El clima de nuestras emociones

0
261

Estamos en pleno invierno en Lima y últimamente me he sentido un poco triste, agotada y desanimada, y no tengo idea de por qué. ¿Te sientes identificado? Una muy válida explicación podría ser el clima. Así es, el clima y nuestras emociones están fuertemente ligadas. En esos días de sol radiante, generalmente uno se siente mejor, y en esos días lluviosos y grises, pues es normal sentirse tristes y desanimados.

Escribe: Giuliana Hurtado


Está comprobado que con el invierno llega el conocido “Trastorno Afectivo Estacional”. Y las personas que tienen este trastorno se pueden sentir particularmente afectadas en esos días de invierno y de poca luz. Algunos síntomas propios son:

  • La falta de energía y desánimos
  • Sentimientos de tristeza
  • Pérdida de interés
  • Problemas de sueño
  • Dificultades para pensar, concentrarse o memorizar
  • Cambios en el apetito y peso
  • Inactividad y sedentarismo

Probablemente te hayas identificado con alguno de estos síntomas durante estos días de invierno. Pero no saques conclusiones tan rápidas. Si bien el clima sí puede afectar nuestras emociones, a veces sobrestimamos esto. Todos tenemos malos días, pero no por ello vamos a concluir que sufrimos de un trastorno. Tomate un momento para analizar cómo son tus emociones y trata de comprenderlas. ¿Por qué estoy triste y desmotivado? ¿Es solamente por el clima o hay algo más? Una vez que logres entender tus emociones, puedes tomar acción para combatir el mal clima.

Puedes empezar cuidando tu alimentación, come frutas, vegetales y frutos secos. También prueba meditando un poco, no te satures de actividades y haz un poco de deporte al aire libre. Pero lo más importante para no caer en la “depresión del invierno”, es prestarle atención a nuestros pensamientos y dialogar con ellos. Trata de introducir pensamientos positivos y nuevas posibilidades de interpretación, no todo en la vida es malo o negativo. Y ya saben lo que dicen, detrás de toda nube gris y lluvia, hay un arcoíris para alegrarnos el día. 

El clima también puede afectar de otras formas. Como datos curiosos, los crímenes generalmente aumentan en climas calurosos o lluvias extremas. Asimismo, la gente es más feliz en climas templados; y en climas extremos, como de varias lluvias o tormentas o sequías, la gente suele ser más empática. Si bien estos hallazgos podrían ser ciertos, nunca hay que olvidarnos que el poder de controlar nuestras emociones, pensamientos y acciones está en cada uno de nosotros.

A veces es pasable echarle la culpa al clima por nuestro mal humor o tristeza, pero solo a veces. 

Bibliografía

https://iqaquiron.com/portal/afecta-el-clima-al-estado-de-animo/

https://lamenteesmaravillosa.com/afecta-clima-al-estado-animo/

https://muysaludable.sanitas.es/salud/psicologia/el-clima-y-el-estado-de-animo/

https://www.psicologosmadridcapital.com/blog/influye-el-mal-tiempo-en-el-estado-animico/