Conociendo Voluntariados: Paso a Paso

0
292

Paso a Paso es una organización sin fines de lucro que tiene como principal motivación llevar educación financiera a todo el Perú. Fue creada por Daniela Chavarría y Camila Garate, ambas estudiantes de la UP, con quienes nos reunimos para la elaboración de este artículo.


¿Qué es Paso a Paso? ¿A qué se dedica y en qué está enfocada? ¿Cómo trabaja?
Camila:
Es un programa de cinco semanas. Es una clase a la semana, la cual dura de 40 a 45 minutos. En cada clase se toca un tema distinto y estos son: ahorros, préstamos, seguros, pensiones e inversiones. Es educación de joven a joven y son 2 voluntarios por clase, para que siempre estén acompañados. Antes de cada clase se toman 4 o 5 preguntas para ver en qué nivel están ingresando y al finalizar la sesión se les pide a los chicos que hagan una pequeña infografía sobre lo que han entendido de los diversos temas. Estas infografías las llevamos a colegios que ahora no tienen acceso a internet, para que también dispongan de la información. Así, se complementa más la educación de joven a joven, pues los que reciben las infografías son chicos de su misma edad.

¿Cómo nació la idea?

Daniela: Principalmente, nosotras dos somos las fundadoras: Camila y yo. Ambas tuvimos la idea. Un día Camila me envió un WhatsApp, me dijo que quería hacer una ONG para aportar su granito de arena de alguna forma. Nos conocemos desde los primeros ciclos y siempre habíamos pensado en hacerlo. A las dos nos encanta todo lo que tiene que ver con finanzas y nos vamos a quedar en este sector trabajando. Entonces, pensamos en cómo hacer una ONG en base a lo que ya sabemos. Así, yo pensé que en mi etapa escolar, me hubiese agradado saber, aunque sea un poco, de todo lo que sé actualmente; y Cami me dijo que a ella también le hubiese gustado saber acerca de cómo funcionan los intereses, los bancos, en dónde ahorrar, sobre las AFP, temas que ahora entiendo gracias a la universidad. Hubiese querido que en el cole le hubieran dedicado un poquito más de tiempo a temas de finanzas personales o algo relacionado con finanzas.

Entonces, empezando a indagar, nos dimos cuenta de que esto era lo que faltaba, pero al mismo tiempo ya había iniciativas que hablaban sobre finanzas enfocadas para escolares. Investigando más sobre estas, pensamos que nuestra ventaja competitiva frente a otros programas de inclusión financiera o de finanzas personales es que lo enseñamos de manera dinámica, práctica, en un lenguaje sencillo y, sobre todo, de joven a joven, de manera que les genere más confianza a los escolares. Creo que una de nuestras metas principales es que, tanto un chico que vaya a estudiar una carrera no relacionada a las finanzas, así como un joven que vaya para finanzas o economía, tengan ambos el mismo conocimiento básico sobre finanzas personales al terminar el colegio. También otra diferencia que Camila identificó fue verlo como un “te voy a enseñar a ser adulto”, no tanto como un programa de finanzas, sino como un programa necesario básico para lo que sea que hagas en esta etapa de tu vida. Porque, quieras o no, lo vas a tener que enfrentar al cumplir 18 y, al mismo tiempo, te lo vamos a enseñar de manera práctica, dinámica y en 40 minutos. No vamos a saturarlos de texto ni vamos a tomar evaluaciones. Te lo vamos a enseñar de manera que se te quede en ti.

Camila: También se complementó con la coyuntura de ese momento en el cual Perú estaba debatiendo sobre los retiros de las AFP, topes en los intereses, controversias que vemos actualmente. Pensamos que a veces las personas apoyan estas iniciativas cuando en realidad son perjudiciales para ellos. El mejor momento para actuar es cuando están en el colegio, en esta etapa es cuando más aprenden y absorben los estudiantes, según estudios que leímos. Otro punto que quería complementar es el enfoque práctico que le damos. Por ejemplo, cuando tratamos sobre ahorros, uno de los diversos temas que abarcamos, usamos una página llamada “Comparabien” y les mostramos las diferencias entre los bancos respecto a este tema. Entonces, no nos quedamos en la teoría, lo aterrizamos a la realidad del Perú para que ellos también vean y se vayan haciendo una idea de qué es ahorrar en una caja o en un banco, porque desde esa edad uno ya puede abrir su cuenta.

Enseñamos a que puedan interpretar lo que encuentran, ya que siempre la gente se asusta cuando ve TEA, tasas de interés, etc. Mostrarle de manera práctica y cómo escoger, cómo interpretar, y más. Hicimos una revisión de literatura masiva. En uno de los papers, se llegaba a la conclusión que al final las personas que tienen bajos low skills, o bajo capital humano, son las que se ven más beneficiadas y tienen mayor probabilidad de aplicar las prácticas financieras, como por ejemplo, ordenar sus ingresos, separar ingresos del negocio de los personales, ahorrar, etc. Estas prácticas tienen más probabilidad de realizarse con la enseñanza del programa más simplificado. Esto es muy importante porque los que están en el colegio tienen muy pocos conocimientos sobre estos temas, entonces enseñarles este tipo de programas simplificados va a ser mucho más beneficioso que enseñarles todo de manera intensa. También esto nos llevó a hacer este tipo de programas porque se notaba, como menciona este paper, que hay muchísimas probabilidades de que los alumnos apliquen estas prácticas financieras a su vida, de manera concreta.

¿Cuáles son sus principales logros y avances hasta el momento?

Camila: Hicimos nuestro primer piloto en mi colegio, aquí en Arequipa.  Estamos contactando con las principales figuras públicas de finanzas para que comuniquen la importancia de la educación financiera (entre ellas las mujeres del top de Gestión), diversos profesores de la universidad y también JPs. En las siguientes semanas estarán saliendo sus videos incentivando a los jóvenes a unirse al programa.

Daniela: Otro logro es que ya tenemos una organización consolidada ya que, aparte de nosotras dos, las fundadoras, tenemos un equipo. Una de las áreas es la de diseño y marketing, que se encarga de todo lo que tiene que ver con la marca, el diseño y el branding de la ONG. Tenemos también una página de Instagram en la que, aparte de publicar nuestros logros, también realizamos post informativos acerca del contexto nacional, por ejemplo, un análisis económico de las propuestas de los candidatos. Además, también damos tips de herramientas financieras. Adicionalmente, tenemos al equipo de recursos humanos que se va a encargar de registrar a los voluntarios, de designar en qué colegio estarán y también de entrevistarlos, capacitarlos y más. También tenemos el área de coordinación que se encarga de trabajar con los colegios, directores y profesores. Nos apoyamos mutuamente con cada una de las áreas.

Este trabajo en equipo se ve reflejado en nuestros resultados. Por ejemplo, en nuestra prueba piloto en el colegio Nuestra Señora de Pilar de Arequipa, el profesor quedó muy agradecido y los chicos también nos dieron un muy buen feedback sobre las asesorías. Una ventaja y logro que nos estamos permitiendo, al menos en pandemia, es el de ser descentralizados. Estamos viendo colegios en Chiclayo, Arequipa y en Lima. Así queremos ir creciendo conforme se sigan sumando voluntarios de diferentes partes del Perú.

¿Cuáles fueron los principales retos para sacar adelante este proyecto?

Daniela: Hubo retos en el sentido del tiempo porque nuestras carreras son demandantes y, además, practicamos. Yo, además, soy jefe de prácticas y Cami tiene otros proyectos. Trabajamos los domingos por la mañana, era algo sagrado después de hacer el mercado, por varios meses. En general, las dos siempre hemos tenido la misma visión, no hemos tenido conflicto en eso. Siempre nos hemos puesto de acuerdo en los objetivos y en la manera en que queremos enseñar. Lo que sí fue un reto fue que, cuando empezamos a hacer la prueba piloto, yo tenía que dictar una clase como JP en la universidad y fue muy difícil por el cruce de horarios. Fue un reto para mí: saber balancear y organizar mi tiempo, de la chamba, ser jefe de práctica y, todavía, estudiar. Como dice Camila, esto tiene nuestro nombre, entonces, de alguna manera, lo queríamos hacer lo mejor posible. Las dos fuimos las que hicimos las presentaciones de las clases, las revisamos juntas. Definitivamente, el principal reto de la ONG fue dedicarle tiempo, porque no queríamos hacer cualquier cosa. Queríamos hacerlo bien.

Camila: También pienso que fue el tiempo. Le agregaría, además, que nosotras como economistas llevamos cursos más teóricos, más macro, micro y, si bien la ONG no es una empresa con beneficios económicos, sí necesita una estructura similar. Debemos armar su misión, visión, competencia externa, las fuerzas de Porter, que para nosotras era algo nuevo que no habíamos visto tanto como alguien de la carrera de Administración, por ejemplo. Entonces, formar una ONG desde cero sí costó trabajo. Fueron muchas horas de lectura, semanas en las que nos dedicábamos solo a leer y a recopilar información. También teníamos que conocer muy bien a nuestro público, y aplicar la información de los diversos papers internacionales a la realidad peruana. Otro reto fueron algunas fallas del internet al momento de dictar y ver un plan b ante estos pequeños imprevistos. También, el corto tiempo para perfeccionar y cambiar las correcciones vistas en las clases piloto. Esto junto con los exámenes y trabajos de la universidad. Siempre es un reto más, pero creo que justo la universidad está para esto y, ¿quién mejor para compartir este reto que con alguien como Daniela?

Tengo entendido que la iniciativa nació en un contexto virtual. ¿Cómo han manejado esto? ¿Cómo ven su funcionamiento en un futuro post COVID-19?

Daniela: Sí, justo de alguna manera hemos tomado ventaja de esta virtualidad por la pandemia. Por un lado, vamos a poder llegar a más colegios y a más voluntarios, entonces con el equipo y la cultura organizacional vamos a intentar que quieran quedarse en la organización. Cuando tengamos más voluntarios, vamos a intentar incluir un área de finanzas para que vea todo el tema de costos en cuestión de transporte, que probablemente sea el principal. Va a depender de a qué colegios vamos a llegar. También, vamos a tener que incorporar una capacitación adicional cuando todo sea presencial porque, si bien ya vamos a estar capacitados con la clase y los temas de finanzas, en presencial la metodología y herramientas que debemos usar son diferentes. Aunque aún falta bastante, también iremos preparándonos.

¿Cuáles son sus objetivos y metas para este año? ¿Cuáles son sus expectativas a largo plazo?

Camila:  Ahora para la primera mitad del año, sí nos gustaría llegar a al menos 10 colegios, con 2 secciones de 20 alumnos cada una, sería un total de casi 400 alumnos. Eso también es un plus, son 2 voluntarios por sección, pero llegas a muchas personas. Como es un programa de 5 semanas te da la posibilidad de hacerlo. Entonces, con llegar a 400 en esta primera mitad del año y en la segunda quizá a 600, creo que llegar a un total de 1000 alumnos en el primer año de la organización sería una meta bastante realista.

A partir de ahí, formar relaciones con distintas organizaciones y también presentar el programa a diversos concursos y financiamientos para poder tener más llegada. Registrar a la ONG como servicio social universitario, pues también queremos tener la opción de dictar finanzas entre los servicios que actualmente están como opciones. Creemos que va a ser algo bastante atractivo para la comunidad UP, pues somos una casa que se relaciona bastante con la economía y las finanzas.

También nos vamos a enfocar bastante en potenciar la cultura de organización que es algo bastante importante. Queremos fomentar el compromiso y la convicción de que en verdad están aportando de alguna manera a la inclusión financiera en el país.

Por ahora, como estamos iniciando, nos estamos enfocando en voluntarios de la UP, pero más adelante sería increíble tener voluntarios de distintas universidades y regiones. Esto ayudaría también porque ellos conocen la realidad de cada región y las preferencias. Entonces si es un voluntario de la misma región puede haber un poco más de conexión y empatía.

Daniela: También esperamos que a las personas a las que les enseñamos sigan con nosotros. Si bien ya tuvieron esa capacitación, les decimos que cualquier pregunta que tengan nos las pueden hacer por Instagram. Esperamos, además, que aquellas personas a las que enseñamos, cuando vayan a la universidad, se vuelvan voluntarios. Buscamos de alguna manera esta rotación de alumno a voluntario.

¿Qué mensaje les gustaría agregar para la comunidad UP?

Camila: Nosotros somos afortunados de estar en una universidad como la UP. No todos los chicos del Perú tienen esta posibilidad. Poder compartir eso que estamos aprendiendo desde los primeros días de la universidad no solo va a beneficiarlos a ellos, sino a nosotros mismos como país. El sistema financiero todavía requiere muchísimo trabajo en el Perú y poder poner ese granito de arena viniendo de una casa de estudios especializada en economía y finanzas creo que es algo importante y no debemos dejar pasar la oportunidad como alumnos.

Daniela: Que se pongan en los zapatos de ellos a los 17 años, cuando estaban en 5 de secundaria. ¿Qué cosa les hubiera gustado saber, vengan de la carrera que vengan? ¿Les hubiera gustado saber que a los 18 años se podía ahorrar? ¿Que podían pedir un préstamo para cualquier emprendimiento, cuestiones básicas de inversión o que si se accidentaban podían tener cierto tipo de seguro?. Ponerse en los pies de ese chico de 17 años que estaba en el colegio y que no entendía nada de la vida. Me hubiese gustado saber estos temas básicos para llegar a la universidad con alguna base. Nuestro objetivo es que una persona que vaya a estudiar Economía en la UP, así como alguien que vaya a estudiar otra carrera en otra universidad, tenga el mismo conocimiento básico de herramientas financieras que cualquier adulto necesita para vivir. Que de alguna manera va a afrontar cuando empiece a trabajar. Sería increíble que estos chicos de Perú tengan estos conocimientos básicos y sepan manejar la adultez que está muy próxima a ellos.

¿Cómo puede un alumno UP ser parte de su organización?

Daniela: Las convocatorias van a empezar terminando parciales y lanzaremos un form por nuestras redes. El form es básicamente de datos personales y luego, a partir de este, se los llamará para entrevistas. Estas son básicamente para conocerlos y, también, ver su disposición a enseñar y ganas. Todo se lanzará por nuestra pagina de Instagram para que llenen sus datos. La entrevista será sobre todo para ver su desenvolvimiento y para ver con quién emparejarlos para las clases. También, que sean voluntarios con la motivación y el compromiso de querer ayudar.  Queremos que sepan que somos una organización súper flexible con los horarios pero que, si ya están aceptando el reto, den su mayor esfuerzo. Con todas las ganas y el compromiso. Sobre todo, sabiendo que tienen el sello de ser estudiantes de la UP.

Camila: Sobre todo buscamos que tengan ganas de enseñar y poner su granito de arena. Si no pueden enseñar, por algún tiempo u otra razón, también pueden contactarnos con su colegio para dictar clases ahí.

¿Dónde encuentras a Paso a Paso?

Instagram: https://www.instagram.com/pap_peru/