El verdadero costo de estar a la moda

0
432

A casi cuatro años desde ser clasificada como emergencia climática por las Naciones Unidas, el fast fashion ha incluso encontrado nuevas formas de dominar el mercado. La magnitud del problema es preocupante, pero quizás la solución esté en los modelos de economía circular y en nosotros mismos, los consumidores.

Escribe: Camila Chong


En la actualidad, las microtendencias crean decenas de colecciones por año, generando en las personas necesidades artificiales de renovar constantemente sus armarios. En pocas palabras, la idea parte de la premisa de que es un “pecado” repetir el vestuario y que lucirse en las últimas tendencias es vital. En este contexto, surge el concepto de fast fashion, un modelo caracterizado por la producción y distribución de grandes volúmenes de ropa confeccionada de manera rápida y asequible, pero que conlleva devastadoras consecuencias para el medio ambiente.

El impacto de la “moda rápida” en cifras

De acuerdo con la Alianza de las Naciones Unidas para la Moda Sostenible, se compra un 60% más de ropa a comparación de hace 15 años. Aparentemente, ese hecho no suena tan grave. Aparte, si reflexionamos sobre los principales factores de contaminación, pensamos rápidamente en los sectores relacionados al transporte, construcción, petróleo y derivados. Sin embargo, el avance del modelo de “comprar, usar y desechar” posiciona a la producción de ropa y calzado como la segunda industria más contaminante del planeta.

Por ejemplo, ¿sabes cuántos litros de agua son necesarios para producir unos jeans? ¡7.500! De esa manera, anualmente, se utilizan hasta 93.000 millones de metros cúbicos de agua, una cantidad más que suficiente para satisfacer las necesidades de cinco millones de personas. Más aún, este sector es responsable del 8% de los gases de efecto invernadero, un factor preocupante en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Asimismo, cada año, se vierten al mar 500.000 toneladas de microfibra, equivalentes a 50.000 millones de botellas de plástico o a 3 millones de barriles de petróleo.

La posible implementación de un modelo circular

Tomando en cuenta que menos del 1% de los textiles se recicla, la industria de la moda pierde cerca de US$500.000 millones cada año, tanto por carecer de estrategias de reciclaje como por sobreproducción. En esa línea, los modelos circulares, basados en la reventa, alquiler, reparación y reciclaje, podrían convertirse en la mejor solución. No obstante, para lograr un verdadero impacto positivo, las empresas deben reducir su producción. Si estas tratan de “adecuarse” al modelo solo con prácticas de reventa, pero continúan vendiendo tanto como antes, no es más que greenwashing, una manera engañosa de mostrarse amigable con el ambiente.

La conciencia medio ambiental

Ahora bien, el trabajo no se trata únicamente de un cambio en el ritmo y las formas de producción, sino que las costumbres y los valores de los consumidores juegan un rol fundamental. En los últimos años, la compra de segunda mano se ha convertido en una tendencia progresiva. Aunque quizás en épocas pasadas comprar ropa usada solía ser impensable o de mal gusto, las nuevas generaciones muestran gran apertura hacia esta mentalidad. Tal es su avance que esta clase de moda podría duplicar a el fast fashion hacia 2030.

Afortunadamente, a mayor información sobre el tema, crecen la preocupación por el medio ambiente y el interés por consumir responsablemente. Queda en nosotros, los consumidores, adquirir productos de líneas sustentables, preservar nuestras prendas y modificar nuestros hábitos, de tal manera que también fomentemos la toma de conciencia por parte de las empresas.

Bibliografía:

Ketterer, C. (2022). ¿Sabes cuántos miles de litros se usan para fabricar un jeans o una polera? Moda de “ropa rápida” es una de las industrias más perjudiciales para el planeta. La Tercera. Recuperado de https://www.latercera.com/que-pasa/noticia/sabes-cuantos-miles-de-litros-se-usan-para-fabricar-un-jeans-o-una-polera-moda-de-ropa-rapida-es-una-de-las-industrias-mas-perjudiciales-para-el-planeta/MST35FX2G5AK3MQYG7EYTWKYPI/ 

Naciones Unidas. (2019). El costo ambiental de estar a la moda. Noticias ONU. Recuperado de https://news.un.org/es/story/2019/04/1454161 

Navío, C. (2022). La moda de segunda mano ganará a la fast fashion en 2030. La Razón. Recuperado de https://www.larazon.es/medio-ambiente/20220318/ps5ewgqs2jbsfjgvjdwcac3zoq.html

Vera, I. (2022). El emporio de ‘fast fashion’ continúa y así es como tus ‘outfits’ dañan al planeta. Bloomberg Línea. Recuperado de https://www.bloomberglinea.com/2022/01/17/el-emporio-de-fast-fashion-continua-y-asi-es-como-tus-outfits-danan-al-planeta/