La importancia social de las microfinanzas

0
13

El acceso al sistema financiero formal en el Perú, a través de grandes entidades bancarias, es muy limitado y centralizado. Los departamentos más poblados y de mayor riqueza son los que poseen mayores puntos de atención; mientras que las regiones menos habitadas y con más áreas rurales se encuentran excluidas. Sin embargo, el enfoque social de las microfinanzas busca cubrir esta brecha ofreciendo oportunidades de desarrollo. De esta manera, se pretende incrementar la inclusión financiera en materia de ahorro, financiamiento, seguros y educación financiera a grupos vulnerables.

A continuación, se presentan tres impactos positivos de las microfinanzas:
Reducción los niveles de pobreza e incremento del bienestar:

Aproximadamente 39% de latinoamericanos viven con $4 a $10 dólares al día y se encuentran vulnerables a la pobreza (Banco Mundial, 2017). Usualmente, este sector de la población no cuenta con colaterales físicos ni con la formación financiera para acceder a los sistemas financieros convencionales. En este escenario, el microcrédito surge como una alternativa que no pide tales requerimientos. Por el contrario, otorga facilidades de financiamiento para iniciar un negocio o acumular activos que permiten elevar los ingresos de las familias. En consecuencia, más familias pueden acceder a los servicios de salud y educación de calidad.

 Impulso de una actividad económica inclusiva:

Una de las ventajas ofrecidas por las microfinanzas es la oportunidad que brinda a los sectores excluidos de ser autosuficientes y autosostenibles. De esta manera, a través del fomento del ahorro formal en instituciones financieras o de microcréditos, permite la inversión en negocios locales que desarrollan la agricultura, ganadería, pesca o turismo. Un ejemplo de ello es la historia de Gregorio, un emprendedor peruano de la comunidad indígena de Amaru. Gracias al crédito que le ofreció una financiera logró desarrollar su negocio de tejido artesanal de lana de alpaca teñida con hierbas naturales. Además, diversificó sus ingresos y creó el Centro Cultural Amaru donde ofrece turismo vivencial a las personas interesadas en conocer la comunidad.

Promoción de la igualdad de género:

Las microfinancieras han enfatizado el empoderamiento económico femenino por medio de la inclusión de las mujeres en el acceso a sus servicios. Lamentablemente, en la mayoría de sociedades el rol de la mujer en la generación de ingresos familiares aún está relegada. Tanto es así que, por lo general, las mujeres son más pobres que los hombres y tienen menos oportunidades para iniciar un nuevo negocio. En América Latina, el 52% de las mujeres carecen de una cuenta bancaria entre otras limitaciones (Findex, 2014). Por ello, las microfinanzas engloban herramientas poderosas para lograr la independencia financiera de miles de ellas. Por ejemplo, Delia Poma es una talentosa artesana, obtuvo el crédito necesario para viajar al extranjero y comercializar sus productos. En la actualidad, es una próspera empresaria que logró sacar adelante a su familia y cuyos hijos lograron ser médicos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here