humanos somos muy buenos para tener ideas contradictorias de nosotros mismos, si tenemos el incentivo para hacerlo. En efecto, él concluye que la identidad es muy fluida, no tiene que ser igual de momento a momento. Es decir, uno no puede encasillar la descripción de uno solo en ciertos aspectos. Así, él afirma: “Para mí, la identidad de una persona recoge todo lo de una persona, pero que evoluciona constantemente”. Claramente, esto no llevado a extremos totalmente opuestos pues es bien sabido que todo exceso es malo. 

Cabe resaltar que lo dicho anteriormente no es una tendencia a apoyar comportamientos disonantes de una persona, sino es abrir la posibilidad de reflexionar hasta qué punto la percepción que tienen los otros de uno influye en la personalidad, identidad y más. Lo cual es, evidentemente, una muestra que el sentido de identidad no solo viene de adentro. Los humanos son seres sociales que se ven afectados en la manera en que la gente los ve y ese es uno de los aspectos por los que existen esas múltiples personalidades en uno. Por ello, es importante tener en claro que uno es la suma total de lo que piensan de ti, lo que uno piensa de sí y lo que aspira a ser. 

¿Quién tú eres?

Ahora es tu turno. Después de haber leído el artículo, te toca contar qué define tu identidad. ¿Qué hace qué tú seas tú? ¿Crees que influye tu lengua, tus  costumbres,tu idiosincrasia y algo más? Es más, trata de definir quién eres tú en no más de tres oraciones, pero recuerda que independientemente de lo que respondes siempre serás tú el que determine lo que eres puesto que nadie te conoce más que tú. 

 

La vida es un instante

Vivimos una etapa de la vida en la que el tiempo parece ir cada vez más rápido, comenzamos a tener más responsabilidades, otras metas y muchos sueños por cumplir. Vamos a seguir creciendo y no lo podemos detener, lo cual puede ser tan emocionante como frustrante. Por ello, siempre es bueno detener un minuto esta carrera a 100 km/h y meditar un poco sobre todo, como cuando éramos niños.

Escribe Claudia Sánchez Vela


Muchas veces entre los estudios y otras responsabilidades se suele dar muy poco o nada de prioridad a la imaginación y a la creatividad. Algunos suelen hasta soñar despiertos con los pendientes que tienen por hacer. Sin embargo, cuando uno se toma un break se puede escuchar los comentarios de “no se dedica a hacer cosas importantes”, inclusive uno mismo se puede dar el autocomentario de “debería estar haciendo otra cosa”. Algo que se debe interiorizar es que hacer lo que te gusta jamás será una pérdida de tiempo y más aún, dedicarte tiempo para ti. Correr, saltar, bailar si te provoca, todo es válido y no existe edad, tiempo, ni cierto nivel de madurez para dejar de hacerlo.

“Todas las personas mayores fueron al principio niños,

aunque pocas de ellas lo recuerdan”

Otra cosa que se suele decir cuando uno crece es que debes dejar de fantasear y comenzar a ser realista. Muchas veces te vas a cuestionar lo que es para ti, que si el enfoque que le estas dando a tu vida es o no el que siempre imaginaste. Puede que las cosas se den como deseas, sin embargo no necesariamente esto será así todo el tiempo. No obstante, esta no es razón para que te desanimes o para que dejes de luchar por lo que quieres. La vida se trata de muchas pruebas y tienes que aprender a superarlas. Ser optimista ante cada situación o incluso a veces idealista siempre va a ser clave.

“Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. 

Renunciar a todos tus sueños solo porque uno de ellos no se cumplió.”

Por fortuna o por desgracia, crecer también conlleva un nuevo mundo de emociones, que la verdad cada vez son más y más. Muchas veces las vas a amar y otras simplemente las vas a odiar o nunca entenderas. Inevitablemente estas te harán tomar decisiones, las cuales van a terminar teniendo consecuencias. Estas pueden ser de 2 tipos: buenas o malas. Algunas te harán sentir muy orgulloso, como habrá otras de las que puede que te arrepientas. Llorarás, reirás, pero finalmente lo más importante es que aprenderás.

“Eres el dueño de tu vida y tus emociones,

para bien y para mal.”

Finalmente, lo más importante de todo: tienes que aprender a disfrutar de cada momento. La vida va a seguir cambiando y no lo vas a poder detener. Muchas personas y momentos pasaran y seguro que dejarán huella. Sin embargo, nunca dejes de ser fiel a ti mismo y a lo que crees. Eres único y eso es lo que te hace especial, por más cliché que suene. Así que abróchate el cinturón que esta carrera recién comienza. Procura no perderte ni un detalle. Ama cada momento y vívelo como si fuera el último, pero también como si fuera el primero, porque cada minuto cuenta.

“He aquí mi secreto: solo con el corazón se puede ver bien;

 lo esencial es invisible a los ojos.”

 

Artículos recientes