Clases virtuales y trabajo remoto

0
2744

Las clases comienzan, pero de una manera diferente a la usual. Las autoridades de la universidad ya informaron a todos los alumnos y profesores que el ciclo 2020-1 se dictará en principio de manera virtual, por medio de una nueva plataforma implementada en el BlackBoard que tanto conocemos. Acerca de ello, escuchamos a diario diversas opiniones positivas, negativas y neutrales por parte de nuestros compañeros de clases y amigos más íntimos. De la misma manera, para los que se encuentran llevando sus prácticas preprofesionales o profesionales, también es esto una nueva experiencia. El trabajo remoto es implementado usualmente cuando uno, por motivos de fuerza mayor, no puede asistir a la oficina a realizar sus labores, usualmente por un periodo corto. Sin embargo, la situación por la que el país está pasando actualmente convierte a este periodo en uno largo y hasta podría ser considerado como indefinido.

En Perú dado el aumento de casos del COVID-19, el presidente Martín Vizcarra declaró la inmovilización social obligatoria a partir del día 16 de marzo, lo cual obligó a las universidades, institutos y colegios del Perú a migrar a la modalidad de dictado de clases virtuales, incrementando el uso de estos medios en un 50 a 60%, según Cisco. De la misma manera con el trabajo que, con excepción de algunas labores del ámbito médico, de abastecimiento de alimentos, servicios básicos de agua y luz, etc. migraron a realizar sus labores por medio de la modalidad de “home office”, comunicándose con sus pares por medio de WhatsApp, Skype y otras plataformas de correo electrónico.

Esta nueva condición de estudio y trabajo puede afectar nuestra rutina diaria de muchas maneras: nuestro horario de sueño se puede ver distorsionado ya que no se muestra la necesidad de despertarse temprano para ir a el centro de estudios o de trabajo, el rendimiento puede variar debido a los diferentes distractores en el ambiente, ya que no es posible salir de casa a un café o a una biblioteca por las restricciones implementadas por el gobierno, la complejidad de las plataformas a utilizar puede reducir el tiempo de estudio o trabajo, entre otros. Por ello es importante identificar y aprovechar al máximo las ventajas que traen dichas nuevas modalidades y reducir o evitar las desventajas de las mismas.

Lo más recomendado para poder sobrellevar la situación actual por la que estamos pasando es el hecho de contar con un cronograma o un calendario donde organizar cada parte de nuestro día, especificando las horas de estudio y/o las horas de trabajo considerando pausas activas, horas de comer, aseo y el horario correcto de sueño. Este aspecto se ve favorecido por las reducidas horas de traslado de un lugar a otro que pueden ser reemplazadas y optimizadas por otras actividades ya sean relacionadas a lo que se hace durante el día o algo ajeno a lo mismo. Asimismo, es importante encontrar un lugar donde establecerse a realizar dichas actividades, lejos de distracciones como ruidos de la cocina, del exterior o de personas que se encuentren con nosotros en nuestras casas y a la vez cerca de la conexión de internet para no tener problemas con ello.