Bye bye a los kilitos de navidad

0
20

Diego Núñez

El año 2017 nos deja y te das cuenta que antes de despedirse, te entrega un regalo que hubieses querido devolver: unos terribles rollitos que prometen ser tus peores enemigos durante este verano y que se alejan abismalmente del cuerpo bronceado, tonificado y caribeño que pensabas tener. Sin embargo, evitar comer en fiestas no es la solución, existen maneras de poder disfrutar de la comilona en paz sin que la pancita se te estremezca y que esas mariposas en el estómago se transformen poco a poco en estragos y en el comienzo de una estresante pesadilla. La vida es mucho más sabrosa en el mar y sabemos que no quieres perderte de un fin de semana en la playa por el simple hecho de esconder tu abdomen frente a tu fanaticada, así que presta atención a los mandamientos que te permitirán alejar esas lonjitas prominentes de tu vida sin dejar de lado el buen diente que uno(a) debe tener para las comidas.

1. Pasito a pasito. No te desesperes, los resultados físicos llegarán cuando menos lo pienses, pero es necesario trabajar en una rutina diaria de ejercicios enfocados en moldear el abdomen y obtener el six pack soñado.

2. Donde pones el ojo, pones la talla. Quien la sigue, la consigue y déjame decirte que en la guerra de glotones, todo se vale. Fija los kilos que te gustaría perder cada semana y concéntrate en lograrlo. Debes crear un plan diario de ejercicios para poder alcanzar la meta sin ser drástico(a) con uno(a) mismo(a), ya que no está de más darse un gustito y sacarle la vuelta a la dieta.

3. Divide y vencerás. Consumir en pequeñas porciones los alimentos que nos gustan  contribuye a no privarnos de comer ciertas comidas y no subir de peso intempestivamente. El truco se basa en conocernos y saber hasta qué cantidades podemos ingerir en un solo día y acostumbrar al estómago a recibir dicha ración por día.

4. Ansias de no volverte a ver. Contar hasta 10 cuando estamos ansiosos es un método que realmente funciona y es aplicable en situaciones de apetito extremo. Según estudios, los estados de hambre voraz duran aproximadamente 10 minutos y bastan 10 segundos para reducir esas ganas de comer y controlar nuestro organismo.

5. Revisar la dieta cada semana. Siempre es bueno realizar un seguimiento y feedback a tu dieta cada semana para saber qué es lo necesitas o qué debes eliminar. No obstante, el exceso de ajustes puede generar que no recuperes el peso deseado y decepcionarte con los resultados, ocasionando finalmente que tires la toalla y te olvides de las dietas.

Así que ahora ya no tienes excusa para reducir esos kilos que tanto te agobian y disfrutar de este verano con un abdomen saludable y plano. Vencer al cuco del recalentado y a las cenas por fiestas puede resultar sencillo si posees convicción y fuerza de voluntad para seguir estos consejos y muchos más y darle la estocada final a la balanza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here