Bienvenidos a la ciudad de sueños rotos y esperanzas perdidas

0
279

Era un 26 de abril, un día cualquiera en una ciudad del norte de Ucrania, exactamente a las 1:23 am, ocurrió una de las catástrofes medioambientales más desastrosas que ha vivido la humanidad en su historia. La explosión de unas de las plantas nucleares más importantes de la Europa de la época, desató el terror y llanto de miles de personas. La tan conocida radiación dejó sin vida a más de 4000 y sin hogar a más de 116 000 personas, dejando atrás su vida y sus sueños, arrebatándoles su hogar en cuestión de días. La ciudad fantasma conocida actualmente, es una ciudad desolada, en la cual lo único que queda vivo es el sonido del viento soplando contra los árboles del bosque rojo sin ninguna posibilidad de ser habitada nuevamente.

Años más tarde llegaría una serie capaz de reflejar todo lo ocurrido durante la catástrofe y las sorprendentes y notables historias de los héroes que lucharon y cayeron de la misma forma que el rey Leónidas luchó en el estrecho de las termopilas. Lamentablemente, vivimos en una sociedad donde los likes valen más que el respeto y donde por un “me gusta” la ética de las personas se esfuma como el humo de un cigarro. Luego de la fama suele venir la desgracia y muchas personas han aprovechado esto para ir a visitar la famosa ciudad como lugar turístico de manera irrespetuosa.

A la ciudad fantasma le digo, disculpa por la insolencia de las personas, disculpa por donde alguna vez hubo una familia disfrutando de una cena ahora se encuentre un grupo de amigos sonriendo tras un flash. Lamento que donde hubo alguna vez hubo niños jugando ahora se encuentre una chica publicando una foto diciendo Chernobyl-2019. Lamento que donde alguna vez hubo personas buscando un sueño o un amor ahora se encuentren jóvenes grabando un blog turístico sin ningún respeto para una página de YouTube. A las personas que tuvieron que dejarlo todo por la tragedia disculpen que vivamos en un lugar donde la pantalla vale más que el respeto. Finalmente, a las personas fallecidas, disculpen que el último recuerdo de su hogar se haya convertido por algunas personas en un show de televisión para espectadores de todo el mundo. Les aseguro en el lugar donde se encuentren que su valentía será honrada como se merece y no detrás de un video de internet.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here