¿Ruptura amorosa o ruptura gloriosa?

0
13

Fotos por Fiorella Bustamante

“No eres tú, soy yo”. “Ya no te quiero”. “Simplemente, ya no me gustas y punto”. El amor constantemente cambia, las rupturas amorosas son pan de cada día y cada vez existen más formas de decirle a tu actual ex que todo tiene su final y que nada dura para siempre.

Dejarás atrás el amor (si es que alguna vez lo hubo) y de esa manera, despides la época de dulces mesesarios, salidas mágicas y citas románticas que terminaban costándote un ojo de la cara. La superación te costará, es un hecho, pero eso no significa que al día siguiente te des la borrachera de la vida con tus amigos(as) y la (lo) llames de noche desesperadamente para retomar la relación, ya que con eso solo demostrarás que tuviste más gotas de alcohol que dignidad en la sangre.

Los primeros días no serán fáciles. El cuco de los recuerdos vendrá por ti como una pesadilla en Elm Street y no te dejará dormir. Si eres un(a) novato(a) en la materia, un consejo para un triste conejo (como tú comprenderás) es deshacerte de cada regalo y eliminar todo rastro de conversación cursi de tu celular, sino dejarás mucho que desear y terminarás despechado(a) de por vida. Si ya eres caserito(a), la historia es distinta. Sabemos que guardas cada detalle como trofeo de guerra para lucirte ante tus amigos(as) y repetirles miles de veces que contigo no se juega y así disfrazar el luto que llevas por dentro.

Mantén tu mente ocupada, no todo es amor en la vida. Ahora que estás solo(a), triste y abandonado(a), es momento de recuperar esas viejas amistades que diste por perdidas. Crushes sobrarán en tu vida, pero verdaderos amigos, realmente, hay pocos. Y si bien es costumbre de que se burlen de tus desgracias en el terreno del amor, ten por seguro que te recibirán con copa en mano cada vez que metas nuevamente la pata. Y si la decisión ya está tomada, solo tienes que dar vuelta a la página. Pero por ningún motivo debe rondar por tu mente el famoso “remember”. En el amor no vale el repechaje, esa persona simplemente descendió en tu escala y no clasificó. Si ni siquiera prometió llevarte a Rusia 2018, mucho menos va a regresar a tu corazón. Guarda ese cupo para alguien que se lo merezca y no dejes que tu instinto pasional pueda más que tu abstinencia en las eliminatorias. 

No será la primera ni la última vez que terminarás una relación. Aquí no existe que a la tercera va la vencida. Todo es parte de un círculo vicioso: se conocen, nace el amor, se vuelven salientes, son enamorados y en un abrir y cerrar de ojos, se eliminan de todas las redes sociales. Pero el resentimiento les dura muy poco y a la semana siguiente se desbloquean, solo para darse con la sorpresa de que se sacaron mutuamente la vuelta y ¡felices los cuatro!, aunque no sabemos bien a ciencia cierta cuántas personas más estarán llegando.

Finalmente, la clave es convertir tu ruptura amorosa en una historia de éxito. Ponte la camiseta de economista por un momento y evalúa tu costo de oportunidad: dispondrás de mucho más tiempo para culminar tu serie favorita en Netflix los fines de semana, disfrutando tu soltería y gritando a los cuatro vientos en Tinder que estás suelto(a) en plaza.

​​

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here