La vida es un instante

15

Vivimos una etapa de la vida en la que el tiempo parece ir cada vez más rápido, comenzamos a tener más responsabilidades, otras metas y muchos sueños por cumplir. Vamos a seguir creciendo y no lo podemos detener, lo cual puede ser tan emocionante como frustrante. Por ello, siempre es bueno detener un minuto esta carrera a 100 km/h y meditar un poco sobre todo, como cuando éramos niños.

Escribe Claudia Sánchez Vela


Muchas veces entre los estudios y otras responsabilidades se suele dar muy poco o nada de prioridad a la imaginación y a la creatividad. Algunos suelen hasta soñar despiertos con los pendientes que tienen por hacer. Sin embargo, cuando uno se toma un break se puede escuchar los comentarios de “no se dedica a hacer cosas importantes”, inclusive uno mismo se puede dar el autocomentario de “debería estar haciendo otra cosa”. Algo que se debe interiorizar es que hacer lo que te gusta jamás será una pérdida de tiempo y más aún, dedicarte tiempo para ti. Correr, saltar, bailar si te provoca, todo es válido y no existe edad, tiempo, ni cierto nivel de madurez para dejar de hacerlo.

“Todas las personas mayores fueron al principio niños,

aunque pocas de ellas lo recuerdan”

Otra cosa que se suele decir cuando uno crece es que debes dejar de fantasear y comenzar a ser realista. Muchas veces te vas a cuestionar lo que es para ti, que si el enfoque que le estas dando a tu vida es o no el que siempre imaginaste. Puede que las cosas se den como deseas, sin embargo no necesariamente esto será así todo el tiempo. No obstante, esta no es razón para que te desanimes o para que dejes de luchar por lo que quieres. La vida se trata de muchas pruebas y tienes que aprender a superarlas. Ser optimista ante cada situación o incluso a veces idealista siempre va a ser clave.

“Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. 

Renunciar a todos tus sueños solo porque uno de ellos no se cumplió.”

Por fortuna o por desgracia, crecer también conlleva un nuevo mundo de emociones, que la verdad cada vez son más y más. Muchas veces las vas a amar y otras simplemente las vas a odiar o nunca entenderas. Inevitablemente estas te harán tomar decisiones, las cuales van a terminar teniendo consecuencias. Estas pueden ser de 2 tipos: buenas o malas. Algunas te harán sentir muy orgulloso, como habrá otras de las que puede que te arrepientas. Llorarás, reirás, pero finalmente lo más importante es que aprenderás.

“Eres el dueño de tu vida y tus emociones,

para bien y para mal.”

Finalmente, lo más importante de todo: tienes que aprender a disfrutar de cada momento. La vida va a seguir cambiando y no lo vas a poder detener. Muchas personas y momentos pasaran y seguro que dejarán huella. Sin embargo, nunca dejes de ser fiel a ti mismo y a lo que crees. Eres único y eso es lo que te hace especial, por más cliché que suene. Así que abróchate el cinturón que esta carrera recién comienza. Procura no perderte ni un detalle. Ama cada momento y vívelo como si fuera el último, pero también como si fuera el primero, porque cada minuto cuenta.

“He aquí mi secreto: solo con el corazón se puede ver bien;

 lo esencial es invisible a los ojos.”