Decidí Empezar a Leer, ¿Ahora Qué?

0
447

¿Alguna vez intentaste leer un libro pero lo dejaste al siguiente día? ¿Te gusta sólo la idea de leer pero no sabes cómo empezar? ¿Sientes que tus amigos leen más que tu? No te preocupes, ese sentimiento es muy común. Boceto te invita a conocer algunos consejos que puedes usar para poder ser un mejor lector.

Escribe: Andrés Rojas

¿Por qué deberíamos leer?

Sé que pueden haber algunas personas leyendo este artículo que no están totalmente convencidas acerca de empezar a leer, así que esta primera sección va para ellas. Recuerdo que la primera vez que me interesé por tomar un libro y comenzar a leer voluntariamente fue luego de escuchar a un hombre en YouTube contar sobre cómo empezaba todos sus días leyendo, y todo lo que lograba aprender durante ese tiempo. La forma en cómo reflejaba su propia experiencia solo alimentaba esta sensación que tenía acerca de que leer es un hábito que está de moda (y que por lo menos por eso debía hacerlo).

El problema llega cuando pasamos de la idea al mismo hecho de sentarnos a leer cualquier libro que hayamos escogido. Por mi parte, siempre empezaba con la intención de aprender muchísimas cosas, o de que las primeras cinco páginas del libro simplemente me cambiaran la vida, pero muy pronto acababa decepcionado. Aún así escuchaba a otras personas afirmar los beneficios “científicos” de leer, como la posibilidad de reducir nuestro estrés o mejorar nuestro vocabulario. Igual sentía que me faltaba algo más.

Luego de un tiempo encontré un psychological thriller que me llamó mucho la atención, así que empecé a leer un pequeño fragmento y, sin darme cuenta, ya había llegado al tercer capítulo. Esa fue la primera vez que me quedé sumergido en la historia de un libro: los minutos transcurrían y yo seguía leyendo, mientras por mi cabeza pasaba toda una película de lo que me imaginaba en el libro. Fue ahí cuando comprendí que leer no es sólo un hábito que está de moda, ni que es sólo para aprender. Definitivamente es difícil poner en palabras la experiencia de cada uno al leer, pero sí puedo decir que nos hace explorar nuestra mente y desarrollar nuestra imaginación, casi como algo mágico. ¿Esto es suficiente motivo para empezar a leer? Espero que sí, al menos para mí lo fue. La capacidad de que cada persona pueda tener una experiencia similar con un mismo libro, pero a la vez única, hace que todo esto sea sorprendente.

 

Entonces, ¿Cómo puedo formar el hábito de leer?

Como cualquier otro hábito saludable, leer constantemente puede ser muy difícil. En internet hay miles de páginas o blogs donde nos dan cientos de consejos sobre esto, pero aún así lo más complicado es ponerlos en práctica. Para ello, en esta ocasión mencionaré los 2 consejos más importantes que me hubiera gustado saber desde el inicio.

Lo primero que puedo recomendar es empezar por algo que nos guste completamente, por más obvio que pueda sonar. Sé que muchas personas salen del colegio con el sentimiento de que tenemos que leer por obligación (para completar un trabajo o un examen), pero nuestra propia experiencia no tiene que ser así. Algo que me ayudó muchísimo en esta aventura es dejar lo que estoy leyendo inmediatamente cuando sienta que se está volviendo una tarea y no estoy disfrutando de lo que hago. Miles de veces me he encontrado con afirmaciones (o videos en YouTube) de que sí o sí tenemos que leer tal libro, pero a la hora de leerlo mi experiencia no es la misma. No porque empezamos un libro tenemos que terminarlo, ni tampoco nadie nos impide leer más de un libro a la vez. Si hay alguno que nos engancha por completo, ¡sigamos con ese! Lo importante de todo esto es leer, leer y leer.

El segundo consejo que puedo dar es empezar por lo más simple posible (set the bar very low). Muchas veces somos esclavos de nuestras propias expectativas y terminamos con el mismo sentimiento de obligación. Yo mismo me fijaba metas como terminar un libro de 200-300 páginas cuando nunca antes había completado ni un capítulo voluntariamente. Tener una meta así implica cierto nivel de disciplina y dedicación, que con el tiempo se va desarrollando. Lo que podemos hacer cuando recién empezamos es establecer objetivos muy pequeños, aunque retadores (Leer 10 minutos diariamente, terminar 30 páginas hasta el fin de semana, etc.). De esta forma, tendremos objetivos realistas para nuestra situación y no nos sentiremos abrumados cuando no podamos terminar algún objetivo que nos hayamos planteado.

Recomendaciones Finales

Definitivamente muchas personas han estado en la misma situación que yo al intentar leer algún libro y acabar decepcionados, sólo porque la experiencia no fue como lo imaginábamos. Entiendo que leer no es para todos, como cualquier otro hábito; pero también es cierto que nunca lo sabremos si es que al menos no lo intentamos primero. Esto es lo que me gustaría tratar de convencer a quien esté leyendo este artículo. De nuevo, sé que nuestras experiencias pasadas condicionan mucho lo que intentemos hacer en el futuro, pero estoy seguro que si tomamos la lectura con una mentalidad diferente podremos obtener mejores resultados. Con mucha dedicación, podremos adquirir un hábito que nos traerá varios beneficios a nuestras vidas y nos alejará de otros no tan saludables (como el tiempo que usamos en redes sociales, que en otra ocasión explicaré). Lo más importante es que disfrutemos lo que estamos haciendo, pues así todo será relativamente más fácil. Por último, para aquellos que deciden (volver a) empezar a leer, sólo me queda desearles mucha suerte en esta nueva aventura, que no será fácil, pero que valdrá totalmente la pena.