Hogar San Camilo: La labor de ayudar al prójimo

0
454

El Hogar San Camilo es una institución religiosa sin fines de lucro que, en su búsqueda de apoyar y ayudar a quienes lo necesitan; recibe, atiende y acompaña a aquellas personas con SIDA y VIH. Se encargan de brindarles atención médica, alimentos, talleres, programas y cualquier otro tipo de atención que necesiten. Boceto tuvo la oportunidad de conversar con su director, el Padre Alex Ballena, quien nos comentó sobre la enfermedad y las labores del hogar frente a esta. Asimismo, nos comentó acerca de los retos que la pandemia les ha significado y sobre cómo todos nosotros podríamos apoyar en su labor. 

En primer lugar, el padre Alex nos explicó que esta enfermedad no solamente afecta a la salud de las personas seropositivas, sino que también puede terminar afectándolas cognitiva, emocional y psicológicamente. Sin embargo, decir que son personas que no pueden llevar una calidad de vida normal es completamente falso y es un mito que se debe romper acerca de la enfermedad. Además, esta enfermedad no se transmite con un abrazo, ni con un beso, (que son pensamientos que aún muchas personas tienen); se transmite madre-hijo, por transfusión de sangre y por la vida sexual. Por ello, el padre nos recalca la importancia de informarse.

“La reacción de muchas personas al enterarse que alguien tiene VIH, es pensar que están condenadas a morir, pero esto no es así. Una persona con tratamiento y logrando la adherencia, puede vivir muchos años y hasta formar su hogar. Si llegan a tener carga viral indetectable pueden tener un hijo y hasta llevar una vida de pareja sin temor alguno”. 

Es así, que el Hogar San Camilo busca ayudar a estas personas con SIDA y VIH mediante programas de estimulación temprana, tratamientos antirretrovirales, programas de prevención y sensibilización, brindándoles alimentos y entre otros. Sin embargo, la llegada de la pandemia significó uno de sus mayores retos, pues tuvieron que cesar muchas de sus actividades y adaptarse a una nueva forma de trabajo. “No podían venir los trabajadores, no podían venir las mamás, y en primera instancia, eso implicó que nosotros los religiosos, padres y hermanos, tengamos que asumir el centro médico. Los pacientes lo necesitaban y por ello nosotros no hemos cerrado ningún día”. 

Siguiendo las normas establecidas por el gobierno, de lunes a jueves, el Hogar de San Camilo seguía entregando alimentos y atendiendo al que lo necesitara. “Empezamos a buscar los permisos para que vinieran las mamás, por qué teníamos que de alguna manera darles los alimentos. Ya era la tensión de no poder trabajar, la tensión de estar aislados, y encima no tener comida, hubiese sido una situación fatal”. Además de alimentos, el hogar se esforzó en brindarles todo el acompañamiento: psicología, enfermería, nutrición, estimulación temprana y talleres vía WhatsApp. Este es el mecanismo que actualmente sigue el hogar. Recogen alimentos- aunque con limitaciones-, y poco a poco han vuelto a recoger el reciclaje, que es una de las medidas con las que generalmente se sostienen. Cabe resaltar que, si bien el Hogar San Camilo recibe algunas donaciones, no es suficiente. Pues mensualmente para sobrevivir, necesitan 20 mil soles y así poder cubrir las medicinas, los servicios, la planilla y otros gastos necesarios para que puedan realizar su labor. Es una fuerte demanda. 

Frente a esta demanda, el Hogar San Camilo ha puesto en marcha talleres de emprendimiento. Actualmente está funcionando uno: costura y la venta de mascarillas. También trabajan con el reciclaje; van recogiendo papel, cartón, plástico, entre otros, y cuando tienen cierta cantidad, lo venden. Así buscan generar al menos algún tipo de ingreso. Por último, reciben donaciones, ya sea a través de abonos, donaciones de muebles en segundo uso, ropa en buen estado, medicinas y alimentos. Respecto a las donaciones de dinero, reciben cierto apoyo de instituciones como Prosa y la fundación OSMA. Para los alimentos, cuentan con el apoyo del Banco de Alimentos y de algunos supermercados.  Todo lo que reciben les sirve para subsistir, pero también buscan dar. “Creemos que en la vida no es sólo recibir, también hay que dar. Es así que lo que nos llega también lo compartimos gustosamente en los comedores de Chaclacayo y Rímac”

Ya finalizando la entrevista, el padre Alex nos comentó dos cosas que él quisiera resaltar. La primera es que cómo peruanos, nuestros esfuerzos tienen que estar enfocados en ayudarnos mutuamente, sobre todo en estos tiempos que estamos viviendo. Si nos damos la mano, podremos salir adelante. Lo segundo, es que es importante que la gente se informe en torno al VIH y al SIDA. Muchas veces existe una fuerte ignorancia y discriminación en torno a la enfermedad; así que es importante que dejemos los prejuicios de lado y en vez de estar preguntándoles cómo se contagiaron o pensando que llevaron una vida promiscua, deberíamos estar pensando en cómo ayudarlos, como hacerlos sentir acompañados y comprendidos para que así puedan sentirse verdaderamente bien y sentir que hay alguien que se preocupa. “Las personas que vienen al hogar San Camilo saben que nosotros nos preocupamos y que siempre estamos con las puertas abiertas. Todos son bienvenidos al hogar y aquí pueden tener la certeza que van a recibir el soporte que necesitan”

¿Te interesa saber más sobre el Hogar San Camilo? Te invitamos a leer sobre cómo se fundó y cuáles son los programas que manejan en la nueva edición de la revista Boceto.