Borra tu correo: un paso para salvar el planeta Tierra

21

“Cuida el medio ambiente, no imprimas este correo” es una frase que hemos visto en más de una ocasión y nos ayuda a reducir el consumo de papel, pero en la realidad no es la solución perfecta ¿por qué?

Escribe Yomara Huamán de Acsos


Hoy vivimos en un mundo donde la información abunda y es proporcionada por diversos medios de comunicación tales como televisión, redes sociales, correo, etc. Si bien todo este contenido puede ser importante y contribuir con el aprendizaje, se debe priorizar qué información es guardada porque su acumulación provoca el consumo innecesario de energía. Esto contamina la naturaleza por las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), debido al uso de los combustibles fósiles para la generación de electricidad.

Por lo tanto, es necesario que la población identifique cuál información guardar. Un ejemplo son los emails, que requieren energía para enviarse y almacenarse en la bandeja de entrada. Algunos de estos correos son importantes (oportunidades, trabajo, comunicación), mientras que otros no lo son (publicidad que no te sirve, spam, actualizaciones de temas que no te interesan, correos antiguos). Aunque los primeros sean de utilidad, luego de cierto tiempo pueden dejar de tener importancia y se vuelven parte del segundo grupo mencionado.

Es muy probable que una persona tenga emails de publicidad en su bandeja de entrada que no ha leído (ni leerá), pero que tampoco ha pensado en borrar. El almacenamiento de estos correos consume energía de los servidores de las respectivas empresas que ofrecen el servicio y, aunque el impacto es menor que al utilizar papel, todavía existen emisiones de GEI que se generan debido a estos correos que ya no sirven.  Entonces, el consumidor debe ser responsable de eliminar los correos que ya no necesite. También puede dejar de suscribir a la publicidad para evitar la acumulación del contenido. Cada vez que se borran 500 emails, se eliminan 175 gramos de dióxido de carbono (CO2). De no ser eliminados, este CO2 impactaría negativamente en el planeta pues forma parte de los gases responsables del efecto invernadero, el cual tiene como consecuencia el sobrecalentamiento global.

Si bien el acto de eliminar un correo no deseado puede parecer pequeño, su contribución en conjunto es gigante. Cuando se trata de ayudar a la lucha contra el cambio climático, toda acción cuenta. Entonces ¿qué esperas para eliminar los correos que no necesitas? (también aplica para esos mensajes que aún no ves).