Escándalo por WhatsApp y el crecimiento de Telegram.

0
767

¿Quién dijo “sorpréndeme 2021”? Bueno, que grata sorpresa se llevaron los usuarios de WhatsApp luego de la noticia sobre la actualización de sus políticas de privacidad. En este artículo les contaré un poco de lo que fue esta sorpresa y, desde mi perspectiva, la repercusión que tendrá en todos.


 A inicios de enero, empezó a circular por las redes sociales que WhatsApp había realizado “pequeños” cambios de privacidad generando una gran polémica entre los usuarios (adicionalmente de todos los memes). Uno de los cambios más notorios que hizo saltar a la población es la integración entre WhatsApp y Facebook, lo cual significa que los datos que almacena el líder en mensajería instantánea los podrá utilizar el gigante azul (Wagner, 2018). Según esta nueva política, la información que proporcionas es la siguiente (WhatsApp, 2021):

  1. Información de tu cuenta: el número de teléfono móvil y el nombre que registraste cuando ingresas a la aplicación por primera vez, tu foto de perfil, servicios utilizados y si utilizas mensajes, llamadas, estados o grupos.
  2. Las conexiones, es decir, tu lista de contactos, así como los grupos que creas, su descripción y su foto de perfil.
  3. Información sobre los estados, todos las fotos o videos que subes en tus “estados” de WhatsApp.
  4. Datos de pagos y transacciones, si es que utilizas WhatsApp como medio para realizarlos.
  5. Solicitudes de soporte técnico y otros tipos de comunicación donde se proporciona información relacionada con el uso que se da a la aplicación.
  6. Si lo permites, información sobre tu ubicación y compartes tu dirección IP y los códigos de área de tu teléfono de manera automática.
  7. Las cookies también se proporcionan de manera automática para que el servicio sea “personalizado”.
  8. información sobre tu conexión a la aplicación (si te encuentras o no en línea) y sobre el dispositivo: modelo del hardware, sistema operativo, nivel de carga de la batería, potencia de la señal, versión de la aplicación, navegador, la red móvil, etc.

Esto causó gran desconfianza en los usuarios, lo cual permitió que se empiecen a cuestionar ciertos temas controversiales:

  1. ¿WhatsApp puede leer las conversaciones con mi familia y/o con mis amigos? ¿El aplicativo puede escuchar las llamadas que realizo? ¿Nos espían?)
  2. ¿Sabe dónde estoy? ¿Comparte mi ubicación en tiempo real?
  3. ¿Qué otros datos saben? ¿Qué es lo que quiere saber y para qué?

Así, luego de tanto tiempo utilizando está aplicación, a las personas (me incluyo) les empezó a preocupar que datos estaban compartiendo con WhatsApp. Sin embargo, permítanme decirles que esta no es la única aplicación que toma nuestros datos o utiliza las cookies —que aceptamos sin leer cuando entramos a diversas páginas web— para generar algoritmos cada vez más perfectos sobre cada persona. (te invito a ver el documental de Netflix: “El dilema de las redes sociales”)

A raíz de tales rumores sobre la tercera red social más utilizada en el mundo (Statista, 2020), esta salió a desmentir todo. Explicó que no lee tus mensajes ni escucha las llamadas con tus amigos o familiares, dado que es información cifrada de extremo a extremo, y que tampoco compartirá tus contactos ni tu ubicación con Facebook.

Pese a ello, otras aplicaciones como Telegram y Signal empezaron a ser más visibles en el mercado de mensajería instantánea, debido al escándalo de que “WhatsApp nos espía” (Pasquali, 2021). Telegram fue una de las más acogidas (Statista, 2021), pues que se cree que tiene una mejor política de privacidad. Esta aplicación recolecta lo siguiente (Telegram, s. f.):

  1. Datos básicos de los usuarios, como el número de teléfono, el nombre que se coloca en la cuenta, el correo electrónico y, si se tuviera imagen de perfil, también.
  2. Mensajes, fotos, videos y documentos de los chats en los servidores en la nube, los cuales están cifrados en los centros de datos.
  3. Dado que tiene chats secretos que no se almacenan en los servidores, utiliza la memoria local del dispositivo. Además, los medio chats secretos se almacenan en los servidores, pero en partes y de manera aleatoria.
  4. Información de tu lista de contactos: nombres, apellidos y números.
  5. Las cookies que se utilizan son para personalizar los servicios y brindar una experiencia de usuario mejorada.

Finalmente, se puede notar que las políticas de ambas redes sociales no difieren mucho, ya que ambas tienen el cifrado de extremo a extremo, lo cual permite que las conversaciones y llamadas sean privadas. Además, ambas recolectan tus datos principales. La diferencia que se puede notar es que WhatsApp, de una u otra manera, sí recolecta un poco más de información sobre el dispositivo y sobre las demás operaciones que se realiza en la aplicación, mientras que Telegram no lo hace.

 

Bibliografía:

Telegram. (s. f.). Telegram Privacy Policy. Recuperado 31 de enero de 2021, de https://telegram.org/privacy/

WhatsApp. (2021, 4 enero). Política de privacidad de WhatsApp. https://www.whatsapp.com/legal/updates/privacy-policy

Pasquali, M. (2021, 14 enero). Telegram y Signal registran más descargas que WhatsApp en Latinoamérica. Statista Infografías. https://es.statista.com/grafico/23928/descargas-de-telegram-signal-y-whatsapp-en-latinoamerica/#:%7E:text=El%2013%20de%20enero%2C%20las,unas%20130.000%20m%C3%A1s%20que%20WhatsApp.

Wagner, P. (2018, 2 mayo). Facebook is Ruling The Instant Messaging Market. Statista. https://www-statista-com.up.idm.oclc.org/chart/13711/top-10-instant-messaging-apps-on-android/